Firmas

Intolerancia

El líder de Vox, Santiago Abascal. Foto: Archivo

En la política española parece haberse instalado la ley del embudo: lo ancho para mí y lo estrecho para tí. Así está pasando con la formación del nuevo Gobierno en Andalucía, donde el PP ha hecho una doble alianza con Ciudadanos y otra con Vox. Para la izquierda en general y para el PSOE en particular es el "pacto de la vergüenza", dando a entender que el único pacto posible es el que ellos puedan hacer con Podemos, con los independentistas y con Bildu.

Es cierto que Santiago Abascal y otros dirigentes de Vox dicen cosas que ponen la piel de gallina, pero del dicho al hecho hay mucho trecho. Ninguno de los puntos alcanzados con el PP rechina, ni pone en peligro la democracia, ni la Constitución. Mucho más peligroso es lo que dicen y hacen los independentistas catalanes, por no recordar la historia de muerte que lastra al llamado movimiento de liberación vasco. Tampoco hay que echar en saco roto lo que propugna Pablo Iglesias y demás dirigentes de Podemos, que quieren ocupar los puestos clave de un hipotético gobierno progresista. Vox nunca va a mandar, pero Podemos sí, y pretende imponer propuestas que volverían a abrir las heridas entre las dos Españas. Sánchez tendría que explicar por qué cree que buscar el apoyo por parte del PP de la ultraderecha es más peligroso para la democracia que pactar con la ultraizquierda o con quienes intentaron subvertir la Constitución por la fuerza. Para echar a Rajoy vale cualquier cosa, pero para echar a Susana Díaz no sirve nada. El argumento de que Podemos quiere ampliar derechos mientras Vox quiere recortarlos es un argumento que repugna la razón.

En realidad, Podemos y Vox son la cara y cruz de una misma moneda. Ambos son nacionalpopulistas y utilizan los mismos métodos para alcanzar el poder y terminar con el llamado "Régimen del 78". A ninguno de los dos les gusta la Constitución, ni la democracia liberal, ni los valores defendidos por la ilustración. Como puso de manifiesto D.W. Griffith en su película Intolerancia (1916) este tipo de actitudes siempre han estado presentes entre los seres humanos a lo largo de la historia. Da lo mismo la ideología, tanto la derecha radical como la ultraizquierda han provocado mucho dolor a los demás con sus intransigencias.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum1
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado
forum Comentarios 1
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

ULF
A Favor
En Contra

Guindal, qué vas a decir tú que eras uno de los periodistas enfermos felipistas gonzalistas, y por tanto culpable de la invasión de España, junto con el PP. Yo alucino con que este medio te dé un espacio para soltar idioteces izquierdistas. Viva VOX. Expulsión de inmigrantes y cierre de fronteras para los extracomunitarios. Los comunitarios del Este, como gitanos rumanos, albanos y otras hierbas, también fuera. Ceuta y Melilla para Marruecos. Y NO a la doble nacionalidad que permite inmigrar a España y Europa a toda la ralea de Centro-Sudamérica.

Puntuación 4
#1