Firmas

El descontento hacia el dólar

Foto: Archivo

El unilateralismo del presidente estadounidense Donald Trump reforma el mundo de manera profunda e irreversible. Socava el funcionamiento de las instituciones multilaterales. Otros países, por su parte, ya no consideran a EEUU como un socio fiable de la alianza y se sienten impulsados a desarrollar sus propias capacidades geopolíticas.

Ahora la administración Trump erosiona el papel global del dólar. Tras haber reimpuesto unilateralmente las sanciones a Irán, amenaza con penalizar a las empresas que hacen negocios con la República Islámica negándoles el acceso a los bancos estadounidenses.

La amenaza es grave porque los bancos estadounidenses son la principal fuente de dólares utilizados en las transacciones transfronterizas. Según la Society for Worldwide Interbank Financial Telecommunication (Swift), los dólares se utilizan en casi la mitad de todos los pagos transfronterizos, una proporción muy superior al peso de los EEUU en la economía mundial.

En respuesta a la postura de la administración Trump, Alemania, Francia y Gran Bretaña, junto con Rusia y China, han anunciado planes para eludir el escrutinio del dólar, de los bancos estadounidenses y del gobierno estadounidense. Los "planes" pueden ser un poco fuertes, dado que se han proporcionado pocos detalles. Pero los tres países han descrito en términos generales la creación de una entidad financiera independiente, propiedad de los gobiernos en cuestión y organizada por ellos, para facilitar las transacciones entre Irán y empresas extranjeras.

Se supone que estas empresas liquidarán sus reclamaciones en euros, no en dólares, liberándolas de la dependencia de los bancos de EEUU. Y en la medida en que el vehículo financiero especial de los europeos también eluda a Swift, será difícil para Washington rastrear las transacciones entre Irán y empresas extranjeras e imponer sanciones.

¿Es viable este plan? Si bien no existe un obstáculo puramente técnico para crear un canal de pagos alternativo, hacerlo seguramente enfurecerá a Trump, quien presumiblemente responderá con otra ronda de aranceles contra los países infractores. Por desgracia, ese es el precio de la independencia política, al menos por ahora.

Habiendo aprendido una dolorosa lección sobre la dependencia del dólar, ¿se alejarán otros países de él de manera más general? El hecho de que el dólar se utilice tan ampliamente hace que sea difícil hacerlo. Los bancos y las compañías prefieren usar dólares porque muchos otros bancos y compañías los usan y esperan que sus contrapartes hagan lo mismo. El cambio a otra moneda requeriría una acción coordinada. Pero con los Gobiernos de tres grandes países europeos que han anunciado esta coordinación, no se puede seguir excluyendo este escenario.

En primer lugar, vale la pena recordar cómo el dólar ganó prominencia internacional. Antes de 1914, no desempeñaba esencialmente ningún papel internacional. Pero un choque geopolítico, junto con un cambio institucional, transformó el estatus del dólar.

El choque geopolítico fue la Primera Guerra Mundial, que dificultó a los países neutrales la realización de transacciones con bancos británicos y la liquidación de sus cuentas en libras esterlinas. El cambio institucional fue la Ley de la Reserva Federal, que creó una entidad que mejoró la liquidez de los mercados de créditos denominados en dólares y permitió a los bancos estadounidenses operar en el extranjero por primera vez. A principios de la década de 1920, el dólar había igualado y, en algunas dimensiones, sobrepasado a la libra como el principal vehículo para las transacciones internacionales.

Este precedente sugiere que de 5 a 10 años es un plazo plausible durante el cual los Estados Unidos podrían perder lo que Valéry Giscard d'Estaing, entonces ministro de Finanzas de Francia, famoso por llamar el "privilegio exorbitante" que le otorgaba la emisión de la principal moneda internacional del mundo. Esto no significa que los bancos y las compañías extranjeras rechacen el dólar por completo. Los mercados financieros estadounidenses son grandes y líquidos y es probable que sigan siéndolo. Los bancos estadounidenses operan a nivel mundial. En particular, las empresas extranjeras seguirán utilizando dólares en sus transacciones con EEUU.

Pero en una era de unilateralismo estadounidense, querrán cubrir sus apuestas. Si el choque geopolítico del unilateralismo de Trump estimula una innovación institucional que facilite a los bancos y a las empresas europeas la realización de pagos en euros, entonces la transformación podría ser rápida (por así decirlo). Si Irán recibe euros en lugar de dólares por sus exportaciones de petróleo, utilizará esos euros para pagar las importaciones de mercancías. Con las empresas en otros lugares ganando euros en lugar de dólares, habrá menos razones para que los bancos centrales retengan dólares para intervenir en el mercado de divisas y estabilizar la moneda local frente al dólar. En este punto, no habría vuelta atrás.

Una de las motivaciones para establecer el euro fue la de liberar a Europa de la excesiva dependencia del dólar. Esta es también una de las motivaciones de China para intentar internacionalizar el renminbi. Hasta ahora, el éxito de ambos esfuerzos ha sido, en el mejor de los casos, desigual. Al amenazar con castigar a Europa y a China, Trump les está ayudando, irónicamente, a alcanzar sus objetivos.

Trabajando con los europeos y los chinos, podría haber amenazado a Irán, y a las empresas que hacen negocios allí, con sanciones globales y efectivas si hubiera habido pruebas de que el país no cumplía con sus obligaciones de desnuclearización. Pero trabajar juntos para asegurar el cumplimiento de Irán fue, por supuesto, precisamente lo que se estableció en el Plan de Acción Integral Conjunto, al que la administración Trump renunció a principios de este año.

© Project Syndicate

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0