Firmas

La red de ferrocarriles: ¿y ahora qué?

Foto: Archivo

Recientemente, el Tribunal de Cuentas de la UE ha hecho público un informe muy crítico con las inversiones efectuadas por España en materia de red ferroviaria de alta velocidad, realizadas, en gran medida, con fondos europeos. El documento concluye con una palabra que debería hacer meditar a los responsables de las inversiones: "ineficiente", según remarcó Oskar Herics, miembro del Tribunal de Cuentas.

No debería sorprendernos, para nosotros no es nuevo, durante los últimos años han aparecido múltiples informes que cuestionaban una gran parte de las inversiones del AVE. En este sentido, conviene recordar el informe de Fedea (La contabilidad social y financiera de la alta velocidad, 2015), realizado por Gerard Llobet y Ofelia Betancor y que adelantaba las conclusiones alcanzadas por el estudio que nos llega de Europa. En líneas generales, se indicaba en dicho documento que el coste de la gran mayoría de infraestructuras realizadas en materia de alta velocidad no era rentable ni para la empresa ni para la sociedad; tomando la perspectiva de los próximos 50 años, el estudio calculaba que ni en las actuales líneas (Madrid-Barcelona, y conexiones con Andalucía y Levante) en que los ingresos de explotación superan los gastos, se podrían recuperar las inversiones públicas realizadas, el resto de líneas son una ruina. Pero en el pasado las voces han llegado de todos los sectores, partidos políticos, cámaras de comercio, asociaciones, e, incluso, algunas veces, desde la propia Administración. En el año 2015 el presidente de Adif, dependiente del Ministerio de Fomento, advertía de que "la red de alta velocidad en España no tenía ni pies ni cabeza, con tan solo 24 millones de pasajeros, y que era insostenible".

La respuesta de la Administración siempre ha sido la misma, independientemente del color que gobernara, y esgrimiendo algo tan poco cuantificable como la vertebración de España y la "cohesión territorial". En ningún caso se ha asumido la falta de retorno de la inversión ejecutada, ni los informes de viabilidad, ni las críticas a los proyectos; las inversiones en alta velocidad se han mantenido año tras año en los Presupuestos Generales del Estado.

Ahora, el informe del Tribunal de Cuentas de la UE hace patente la necesidad de abrir el debate: ¿y ahora qué?, ¿qué hacemos con los tramos ejecutados?, ¿qué hacemos con los tramos pendientes de ejecución?, ¿donde ponemos el listón de rentabilidad para mantener una línea?, ¿qué criterios utilizamos para proyectos futuros".

La cuestión, para clarificar la política en infraestructuras, se debería centrar en los criterios de decisión. En primer lugar, hay que atender a la eficiencia económica de la inversión, lo que incluye un análisis coste-beneficio y, además, sopesar en qué punto se toman decisiones de suprimir, o reducir, aunque esté ejecutada, la inversión en su totalidad. Pero también es importante llegar a conclusiones que permitan obtener un marco claro de gestión de las infraestructuras del AVE. La metodología para la valoración de este tipo de proyectos es muy antigua. La Onudi (Organización para el Desarrollo Industrial de las Naciones Unidas) publicó ya en 1978 la primera versión de su Manual para la preparación de estudios de viabilidad industrial, que contiene los elementos necesarios para la evaluación de cualquier proyecto de inversión en infraestructuras como el AVE que nos ocupa

Pero cuando hablamos de criterios, seguramente los más difíciles de considerar son los beneficios indirectos. Son, por ejemplo, aquéllos que se derivan de los ahorros de tiempo, la posible descongestión de la red de carreteras o los costes de la reducción de los trayectos realizados en avión, potencialmente más contaminante. Pero es importante fijarlos de una manera clara, si no, el marco de gestión quedaría incompleto y en manos de criterios políticos, que posiblemente son los que han primado en el pasado. Pero, posiblemente, el punto más caliente sería establecer en qué foro se fijan los criterios para determinar este marco, ¿dentro del Ministerio de Fomento?, ¿en una comisión interministerial?.

Si todo lo expuesto se determinara de forma clara y cuantificable, más fáciles y transparentes serían las decisiones. Los juegos malabares efectuados con los números en el pasado, en multitud de informes, han facilitado tomas de decisiones que hoy se demuestran erróneas, como pone de relieve el informe del Tribunal de Cuentas de la UE.

El tema de los sobrecostes en la construcción de las líneas del AVE ya es otro cantar, enmarcado dentro del generalizado sobrecoste de las infraestructuras en España.

comentariosforum5WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 5

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

forrest gump
A Favor
En Contra

La red ferrocarril NO !!

Las redes de ferrocarril, que yo sepa tenemos tres totalmente incompatibles e imposibles de rentabilizar por separado, para colmo de males el tramo que suelo usar (Albacete Madrid) a empeorado con la llegada del AVE

En un trayecto son tres los factores a tener en cuenta; velocidad comercial, precio y frecuencia del servicio, la media de esos tres factores nos dará la aceptación por los usuarios y no solo la velocidad punta del convoy

Puntuación 0
#1
Jose Maria
A Favor
En Contra

CUANDO YO HICE LA MILI, UN CATALAN DECIA QUE LA REN FE ESTA ARRUINADA Y QUE LA IBAN A CERRAR, lleva razón: ESTABA ARRUINADA Y LOS UNICOS QUE VIVIAN COMO DIAS, ERAN LOS IBAN A LA RENFE a trabajar Y NO TRABAJABAN y los ALTOS SALARIOS los pagábamos los españoles

ALTA VELOCIDAS.- Creo que fue Felipe GONZALEZ el primero que monto el AVE y después todos por SIMPATIA.

AHORA LA CRUDA REALIDAD.- Sigue la misma ruina que hace 50/60 años y la TENEMOS QUE PAGAR LOS MISMOS.

PORQUE SE PUJSO DE MODA.- Creo que EL CONVOLUTO se creo en aquella época y el Embajador de Alemania lo guardaba en la Embajada. ¿A partir de entonces todos han puesto la ALTA VELOCIDAD POR EL CONVOLUTO? POR Estudio económicos NINGUNO, pues todo el mundo sabe que en España no hay clientes para tanta ALTA VELOCIDAD

Por convoluto o por TONTOS-. PERO DEBERIAN SALIR EN LOS PERIODICOS PARA QUE LES DE VERGUENZA EL DESASTRE ECONOMICO QUE HAN HECHO.

Puntuación 0
#2
AVEjorro
A Favor
En Contra

https://politikon.es/2018/06/28/alta-velocidad-informes-y-lecturas-sesgadas/

Puntuación 0
#3
CHUCHI
A Favor
En Contra

Como todos los que negocian dineros públicos saben que hagan lo que hagan nadie les pedirá responsabilidades, y si los estudios de viabilidad nos cuentan la del Gran Capitán, pues nada, una mas y me llevo"¦"¦"¦., el poder es el poder y la economía es la de cada cual, persona o partido, no la que conviene al país, y visto desde su perspectiva la inversión tiene sentido por que les ha servido en sus campañas para colgarse medallas, y que decir de nosotros los ciudadanos, seguimos r que r, aplaudiendo las actuaciones hechas o por hacer, no queremos ver que lo mejor sería parar, ya que cuantas mas se hagan mas déficit generaran sin que su funcionamiento compense siquiera su mantenimiento, pero seguimos con aquello de: si el vecino lo tiene, nosotros no seremos menos.

Y mientras tanto las líneas anteriores no se mantienen adecuadamente, y algunas se suprimen con criterios difíciles de entender-

Por otra parte, presupuestos tan suculentos, viendo como se ha desarrollado y desarrolla la historia en los partidos y sus componentes, han tenido que ser mas y mejores oportunidades para corrupciones varias.

Eso sí, el mundo de la prédica, en este tema, ha puesto y pone en práctica su valía, la verdad es que siempre hemos tenido unos actores extraordinarios que aunque piensen lo contrario de lo que dicen, por su boca han salido y salen conceptos elevados y sublimes, en un mundo ideal que ellos han creado para nuestro disfrute, y es que seguimos siendo los de siempre, predicadores, lo mismo da con cruz que sin ella.

Puntuación 0
#4
JMT
A Favor
En Contra

Todo lo invertido estaría justificado si hubiese clientela pero solamente hay viajeros en época de vacaciones o rebajas. De otro modo siempre nos olvidamos de la presencia, aquí en España, de TRECE MILLONES DE PERSONAS en situación de pobreza y exclusión social que, además de no consumir, tampoco van a viajar. Para que pensar en los inmigrantes ¿ acaso no tenemos bastantes pobres que atender ? Lo que hay que hacer es buscar la fórmula para incorporar la mayoría de esta gente, nuestros pobres, a la corriente de consumidores. No es momento de ponerse trágico, hay que buscar una solución por encima de credos e ideologías, con sentido de Estado. Lo demás es marear la perdiz.

Puntuación 0
#5