Firmas

Pedro Erquicia, un maestro de pocas palabras

En la imagen, el periodista Pedro Erquicia.

Contaba un reportero gráfico del Informaciones que allá por los 70 la periodista María Antonia Iglesias, fallecida en 2014, entraba andando en los taxis, que eran los Seat 1.500, para pasarse al fondo del asiento y dejarle sitio a él y a sus cámaras. Lo decía con cariño metiéndose con lo bajita que era la gallega para luego apuntar que era la mejor periodista con la que había trabajado.

García Candau y Ramón Colom la pusieron allí de comisaria felipista, porque María Antonia era muy de izquierdas, sin embargo para ella Fraga era el mejor político de la historia. Había que pedirle permiso antes de hablar con los presentadores de sus telediarios y así lo hice cuando fui a entrevistar a Pedro Erquicia, que había vuelto al Ente después de montar Telemadrid, la mejor que jamás he conocido, con Fermín Bocos y sus jóvenes cachorros (Inmaculada Galván, Hilario Pino, Vicente Vallés, Rafael Luque).

Yo quería entrevistar a Erquicia para el periódico. "¿Para el Ya?", me preguntó. "Te voy a hacer un favor. No le entrevistes: es un señor muy raro, casi no habla, y es mucho más listo que tú y que yo. De hecho, es el más listo que he conocido", dijo.

Erquicia, fallecido la semana pasada a los 75 años, se rió cuando le conté lo que dijo la jefa. Yo ya le conocía de Telemadrid, y de cuando fue corresponsal en Nueva

York. Le entrevisté, me despidió dándome sus teléfonos y diciéndome que le llamara siempre que necesitara algo. 13 años después, cuando corría el run run de que Felipe de Borbón había conocido en su casa a la presentadora Letizia Ortiz, le llamé y me cogió el teléfono.

"¿Qué hay de verdad en lo del príncipe y la periodista?", le pregunté. Se acordaba de nuestra conversación de 1990: "Ya te dijo María Antonia que soy hombre de pocas palabras".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin