Firmas

Los impedimentos para avanzar en eficiencia energética

Vivir mejor consumiendo menos energía es posible. El deterioro del medio ambiente y la situación de pobreza energética en la que se encuentran miles de familias en España pese a ser los más críticos, son sólo parte de los múltiples problemas que acarrea el despilfarro de energía.

Teniendo en cuenta que los edificios son responsables de alrededor del 40% del total de la energía que consumimos y, por lo tanto, de la contaminación que este consumo genera, la edificación en torno a consumo casi nulo es algo muy a tener en cuenta. En este marco, la Unión Europea ya había hecho sus deberes con la Directiva Comunitaria 2010/31 sobre eficiencia energética, que indica a los Estados miembro que, a partir de 31 de diciembre de 2018, todos los edificios públicos han de ser de consumo casi nulo y todos los edificios, sin excepción, lo han de ser a partir del 31 de diciembre de 2020.

En España aún no se ha hecho la transposición de la Directiva. Y, no se sabe si por un sincero interés por la eficiencia energética o por el factor de no tener que hacer frente a las posible sanciones derivadas del incumplimiento de la Directiva Comunitaria. Es a apenas un año de que expiren los plazos concernientes a la indicación sobre los edificios públicos cuando la administración empieza a reaccionar.

Y lo hace el pasado mes de junio con una definición de Edificio de Consumo Casi Nulo (ECCN) como aquel que "satisfaga los requisitos mínimos que en cada momento se determinen en el Código Técnico de la Edificación". El resultado es ambiguo, inexacto y claramente insuficiente.

Desde la PEP planteamos la necesidad de que se modifique esta no definición de ECCN y tratamos de que esta se aproxime lo más posible a los estrictos límites que establece el estándar Passivhaus, uno de los más completos, reconocidos y exigentes del mundo en edificación energéticamente eficiente: una demanda de energía para calefacción y refrigeración menor o igual a 15kWh/m² al año; una demanda de energía primaria menor o igual a 120kWh/m² al año; y la práctica ausencia de infiltraciones de aire en el interior de la vivienda o edificio.

Gracias a la aplicación del estándar Passivhaus puede llegar a reducirse hasta un 90 por ciento el consumo energético. Se trata de un modelo de construcción aplicable a cualquier clima y basado en el máximo aprovechamiento de lo que tenemos: el sol y la orientación del inmueble. A partir de ahí, basta aplicar cinco principios básicos en la construcción del edificio o vivienda: utilizar un aislante térmico de gran espesor; evitar los puentes térmicos; incluir ventanas de altas prestaciones; garantizar la hermeticidad al aire exterior; y recurrir a una ventilación mecánica con recuperación de calor de alto rendimiento.

La actual cifra de edificaciones Passivhaus certificadas en España supera los 23.000 metros cuadrados construidos y, se computan 100.000 más gracias a los proyectos en marcha. Esto demuestra que el estándar Passivhaus está calando cada vez más en el sector de la construcción ¿Por qué no ocurre a gran escala, entonces? Desde nuestro punto de vista, porque no existe una verdadera voluntad política.

En este sentido, desde PEP seguiremos trabajando para que la administración, especialmente la de ámbito local, sea capaz de vencer la presión interesada que algunos colegios y profesionales aún mantienen y apueste claramente por construir o rehabilitar sus edificios adecuadamente. Y de cara a estos colegios y profesionales, lanzamos una pregunta: de la misma manera que la administración ya fomenta la movilidad sostenible y que la industria del motor avanza para minimizar el impacto contaminante de los vehículos, ¿por qué algunos colegios y profesionales no quieren avanzar hacia una edificación más eficiente y menos contaminante?

No solo por los motivos medioambientales o sociales, sino también por motivos macroeconómicos que, finalmente, repercuten en toda la sociedad creemos que es momento de dar, ya, varios pasos adelante. Mañana, puede ser tarde.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum3

Jose Maria
A Favor
En Contra

Los edificios son responsables de alrededor del 40% del total de la energía que consumimos y, por lo tanto, de la contaminación que este consumo genera,

Y todo el mundo se calla y aunque lo denuncies, NADIE HACE CASO: Yo vivo en un Bloque de pisos de 120 pisos. Tenemos calefacción central. Esta construido en el 1973.

LOS INTELIGENTES, ha dictado una directiva de Ahorro energético poniendo unos repartidores en los RADIADORES.

Si conoces el funcionamiento, ves que son unos AUTENTICOS INUTILES:

--El aislamiento de todos los tubos de la calefacción es un PAPEL KRAFT para proteger al COBRE de la corrosión del cemento.

--En mi bloque pusieron ORIGINALMENTE unos convectores (un tubo de cobre haciendo una S con unas aletas para que se calienten y suelten el calor con más superficie).

--Como no los limpiaban, se tapaban y daban poca calor. Y se quejaron que hacia frio. NUNCA QUIERON DAR A QUE ºC. TENIAN FRIO.

--Cambiaron arbitrariamente la potencia de los convectores por radiadores SIN LA POTENCIA EQUIVALENTE.

--Lo DENUNCIAMOS A INDUTRIA y no hicieron nada.

--Los aislamientos son tan malos que de la caldera a mi piso (que es el primero después de la caldera) pierde 15ºC.

TODO EL CONJUNTO ES UN DESASTRE, tanto que una Ingeniería dijo que a ellos les gustaba más la calefacción central, pero que está con los cambios era imposible EQUILIBRAR. Eso fue en un Junta Extraordinaria, convocada por la Comunidad de Propietarios.

-Saben que paso. El Secretario NO QUISO HACER EL ACTA DE ESA JUNTA EXTRAORDINARIA para que no conste lo que dijo la Ingeniería sobre lo mejor era PONER CALEFACCION INDIVIDUAL

--En esta Comunidad de Propietarios, el 70% de propietarios tiene más de 70 AÑOS. Y nos QUIEREN SEGUIR ENGAÑANDO y robando a los mayores. Y NADIE HACE CASO

Puntuación 0
#1
Despilfarrandooooooo!
A Favor
En Contra

Sólo una anécdota pero creo que ilustrativa en una doble vertiente.

Me encontraba hace años en una sala de lectura de una biblioteca pública madrileña, la calefacción estaba puesta siendo la temperatura en el interior elevadisima.. a pesar de que !!muchas de la ventanas estaban abiertas!!

De repente una bibliotecaria en camiseta de manga corta solicita atención y explica que en 10 minutos van a apagar las luces durante 5 minutos, ya que la biblioteca se va a sumar a una propuesta "por el clima".

Yo no tenía intención de decir nada, pero tras escuchar lo anterior no pude evitar acercarme al mostrador donde estaban los bibliotecarios y solicitar la atención de la que había hablado, para decirle que si no creía que quizás se conseguiría más "por el clima" regulando mejor la calefacción.

No hubo respuesta.

Puntuación 0
#2
carlos
A Favor
En Contra

El problema del ahorro energético para los gobiernos es que KW que se ahorra es KW que no paga impuestos... los impuestos a la energía son muy altos e imposibles de evadir, por lo que ningún poiítico apostará por el ahorro real. Esa es la verdad que no queremos ver, el estado prefiere que gastes más de la cuenta.

Puntuación 0
#3