Firmas

Los partidos

Foto: Archivo

El artículo 6 de la Constitución trata con mimo a los partidos políticos: "Los partidos expresan el pluralismo político, concurren a la formación y manifestación de la voluntad popular y son el instrumento para la participación política". A cambio de estas prerrogativas, ese mismo artículo sólo les exige que su estructura interna y funcionamiento sean democráticos. Exigencia que todos ellos se han pasado por el arco de triunfo. Pero también han usado el poder para perpetrar una invasión sobre otros ámbitos que les están vedados: cajas de ahorro, Poder Judicial, ONG... Sabemos por las encuestas que los partidos son hoy las instituciones que gozan de menor confianza. Pero, al mismo tiempo, resultan imprescindibles. García Pelayo ya nos previno sobre la resistencia de las direcciones de los partidos a cualquier regulación porque limita su libertad de acción. Sin embargo, todas las asociaciones y empresas tienen restringida su libertad de organización por las leyes correspondientes. Leyes que dan garantías a los empleados y a los consumidores.

La situación actual tiene su origen en la Ley Orgánica de Partidos (LO 54/1978). Lo más llamativo de ella es que se limita a enumerar criterios generales que a nada comprometen. Y esa libertad organizativa ha sido decisiva en la deriva de los partidos. De este modo, la regulación de su actividad interna quedó al albur de sus Estatutos, que con frecuencia se saltan a gusto del mando. De esta trapacidad hay ejemplos y el más notable se produjo el día que se cerró la sede de la Federación madrileña del PSOE, se dejó a los militantes sin derechos y se echó al secretario general, Tomás Gómez.

El sistema español tiene como uno de sus rasgos más específicos la enorme cantidad de puestos políticos que salen a elección o designación cada cuatro años: 350 diputados y 252 senadores, 1.184 diputados autonómicos, 1.040 diputados provinciales, seleccionados por los partidos entre los concejales electos; 8.116 alcaldes, 60.346 concejales, 157 miembros de cabildos insulares, varios miles de miembros de vocales vecinos en las Juntas de Distrito en las grandes ciudades, etc. En suma, un relevante rasgo estructural de la política española es la gran cantidad de personas (entre 80.000 y 100.000) cuyos puestos de trabajo dependen de ella. Es dudoso que en los partidos haya capital humano suficientemente preparado para abastecer estos cargos, pero eso poco les importa, aunque el desprestigio está servido. En estas condiciones no puede extrañar que la calidad de nuestros "representantes" haya caído en picado y que muchos de esos cargos estén en manos de personas que no han cotizado nunca a la Seguridad Social, fuera de lo que hayan cotizado por su trabajo de "funcionarios" de sus propios partidos. Y esa es otra: se hace la primera comunión, se entra a "trabajar" en "las juventudes", se pasa a ser "funcionario" del partido y allí a esperar que te metan en alguna lista. Una endogamia que trae aparejada la incompetencia.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum2

Sobran politicuchos a miles
A Favor
En Contra

Qué razón tiene!!

Politicos a la mitad

Impuestos a la mitad

Corrupcion a la mitad

Puntuación 0
#1
Identificado intoxicador que está todo el día en las redes sociales
A Favor
En Contra

No tenemos nada en contra de Leguina, pero visto lo visto se explican muchas cosas, tantos años en política y no aplicó nada de lo que dice, y si aplicó algo era lo que no debía de aplicar, solamente le falta que se meta con nosotras las mujeres para parecerse al intoxicador de Luis Javier Villar Rodríguez.

Las mujeres seguimos estando menospreciadas, teniendo brechas salariales, las que somos emprendedoras estamos menospreciadas, las que son funcionarias están menospreciadas, y Leguina comete un error garrafal al meter la palabra funcionarios para menospreciar, es lo que decimos, visto lo visto se explican muchas cosas, solamente le falta meterse con nosotras para parecerse al intoxicador y que a este falso del intoxicador cuando le interesa dice que tiene la razón y despotrica cuando no le interesa.

"Al intoxicador, que nos insulta a las mujeres que está todo el día intoxicando, despotricando hay que indentificarlo, decirlo y apartarlo, como la manzana podrida que está llena de gusanos o cualquier pieza de fruta podrida, llena de gusanos y que hay que apartarla del cesto, pues es lo que hay que hacer con el psicópata gallina de Luis Javier Villar Rodríguez vergüenza de los operarios nos insulta a las mujeres, despotrica de las becarias, funcionarias, emprendedoras, también de los becarios, funcionarios, emprendedores, despotrica de todo.

Este estafador vago psicópata gallina de Luis Javier Villar Rodríguez no pilla ni pillará que todo ha cambiado, que lo que sobra es gentuza como este tipejo de Luis Javier Villar Rodríguez y que hay brechas salariales entre hombres y mujeres, que este vago cobra hasta los 80€ por hora por unas chapuzas por convenio, además del engaño del desplazamiento y los materiales otra estafa, y ya que este tipejo de Luis Javier Villar Rodríguez vergüenza de los operarios electricistas espumea por la boca cada 2x3 con lo de productividad, metiéndose con el sueldo de todas, despotricando de todo, hay que que ver lo que es productividad, revisar los convenios estafas esos, ver que lo que cobra este tipejo por las chapuzas, que es una estafa, y que las mujeres le damos mil vueltas y en su oficio, sin intoxicar, sin manipular, trabajando.

Y para este desgraciado, el que pensemos por nosotras mismas o que los hombres penséis por vosotros mismos es hacer lo que hace, estar todo el día intoxicando, manipulando, ser un falso, un oportunista, vago, psicópata, psicótico, maníaco, depresivo, despotricando de todo en las redes sociales, montándose un mundo, submundo enfermo a su imagen y semejanza, insultándonos a las mujeres. Dejamos el nuestro en 14.

Denigra a las gentes que no tienen su forma de pensar y a las gentes que están más preparadas. Cuando ya ha sacado la información, denigra a los que les ha dado la información. Con rencor, odio, que tiene dentro y para las gentes. Actúa de mala fe. Intoxica, está todo el día en las redes sociales, dándoselas que sabe, cree que sabe de todo y que se las sabe todas, va de listo, listillo, cuando no es más que un depravado. Siempre pidiendo datos, sitios para sacar la información, pero el depravado no los da o si los da, son para sus tenebrosos intereses, o si los da, nunca de quienes son los datos y los sitios. No trabaja, es un vago, hace como el que trabaja, el trabajo es por enchufes y despotrica de las gentes que lo han enchufado, intenta ser un enchufado, enchufado laboral, lo que sea de enchufado.

Este vago, parásito dice que si hay mas paro mejor para sus bolsillos, mas cursos subvencionados que da. Engaña a todo el mundo diciendo que trabaja pero está todo el día en los foros, con muchísimos nicks falsos, con más de 60 cuentas falsas. Despotrica de nosotras las mujeres, nos llama pvtas, feminazis, que somos unas salidas, machorras y unas zorras. Despotrica de todo, de todos, manipula los comentarios, sus propios comentarios, manipula los votos de los comentarios, borrando las cookies, para sus tenebrosos intereses. Al sitio que va da mala suerte, tiene mal fario. Es falso, mezquino. Busca siempre lo negativo. Siempre intenta quedar por encima de las gentes. Se las da de gracioso, no deja de ser un triste gallina. Cuando se le dice las verdades, empiezan sus lloros, culpabilizado al mundo de lo desgraciado que es, tan dañino es este tipejo como los que los estén con este tipejo. Nadie del podcast, es ni hace esto, que se tengan errores es lo normal, pero no es ni hace esto. El que lo es y hace todo esto, es el de, Santiponce, Sevilla, vergüenza de los operarios electricistas y autónomos Luis Javier Villar Rodríguez. Este enfermo mental ha intentado manipular un mundo, un submundo, intentando hacer creer que intoxicando y manipulando los votos, manipulando los foros, respondiéndose a si mismo con todos los nombres o nicks que se le pase por la enfermiza cabeza, teniendo un falso debate, falso como lo que es este tipejo y según sus tétricos intereses, es lo que piensa todo el mundo. Un submundo enfermo, intoxicado, lleno de odio, rencor, ira, a su medida y semejanza. A nosotros, al principio, nos engañó, estafó, es lo que hace, engañar, estafar, pero después ya se descubrió todo. Seguirá intoxicando, manipulando, despotricando, engañando, estafando, escaqueándose del trabajo, es lo que hace, engañar, estafar, escaquearse del trabajo, cuando intoxica, manipula, engaña, estafa varias veces, lo seguirá haciendo, además es otra de las enfermedades mentales que tiene.

Los conocimientos aunque estén en la palma de la mano, no significada nada, no sirven para nada, pues otra cosa es lo que se hace y cómo se adquieren, si es como el operario electricista, lo lleva crudo y al final todo se le vuelve en su contra.

Falso. Parásito. Que se vaya al profesional psicólogo psiquiatra, necesita tratamiento para la psicosis esquizofrenia psicópata."

Puntuación 14
#2