Firmas

El asesoramiento lingüístico o cómo triunfar dando personalidad a su discurso

Imagen de Dreamstime

El asesoramiento lingüístico es clave para el crecimiento cualitativo de un negocio. El nuevo paradigma de comunicación hace que una empresa o entidad, para destacar por encima de su competencia, deba cuidar todos los aspectos de su imagen corporativa. Muchas empresas olvidan en sus procesos de mejora y optimización que la lengua, el discurso que utilizan, es parte indispensable de la imagen corporativa que transmiten.

Desde Ontranslation explican por qué el objetivo actual en imagen de marca no pasa ya únicamente por el diseño gráfico, sino por un discurso propio, cuidado y definido que transmita un mensaje eficaz, así como por sus versiones en distintos idiomas. Hoy en día es aquí donde reside la ventaja competitiva.

Ya sabemos que cada persona habla de una manera específica. Por alguna razón que desconocemos, las expresiones de nuestro padre o de nuestra entrenadora de crossfit son solo suyas y nadie más las utiliza, ¿no es así? Pues bien, una persona experta en lengua sabe que esto se llama idiolecto, y puede detectar las estrategias que utiliza cada hablante. Tal vez papá, con eso de que se va por las ramas, utilice más oraciones subordinadas que la entrenadora, que tiene que dirigir un mensaje claro y directo. No existen dos idiolectos iguales, y cada persona utiliza, asimismo, más de un idiolecto: un padre será padre en casa pero trabajará de enfermero, por ejemplo, al igual que la entrenadora del gimnasio será hija, o madre, de alguien.

Imagen de marca

Para que la imagen de una marca sea consistente es fundamental que esta encuentre un idiolecto. En la época del human media, en la que las empresas buscan una cercanía cada vez mayor con sus clientes, encontrar una forma constante de comunicar, un idiolecto, marca la diferencia. Cuando una empresa habla de sí misma está haciendo storytelling, está narrando una historia, y en esta historia actúa como un personaje con unas funciones determinadas. Para que este personaje sea creíble debe tener un discurso propio. Por lo tanto, del mismo modo que elaboramos un briefing para el diseño de la imagen visual de una marca, a través del asesoramiento lingüístico podemos hacerlo para que el estilo de los mensajes sea coherente con aquello que queremos transmitir. De esta manera conseguiremos crear lo que se conoce como voz de marca.

Efectivamente, hay personas que tutean más y otras que utilizan más a menudo el usted, del mismo modo que hay quien se sirve de adjetivos más específicos y quien es más directo en su discurso, olvidándose de los detalles. Luego nos podemos encontrar con aquellas personas que preguntan demasiado, las que enumeran o exclaman... ¡y las que utilizan puntos suspensivos! Cada discurso se corresponde con una personalidad, y encontrar el que se corresponde con su marca es una labor que solo se podrá llevar a cabo de una manera profesional y coherente mediante un asesoramiento lingüístico sólido e integral.

Pero este solo es el primer paso, el necesario para tener efectividad en el mercado local. Para transmitir nuestro mensaje fuera de nuestras fronteras no basta únicamente con traducirlo, sino que el contenido debe recoger los matices de estilo y las marcas de nuestra personalidad de marca en el idioma de destino. En el siglo XXI, la traducción ha dado paso a la localización para adaptarse a las necesidades de la internacionalización necesaria en este mundo globalizado en el que vivimos.

Sensibilidad cultural

La cultura afecta al modo en el que nos comunicamos, y el estilo discursivo asociado a un tipo de persona variará de un lugar a otro. Un ejemplo claro lo encontramos en el hecho de que en Francia un alumno jamás tutearía a su profesor o profesora, cosa que sí suele ocurrir en España. Si en el discurso de nuestra empresa aparece el rol del alumno en alguna situación y no localizamos el contexto cultural francés, nuestro mensaje no calará en el nuevo mercado. No se puede traducir sin sensibilidad intercultural. Por eso es tan importante contar con un asesoramiento lingüístico profesional que sirva de apoyo a la traducción.

El idioma se ha constituido como el siguiente paso para que las marcas consigan ventaja competitiva. Pocas compañías se aventuran todavía a decidir ser coherentes con su discurso y a dialogar con sus clientes de una manera determinada. Para conseguirlo, resulta muy recomendable contar con una persona experta en asesoramiento lingüístico, pues sabrá decirnos cómo crear una personalidad a través de nuestros mensajes y conseguir que el consumidor nos asocie con un sistema de valores determinado, además de mantener los valores asociados a nuestra personalidad de marca.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud