Firmas

Herrera y el poeta Sostres sepultan el sábado de La 1

Cuentan en la trastienda de la Cope que Herrera sufre un rebote importante con José Antonio Sánchez porque el jefe de RTVE no ha tenido paciencia con su programa y le ha quitado de los domingos ante el estrepitoso fracaso de audiencia. Lo que le ha molestado al almeriense no ha sido la humillación que supone que el gran fichaje de la cadena pública se relegue al sábado, el día de menos consumo. Tampoco han sido los malos datos ni las críticas recibidas. Lo que le fastidia ha sido que le pasaran precisamente al sábado.

Porque le obliga a viajar ese día de Sevilla a la capital, y a dormir en Madrid, ya que el debate acaba tarde. O sea, que después de pasarse de lunes a viernes madrugando más que un gallo anfetamínico, y haciendo sus seis horas en la cadena de radio de la Iglesia, se queda casi sin fin de semana. Lo terrible es que después de recolocar el espacio, el resultado ha sido peor que antes del sacrificio, con un 5% de audiencia, la mitad de la media de TVE.

Dicen que el formato de Zebra cuesta cientos de miles de euros por entrega, y le restan nueve según lo firmado. Sobre el acierto de invitar a su amigo Salvador Sostres a reflexionar sobre acoso sexual en la televisión de todos los españoles, solo recordar que es el mismo que en Telemadrid, con un micrófono traicionero abierto, hizo aquel comentario, más sucio que la radio de un pintor, sobre cómo le gustan las chicas jóvenes cuyas "vaginas aún no huelen a ácido úrico". Este sábado, el autor de semejante oda dijo que las actuales leyes "acusan al hombre por el mero hecho de ser hombre". ¿Quién dice que no hay libertad de expresión en TVE?

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin