Firmas

Bienvenidos al circo de la vida pública en España

El ya ex fiscal Anticorrupción, Manuel Moix. Foto: Efe.

"¡Señorías, esto no es un circo!" Así trataba Ana Pastor de contener el alboroto que organizaron los diputados cuando el escaño de Toni Bolaño se partió. Formalmente hablando, tiene razón. Ahora bien, si atendemos a la definición de circo que hace la RAE podríamos aceptar el concepto no sólo para definir al Parlamento, sino la vida pública en general.

Quedémonos con la primera acepción: "Recinto, cubierto con una carpa, con gradería para los espectadores, que tiene en medio una o varias pistas donde actúan malabaristas, payasos, equilibristas, animales amaestrados, etc." ¿No evoca al espectáculo que escenifican políticos, jueces, fiscales, investigadores varios o comunicadores? Repasemos algunos hechos del último mes.

Un día, los jueces llaman a declarar a Mariano Rajoy. No en su condición de presidente, sino de ciudadano de a pie (sic). El revuelo no dura 24 horas, porque inmediatamente después, televisado en directo, otro juez detiene a Ignacio González. En la operación Lezo, asoma entre bambalinas el nombre de Ruiz-Gallardón. Pero lo olvidamos porque en una tercera pista, aparecen dos informes de la UCO que señalan a Cristina Cifuentes.

No podemos fijar nuestra mirada porque el Parlamento reprueba nada menos que al ministro de Justicia, al fiscal general y al fiscal Anticorrupción. Moix parece el más débil. Pero aguanta. Así que aparece un papel que dice que tiene una casa domiciliada en Panamá y se monta un juicio público sumarísimo que le fuerza a dimitir... Ahí estamos. De momento.

Se susurran más nombres. ¿Asomarán a la luz (casualmente, por supuesto) conversaciones o documentos que acaben por darles la puntilla?... El maestro de ceremonias mantiene el suspense. Hay que felicitarle porque, como buen profesional, sabe dirigir de un lado a otro nuestra mirada. Entretenido, el público aplaude. Póngale el lector los apellidos. Adjudique también a cada cual el papel de payaso, malabarista, equilibrista o animal de compañía. El circo continúa.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin