Firmas

¿El Gobierno? Bien, gracias... o a las empresas les gusta el continuismo

Garantía de estabilidad. Esa era la expresión mayoritaria con que los miembros de la cúpula de la CEOE definían ayer al nuevo Gobierno de Mariano Rajoy. Y, en especial, a un equipo económico en el que la única novedad es la entrada de Álvaro Nadal en Energía, aunque tampoco lo es tanto porque como recordaba un vicepresidente de la patronal "ha sido el director de la oficina económica del Gobierno y un estrecho colaborador del presidente en el diseño de la política económica".

Y es sabido que si algo les gusta a los empresarios, de cualquier país, rama o condición, es precisamente la estabilidad. "Eso es lo que más valoramos los empresarios", apostillaba el citado dirigente de la patronal española, mientras que otro miembro de la cúpula empresarial hacía suyas las palabras de Íñigo Méndez de Vigo en su debut como portavoz del Gabinete: "Las cosas que van bien no hay que cambiarlas".

Por eso en la dirección de CEOE valoran especialmente la permanencia de Luis de Guindos en Economía. Representa "la continuidad de la política económica, la credibilidad en Bruselas y la confianza en los mercados", aseguran, mientras insisten en la necesidad de avanzar en nuevas reformas que consoliden la recuperación de la economía y del empleo y mejoren el marco normativo, dentro del diálogo y la concertación social.

Aplauden también en la cúpula empresarial la continuidad de Fátima Báñez en Empleo. Cierto es que las relaciones entre el Ministerio y los empresarios han tenido últimamente sus más y sus menos por la reforma de la formación profesional para el empleo, pero a pesar de ello admiten que "ha sido una ministra dialogante, que mantiene una excelente relación con los sindicatos y eso es bueno para el diálogo social". Valoran, sobre todo, el trabajo realizado, "que empieza a dar frutos" y el aval que supone para la reforma laboral, aunque apuntan que "es necesario hacer algunos cambios para mejorarla".

Menos felices les hace que repita Montoro en Hacienda. La herida abierta por la subida de las retenciones a cuenta en Sociedades todavía les duele y temen una nueva subida del Impuesto para las grandes empresas, en cumplimiento de los acuerdos pactados con Ciudadanos para la Investidura. A pesar de ello reconocen que "ningún ministro de Hacienda es simpático" y Montoro "lo asume y ha cumplido la misión encomendada".

Gusta mucho en CEOE Méndez de Vigo y entre las caras nuevas resaltan la entrada del otro Íñigo, De la Serna, de quien valoran el éxito de su gestión al frente de la Alcaldía de Santander. Y, sorprende, sin embargo, la separación de Industria de la nueva cartera de Energía, Turismo y Agenda Digital. "Si algo es esencial para el funcionamiento hoy de las industrias son los precios de la energía y las nuevas tecnologías", apuntan. Por eso no comprenden que se las aleje de las grandes decisiones de política industrial.

Un aprobado general a los ministros el de la CEOE que, lógicamente, no coincide con la calificación que les dan los sindicatos. Convienen con los empresarios en la consideración de "continuista", pero es precisamente eso lo que no les gusta. Desde CCOO, Ignacio Fernández Toxo se ponía la venda antes de la herida alertando sobre las políticas que puede ejecutar "un Gobierno de continuidad en un contexto en el que la UE exige a España un ajuste adicional de 5.500 millones de euros y después de que se hayan vaciado las arcas públicas con una reforma fiscal regresiva". Más gráfico, Pepe Álvarez desde UGT apuntaba que "el director de orquesta es el mismo, los ministerios fundamentales están en las mismas manos y habrá que esperar unos días, pero de momento todo ello no es un buen presagio", por lo que remitía al devenir de las relaciones laborales y las políticas económicas" para saber si habrá "concertación o una legislatura de confrontación".

Dos visiones distintas para un mismo proyecto. Pero también aquí es aplicable el dicho popular: Nada es verdad ni es mentira, sino del color del cristal con que se mira.

comentarios4WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 4

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Vacilón
A Favor
En Contra

Esto significa que a los ciudadanos nos gusta el ¿nuevo? gobierno 'por imperativo legal', pero no porque este pensado para defender los intereses de los ciudadanos.

Puntuación 2
#1
Kantabria
A Favor
En Contra

Otra ronda de 4 años de bajadas de salarios, empleo precario, explotación laboral y menosprecio al trabajador.

¡Cómo no van a estar contentos!

Están frotándose las manos.

Puntuación 6
#2
.
A Favor
En Contra

Este país tiene lo que se merece, especialmente aquellos que votan por mantener el actual status quo.

En el momento que se avecinen vacas flacas (atención al fondo de contingencia de las pensiones a punto de agotarse el año que viene) veremos cómo afrontar esta situación (recordad que los mayores caladeros de votos de PSOE y PP, especialmente éste último, son los jubilados) y donde van a recortar. El infantilismo y acomodamiento que actualmente adolece a la sociedad española necesitará de varios shocks para que TODAS las capas recapaciten de su papel a la hora de mantener o cambiar para mejorar el futuro .

Puntuación 3
#3
Aaaaggggg. ¡Que asco, Diooos!
A Favor
En Contra

Si yo fuera un empresario también me gustaría este gobierno.

Pero soy un currante que pago un montón de dinero por todo y sólo mantengo gandules, ladrones, corruptos y enchufados.

¿PPSOE? no, gracias.

que los apoyen quienes viven de ellos.

Puntuación 4
#4