Firmas

¿Y si la construcción fuese la tabla de salvación para crear empleo?

  • En España, con los servicios como revulsivo, la volatilidad laboral es continua

Un año más el fin de la temporada turística ha supuesto un leve parón en nuestro mercado de trabajo, si el mes de agosto ya supuso una pérdida de 144.000 afiliados a la seguridad social y más de 14.000 nuevos parados, el mes de septiembre ha supuesto una leve mejoría en el número de cotizantes, con 12.000 nuevas incorporaciones, dejando el número final en 17,7 millones.

Según los datos conocidos en el día de ayer, el número de nuevas personas inscritas en el Sepe asciende a 3.700.000 de desempleados.

La agricultura y la educación fundamentalmente han sido los motores del empleo en este mes, además de la construcción y la Industria que han mantenido el tipo.

En cualquier caso, con estos datos se demuestra una vez más que el crecimiento económico sostenible y estable en España es una utopía. Con una economía basada en los servicios, y más concretamente en la hostelería y el comercio como único revulsivo, el mercado laboral vive instalado en una continua volatilidad (cada final de mes, se destruyen cientos de miles de contratos como ya pasó en agosto y ha vuelto a pasar en septiembre, para volver a recuperar muchos de ellos el primer día del mes).

Además y aunque el efecto está siendo mucho menor del esperado, el espectáculo constante que está dando nuestra clase política, nos resta credibilidad internacional que afecta a las inversiones, a las infraestructuras y por supuesto a la creación de empleo.

En cualquier caso, mientras seamos capaces de mantener el crecimiento del PIB en torno al 3%, la creación de empleo continuará a unos niveles satisfactorios. El problema, es que casi todos los estudios, indican que durante el 2017 el crecimiento se quedará ligeramente por debajo de 2,5% y en el 2018 bajará hasta el 2%. Esto hace que o pensamos en estímulos adicionales o corremos el riesgo de entrar en una fase de decrecimiento de la economía con un nivel de desempleo que rondaría en el mejor de los casos el 18%.

Quizá, cuando llegue este momento el porcentaje de desempleados porcentualmente se maquille con un descenso de la población activa, fundamentalmente debido por un lado a la tardía incorporación de los jóvenes al mercado de trabajo y, por otro, al continuo envejecimiento de la población activa. Y si esto se cumple, ¿quién pagará las pensiones?

A pesar de la situación del déficit, hace unos días un informe del Consejo Económico y Social, ponía de manifiesto la necesidad de apostar por la puesta en marcha de un plan de infraestructuras estratégicas (se podría pactar con Bruselas excluir esta partida a la hora de aplicar el protocolo de déficit) como medida extraordinaria para crear empleo de forma rápida y masiva.

Debemos resaltar que la inversión pública en infraestructuras pasó del 4,6 del PIB en 2007, al 2,1% el año pasado y como es evidente, detrás de este recorte, se encuentran miles de puestos de trabajo destruidos (más de 2,5 millones perdió el sector desde que empezó la crisis).

Está claro que actualmente la construcción no ocupa todavía el peso que le corresponde dentro de nuestro tejido productivo y, sin duda, empezar por las infraestructuras podría ser una buena punta de lanza. Esta apuesta supondría un aumento de ingresos por el IVA y por la importante creación de empleo que conllevaría.

comentariosicon-menu6WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments

Comentarios 6

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Bastiat
A Favor
En Contra

A nadie se le escapa que la construcción es hoy por hoy uno de los sectores que más mano de obra precisa y que es la mejor manera de crear empleo. ¿Pero crear empleo por crear empleo o crear empleo para construir casas que se vendan a precios razonables, de mercado, no en una burbuja inmobiliaria como ocurrió aquí o en los EEUU que en el momento en el que pinche hunda a toda la economía por lo amplio que resultan sus efectos?

La construcción de viviendas no puede ser un objetivo político sin más. Eso debe ocurrir porque sea una consecuencia del aumento del nivel de vida y la demanda de las mismas aumente incentivando así la construcción de nuevas viviendas. Para facilitarlo no puede ocurrir que se den "estímulos" desde el poder, anuncios propagandísticos a costa del erario público, porque si no existe esa concatenación de hechos, aumento de la demanda primero y aumento de la oferta después, y sólo atendemos a los estímulos la burbuja está servida.

Lo cierto es que nuestra economía no puede basarse sólo en el sector servicios. La volatilidad de los puestos de trabajo, la temporalidad no es una buena cosa. Pero para que el peso del sector servicios, muy amplio en todo el país y con mucha demanda de mano de obra si funciona correctamente, tiene que tener la contrapartida de la facilidad de generar nuevos negocios, nuevas empresas y resultar todo esto atractivo para el inversor. Políticas de aumento del gasto a costa de inseguridad financiera, de aumento de los impuestos, de las trabas a la creación de empresas o regulaciones excesivas en el mercado de trabajo... esas sí son las causas de nuestros endémico alto nivel de paro.

Que un economista empiece a demandar medida mágicas al ritmo de una organización de marcado carácter socialista.... Señor mío. Iré a estudiar a otro sitio.

Puntuación 2
#1
Antonio Sanchez
A Favor
En Contra

Si lees bien el artículo, no habla de vivienda, habla de obra pública.

Puntuación 5
#2
Felipe Varela
A Favor
En Contra

En cualquier caso y pase lo que pase, este país necesita el ladrillo para crear empleo, lo que espero es que se haga de una forma mas racional que en el pasado.

Puntuación -1
#3
A antonio
A Favor
En Contra

Si lees bien el artículo habla de construcción. Sólo con obra pública no se generan tantos puestos de trabajo como haciendo casas....

Pero ya que lo mencionas.... Obra pública... ¿Doblamos más carreteras, hacemos más radiales, hacemos más kilómetros de ave, hacemos más pantanos.... ???

¿Qué obra pública y para qué?

Y sobre todo ¿ cómo las pagamos? Recuerda que la deuda española es del 100% del PIB y tenemos un déficit que no logramos reducir.... ¿Cómo cuadras el círculo?

Si lees mi comentario, el problema no estriba en hacer estímulos, sino en liberalizar el mercado, bajar la presión fiscal y adecuar las leyes laborales a la realidad del mercado globalizado en el que vivimos.

No se genera más trabajo por arte del BOE. Se genera más trabajo cuando hay más y más gente dispuesta a invertir y crear empresas, y cuando eso ocurre baja el paro y si baja el paro suben los sueldos.... Ahora mismo tenemos lo que tenemos por las trabajas a los empresarios.

Eso sí, hay un determinado grupo de empresarios que estarían muy contentos con lo que tú dices.... que son los lobistas de las grandes constructoras.....

Puntuación 4
#4
Otras
A Favor
En Contra

Hacer las mismas políticas que han llevado a Grecia a la ruina.

Puntuación 6
#5
...
A Favor
En Contra

En mi opinion se podria hacer obra publica para aburrir. La mitad de las calles, carreteras, edificios, infraestructuras de transporte publico estan echas un asco debido a la dejadez por querer ahorrarse unos euros.

Creo que ahi hay mucho trabajo por hacer

Puntuación -3
#6