Firmas

¿Podemos salir de este lío en helicóptero?

  • El economista jefe de HSBC muestra dudas en un artículo de opinión

Hasta hace poco, se suponía que los bancos centrales debían mantener los precios estables y poco más. Antes de la crisis financiera, se asumía que una inflación baja y estable garantizaría el máximo de crecimiento sostenible y, a largo plazo, bajas tasas de desempleo. Ya no. Ahora, al parecer, tomamos nuestro ejemplo económico de Doctor Who.

Montados en su nave macroeconómica, hemos vuelto a finales de los años 60. Después de décadas de negación, los reguladores creen ahora, aparentemente, que hay un equilibrio entre desempleo e inflación. Sí, la curva de Phillips ha vuelto.

Para los economistas de una cierta cosecha -e incluyo a sir Mervyn King, el que pronto será exgobernador del Banco de Inglaterra- éste es un giro muy extraño de los acontecimientos. La curva de Phillips fue desechada en los años 70 dado que, al contrario de lo que decía la sabiduría popular de la época, tanto el desempleo como la inflación crecían. Para algunos, el más evidente Milton Friedman, esto era una clara prueba de que el consenso keynesiano de la posguerra era un sinsentido peligroso, que debía ser rechazado por todo regulador sensato. Ahora, después de décadas en el desierto, el imperio keynesiano está de vuelta.

Como el propio sir Mervyn admitió la semana pasada después de la publicación del informe de inflación del Banco de Inglaterra, "a corto plazo, tendremos que asumir [una inflación más alta]; no es lo deseable, pero ésa es la mano que nos ha tocado" de cara a estimular una recuperación. Se trata de un cambio radical significativo. Antes de la crisis financiera, ningún gobernador de banco central que se preciara habría admitido jamás una contrapartida de ese tipo. Por entonces, la credibilidad antiinflacionaria lo era todo. Ahora, al parecer, no es nada.

Es tal el entusiasmo para devolver a la actividad económica su aplomo precrisis que algunos -de forma más intensa Adair Turner, el carismático presidente de la Autoridad de Servicios Financieros- están abogando por el uso de lo que se ha dado en llamar dinero de helicóptero.

Esta táctica incluye que el Gobierno de turno incremente a propósito su déficit presupuestario por una cantidad considerable, financiada a través de la venta de nuevos bonos emitidos por el banco central que, a su vez, imprime generosamente unos pocos miles de millones de nuevos dólares, yenes, euros o libras para proporcionar la financiación necesaria. Ese dinero de nuevo cuño se suelta después desde helicópteros monetarios en la economía, o bien vía un recorte de impuestos, o bien vía un aumento considerable del gasto público. Es, aparentemente, dinero gratis.

Una cuestión de capacidad económica

Mientras una economía tiene abundancia de capacidad de reserva, los beneficios de un estímulo así se traducen en mayor crecimiento en lugar de en una inflación más alta.

Pero ¿cómo sabemos si esa capacidad de reserva está ahí fuera? La OCDE, que intenta calcular este tipo de cosas, sigue cambiando de idea a nivel institucional respecto a este asunto fundamental. Su estimación inicial de que la economía de Reino Unido estaba más del 6% por debajo de su potencial en 2009 ha sido revisada ahora hasta menos del 3%. Eso indica que el dinero de helicóptero no puede justificarse fácilmente con la capacidad de reserva solamente -a menos que estemos preparados para aceptar el riesgo de una inflación más alta-.

Iré más allá. Aquéllos que abogan por el dinero de helicóptero al tiempo que reclaman que la inflación no suba están siendo o bien insinceros o no han comprendido del todo cómo se supone que va a despegar el helicóptero.

Si el dinero de helicóptero es algo más que el estímulo fiscal de toda la vida con un disfraz, es probable que funcione sólo si la inflación y las expectativas inflacionarias van en aumento, mientras los tipos de interés permanecen bajos. Con los tipos de interés a cero, el coste de los préstamos puede bajar más sólo si se aumentan las expectativas de inflación: cuanto más se espere que suba la inflación y el banco central diga que no hará nada para detenerla, más caerán los llamados tipos de interés reales.

El ejemplo que apoya esto es el New Deal de Franklin D. Roosevelt (FDR), que llevó a un significativo renacimiento económico en los años 30. Durante la Depresión, la producción de EEUU cayó un 30%, y los precios un 20%. Gracias a un estímulo fiscal y monetario gigantesco -lo más cerca que hemos estado de una aplicación con éxito del dinero de helicóptero-, la producción en el primer mandato de FDR creció un 39% mientras los precios subieron un 13%. FDR no ocultó su intención de aumentar la inflación. Dado lo que había ocurrido antes, arguyó, era correcto moralmente.

Las políticas de Rooosevelt revelan dos cosas. Primera: incluso con grandes cantidades de capacidad de reserva, la inflación también puede subir; los reguladores actuales son muy evasivos sobre la probabilidad de que aumenten los precios. En segundo lugar, FDR fue capaz de justificar la búsqueda de una inflación más alta sólo gracias a la deflación y la depresión que la habían precedido.

Hoy, sin embargo, eso no puede sostenerse fácilmente. Ésa es la razón por la que en la era moderna el dinero de helicóptero es improbable que siga en el aire durante mucho tiempo -especialmente en el Reino Unido, donde nuestros problemas cada vez parecen más ser una ausencia de productividad, no una caída de la demanda-.

Stephen King. Economista jefe del grupo HSBC.

comentariosforum31WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

forum Comentarios 32

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

memeo
A Favor
En Contra

lo mejor es que dejen imprimir a cada uno el dinero en su casa, y ya esta....

Puntuación 32
#1
Serguey
A Favor
En Contra

estáis un poco perdidos, las políticas, o mejor dicho, las pateticas y destructivas políticas economica keynesianas ya se estan practicando, con desastrosos resultados, el artículo en si es todo un desatino y un disparate

Puntuación -5
#2
manuel
A Favor
En Contra

lo mejor lo que ha dicho el -1- yo tengo mi epson preparada, esa es la solucion, dinero para todos y desde casa.

Puntuación 9
#3
GUGU
A Favor
En Contra

totalmente de acuerdo, se puede poner una tirita para que cicatrice mejor la herida, pero la tirita no cura solo proteje para que el organismo pueda reconducir la situación, sin productividad no hay cura.

Puntuación 8
#4
de cajon
A Favor
En Contra

La ausencia de productividad es claramente una consecuencia de la falta de demanda en toda la eurozona, y la cosa ira a peor

Por ello es grato comprobar porfin que alguien tie algo de sentido comun, y propone lo que ya se experimento con notable exito en el pasado, es decir un nuevo NEW DEAL, ya que los PIGs sobretodo no estan en recesion, sino en una profunda depresion, con deflaccion añadida

Lo unico que falta es vida inteligente en alemania

Puntuación 27
#5
de cajon
A Favor
En Contra

Serguey#2

Aqui de keynesionismo, ni por asomo, mas bien es Austericidio lo que se esta produciendo

y ademas se estan dando exactamente los mismos pasos que en el 29 y que solo profundizo la depresion, solo la llegada de roosevelt invirtio el sentido de la economia

Lo dicho hay que fijarse en el pasado, pero esto no es lo que quieren los neocon y asi nos va

Puntuación 12
#6
miyamoto
A Favor
En Contra

¿Un éxito la política de Roosevelt? ¿15 años de depresión? quizás fue un éxito para el, que se aferro al poder recortando libertades de los americanos, y empobreciendo al mundo entero.

Puntuación -3
#7
Robespierre
A Favor
En Contra

Si aplicamos keynesianismo producimos crecimiento (aunque artificial al principio, pero es volver a hacer girar la rueda en sentido positivo) sin peligro de que un alza de la inflación es estos momentos sea algo negativo, ya que relativiza el coste de la deuda acumulada y la diluye en parte.

Para poder opinar, Serguey, hay que estudiar.

Puntuación 14
#8
Ivan el Terrible
A Favor
En Contra

#7 Miyamoto... repites los argumentos de Hayek y Friedman con una inocencia enternecedora... pareces un Testigo de Jehová

Puntuación 10
#9
CDC
A Favor
En Contra

No es tan fácil.

Hay más variables en juego.

Para empezar decir que se han abandonado las políticas keynesianas es de un atrevimiento inaudito si miramos a los déficits de EEUU y Europa.

Si miramos las estrategias de los países que crecen y de los que no también vemos que los que mejor van son los que menos usan las políticas keynesianas y, sobretodo, los que gestionan eficazmente sus economías.

De todo esto podemos inferir que las grandes acciones de macroeconomía son importantes pero la gestión del día a día y de los mercados lo es igual de importante o más.

España ha fallado en la gestión de sus sectores económicos y educativos favoreciendo el ladrillo en detrimento del desarrollo empresarial y creando un sistema administrativo sobredimensionado que en el mejor de los casos es ineficiente.

Puntuación 6
#10
para #6
A Favor
En Contra

No sabe usted de lo que habla, si cree que tener un déficit de 106.500 millones y una presión fiscal que ronda el 50% de toda la producción nacional es austeridad es que usted no tiene la menor idea de lo que es austeridad

Puntuación 7
#11
Serguey
A Favor
En Contra

Aquí veo mucho caido del guindo

me da a mi que os falta mucho por aprender en ¨¨Economía, semejantes ballenadas solo son comparables a la que sueltan los políticos

Puntuación 6
#12
volátil
A Favor
En Contra

En la actualidad ya se están practicando políticas Keynesianas, pero por más liquidez que se inyecte al Mercado, ésta no fluye por el Sobreendudamiento Global.

Puntuación 0
#13
Usuario validado en elEconomista.es
Jaime Oro
A Favor
En Contra

Todo mentiras, una tras otra. El único objetivo es no devolver el dinero que los Estados han pedido prestado. Ese es el efecto de la emisión a lo bestia de billetes: poner la cuenta de la deuda a cero. Saben que no pueden devolverla. Suspendender pagos es vergonzoso pero sincero. La otra opción es el fraude monetario de Estado, que este "dinero de helicóptero". ¿Qué van a hacer? Emitir billetes para pagar las deudas que perderán su valor en una hiperinflación. Es decir, lo de siempre. Ya sé que mucho gente no entiende que devolver nominalmente los billetes que pidieron prestado, pero cuyo poder adquisitivo han hundido ellos mismo, es en sí mismo una suspensión de pagos encubierta, pero... eso es lo que es. A mí ya no se me ocurren más formas de explicarlo de las que ya he utilizado. Si son duros de mollera, los que lo entendemos no podemos hacer más y los que escriben estos artículos saben que ustedes, la mayoría, no lo entienden. De eso es de lo que precisamente se aprovechan. Por eso subirá primero el oro y, después, todo, absolutamente todo lo demás. Prepárense. ¡Larga vida al oro!

Puntuación 3
#14
juas juas juas
A Favor
En Contra

Veo que de Economía cero, no tenéis pero la menor idea de algunos de los comentarios que leo por aquí, subconsumistas y monetaristas varios que no tienen la menor idea de la teoría del ciclo, estos son los que dicen que para superar una crisis que mejor que una invasion extraterrestre o una guerra, tremendos liberticidas

Puntuación 6
#15
M.V.
A Favor
En Contra

#2 - Sí, es que todos estamos locos menos tú. Hasta el pollo este del HSBC sabe menos que tú de Economía.

Anda y vuelvete a la tundra rusa a matar renos a bocaos.

Puntuación 0
#16
M.V.
A Favor
En Contra

#14 - Y mi casa? Subira mi casa? :)

Puntuación 4
#17
pep
A Favor
En Contra

Están describiendo la política económica de zapatero del 2.008 al 2.010, y ya vimos los resultados que ahora estamos sufriendo, creo que es mejor un crecimiento sano basado en el aumento de la productividad las exportaciones y el control del díficit, aunque sea más lento, que tirar por el camino de en medio y comenzar a endedudarnos nosotros nuestros hijos y nuestros nietos.

Puntuación -1
#18
Serguey до свидания
A Favor
En Contra

No es que estéis locos, es que sois unos ignorantes en ciencias económicas. No repitas como un loro lo que los políticos adoctrinan en las aulas, así nunca aprenderás economia. Lo que tenemos hoy es debido a las políticas expansivas del keynesianismo, por qué usted cree que se hicieron más viviendas de las que el mercado era incapaz de consumir???? precisamente por esas mismas políticas economicas destructivas de riqueza y empleo de recursos allá donde nunca se debieron de emplear.

No puedo seguir perdiendo el tiempo, solo os pediría que seais un poco más analistas y menos borregos

Puntuación 7
#19
Usuario validado en elEconomista.es
Jaime Oro
A Favor
En Contra

Pues el amigo "Serguey" del comentario número 2 tiene razón. Ahora, miren como argumentan los keynesianos. Miren el comentario 16. Simplemente se limitan a insultar a quienes dan sus opiniones de que el keynesianismo fue un desastre. De hecho así fue y es la principal razón económica que propició los nacionalismos y radicalismos que llevaron a la destrucción de Europa en los 40. ¿Que EEUU se benefició? Sí, pero en la economía hay que mirar los balances, que significa mirar en el haber y en el debe. Y ahí es donde pincha el keynesianismo que restringe su análisis a un lado del balance o a un solo lado de los oceános Atlántico y Pacífico. Al otro lado de ambos, el keynesianismo resultó un completo desastre. Unos 70 millones de muertos, sólamente. De todas formas, son mayoría. Así que insisto en que se preparen para lo peor. Vamos a unos niveles de inflación muy gordos. Luego no digan que nadie avisó de que antes o después acabaríamos en inflaciones de dos dígitos. No, no, no vengan con la murga. Insulten y lo que quieran, pero no vengan con esa murga.

Puntuación -1
#20
javi
A Favor
En Contra

Y digo yo....¿ y si donde se fabrica el dinero hacen varios turnos para que las máquinas no paren..?

Puntuación 1
#21
Usuario validado en elEconomista.es
Jaime Oro
A Favor
En Contra

Por cierto, la chorrada de que imprimiendo billetes una economía se vuelve más competitiva es ridícula y es imposible de sostener por más tiempo. Dejen, por favor, de repetirla como papagallos que resulta incluso malsonante. Miren el valor del dólar respecto del yuan chino en 2005 y miren su cotización actual. El dólar ha caído un 25 % respecto de yuan en estos años. ¿Resultado? Los chinos siguen vendiendo a lo bestia en EEUU, sin que EEUU haya mejorado la situación de su déficit comercial. Así de simple señores. Lo dicho, vayan con la murga a otro sitio. Aquí, algunos no leemos las soflamas, sino los números que hablan por sí solos.

Puntuación 1
#22
Usuario validado en elEconomista.es
Jaime Oro
A Favor
En Contra

Otra cosa más. "Imprimir" es un eufemismo. Los billetes, en Occidente, hace años que sólo se imprimen un 20 % de los que circulan. El 80 % son anotaciones en un ordenador cuyo coste es cero. Así, eso que ustedes llaman "dinero" para referirse a las unidades monetarias de los bancos centrales no son más que numeritos en un ordenador. Si se les fuese la luz nos harían un gran favor. El dinero es otra cosa. Es un concepto conciso y concreto que no admite interpretaciones. Eso que los bancos centrales emiten a capricho no se ajusta a tal definición de "dinero" y por lo tanto, no lo es. Este sistema económico actual no está apoyado en la circulación de dinero, no es capital y por lo tanto el sistema actual y desde la creación de la esta banca central hace años, con potestad monopolística para imponer sus basura como medio de intercambio, no es un sistema capitalista. Su nombre correcto es debitismo. Repito, señores keynesianos, déjense de murgas.

Puntuación 3
#23
Ignacio
A Favor
En Contra

Jaime Oro,vas de sabio pero entiendes poco, las politicas keynesianas propiciaron la edad de oro del capitalismo, unos crecimientos y estabilidad nunca vistos en la historia. Esta políticas se abandonaron cuando surgió la estanflación, en los 70. Otra cosa, los billetes imprimidos son apenas el 5% del dinero, no el 20%.

Puntuación -5
#24
Adolfo
A Favor
En Contra

Solo que no podemos imprimir moneda porque no somos los únicos dueños del euro.

Puntuación 0
#25