Firmas

El PERTE Aeroespacial, nueva "propulsión" sostenible para el sector

  • Silvia de los Santos, responsable del sector Aeroespacial y Procesos Productivos en CTA (Corporación Tecnológica de Andalucía)

Hace pocas semanas, fue aprobado por el Consejo de Ministros el muy esperado PERTE Aeroespacial, que reforzará la importante industria española de los sectores implicados a través de la investigación y la innovación. En concreto, puede ser un estímulo para mantener la competitividad polo aeronáutico andaluz y toda la industria auxiliar y afín y, especialmente, un hito para Sevilla, ciudad candidata a albergar la Agencia Espacial Española

Los PERTE (Proyectos estratégicos para la recuperación y transformación económica) son los instrumentos más ambiciosos para afrontar la transformación de la economía española entre las diferentes líneas de distribución de los fondos que componen el Plan español de Recuperación, Transformación y Resiliencia. El PERTE Aeroespacial, en concreto, está basado en tres pilares: el aeronáutico, el espacial y un pilar transversal, común a ambos sectores, que impulsará la innovación, la sostenibilidad y la digitalización de los entornos fabriles, la formación y capacitación del personal y reforzará los lazos de unión en los distintos agentes tanto públicos como privados.

El pilar aeronáutico cuenta con 323 millones de euros de fondos públicos, para capacitar industrialmente a nuestro país en tecnologías y sistemas de cero-emisiones para aeronáutica, para el desarrollo de demostradores tecnológicos de aeronaves multipropósito y sistemas aéreos no tripulados. El objetivo es avanzar en la implementación del llamado "cielo único europeo", que nos permitirá volar en menos tiempo y de manera más eficiente.

El programa Espacial está dotado con 1.480 millones de euros y mejorará las capacidades nacionales en el diseño de cargas útiles orientadas al control medioambiental y en comunicaciones cuánticas y potenciará la colaboración internacional en materia de seguridad. Destacan, en este programa, el despliegue de una Constelación Atlántica de microsatélites para observación, que se desarrollará en colaboración con Portugal, y la tan esperada Agencia Española, cuya sede se disputan diversas ciudades españolas y en la que Sevilla, ha puesto sobre la mesa las capacidades de su sistema productivo y el trabajo realizado en los últimos 10 años en apoyo de este sector.

Según los análisis realizados por el Gobierno en colaboración con TEDAE y la PAE, el impacto esperado de este plan es el incremento de un 0,22% en el PIB en los próximos 10 años, acompañado de un incremento de más de 14.000 empleos directos e indirectos y de una inversión público-privada de alrededor de 4.500 millones de euros.

Por todo ello, este PERTE es, sin lugar a duda, una gran oportunidad para el sector aeroespacial nacional y andaluz, pero también para otros sectores en los que estos desarrollos serán de aplicación, como la agricultura, la defensa o las comunicaciones, donde las empresas andaluzas tienen también mucho que decir. Desde CTA, ofrecemos información actualizada sobre las convocatorias a las empresas innovadoras y ofrecemos nuestra capacidad como clúster transversal de innovación para vertebrar consorcios y encontrar los mejores aliados para presentar proyectos transformadores.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.