Firmas

Los súper, clave en una dieta saludable

Las cadenas de supermercados asociadas a ACES hace ya muchos años que tienen asumido que su papel no consiste solo en facilitar de manera eficiente la distribución de alimentos y productos de gran consumo en las mejores condiciones de calidad, surtido y precio, sino que tienen que contribuir además de manera proactiva a la mejora de la calidad de vida de sus clientes a través de propuestas que aporten valor a la actividad de compra. Las tiendas han dejado de ser meros lugares de almacenamiento y exposición sistemática de productos para ser algo más: un espacio ordenado y diseñado conceptualmente para facilitar la configuración de una cesta de productos completa y saludable.

En los nuevos diseños de tiendas, los productos frescos, especialmente las frutas y hortalizas, ocupan el lugar principal y destacado y la gestión de la alimentación fresca es la prioridad de las compañías. Pero el fomento de una alimentación y estilos de vida saludable no se queda solo en la tienda, sino que las empresas de distribución van mucho allá, trabajando sobre el surtido, ofreciendo recomendaciones, mejorando la información, ofreciendo servicios específicos a sus clientes, programas de sensibilización, promoviendo y apoyando iniciativas en los ámbitos educativos, familiares, deportivos, etc.

Productos más sanos y sostenibles

La pieza clave de la dieta mediterránea es sin duda, como se ha señalado la presencia de productos frescos en la dieta; no solo la frutas y verduras sino también los surtidos en las secciones de carnicería, pescadería y horno se tratan de manera especial, para que nuestros clientes puedan encontrar propuestas de consumo adaptadas a sus gustos y necesidades. Esto supone incorporar también soluciones de conveniencia para que se pueda optar por una dieta sana en todo momento y para cualquier ocasión, por lo que el espacio para los productos de IV y V gama el "listo para comer" y los platos preparados cada vez ocupan más espacio en la tienda.

Nuestros asociados han hecho una apuesta muy importante en la mejora de la composición de los alimentos. Hemos sido pioneros en el desarrollo de líneas de productos reformuladas en el surtido de marca propia. De hecho, desde el primer momento ACES y sus asociados respaldaron el Plan de reformulación de alimentos desarrollado por el Ministerio de Sanidad, Asuntos Sociales e Igualdad que finalmente se suscribió el pasado mes de febrero. La disminución de sal, azúcar y grasas saturadas en una parte mayoritaria de los productos que integran la cesta de la compra es, sin duda, una medida de salud pública de enorme importancia. Para ello, estamos desarrollando un ingente trabajo con nuestros proveedores, ya que la amplitud del surtido de marca propia de nuestras empresas abarca todas las familias de productos cubiertas por el plan.

Además, en nuestras tiendas estamos preocupados por poder dar también, con nuestro surtido, una solución integral y completa a colectivos con necesidades especiales de dieta debidas a alergias o intolerancias o a opciones personales, y a un consumidor cada vez más preocupado por la sostenibilidad en la forma en la que se obtienen los alimentos.

Nuestros asociados están realizando por otro lado una apuesta muy fuerte por la producción ecológica, con surtidos cada vez más amplios y completos, que son una buena muestra de la capacidad y la competitividad de nuestros agricultores y proveedores industriales en este segmento.

La tecnología no solo nos permite acceder a un canal abierto 24 horas al día para comprar, sino que ofrece una nueva forma también para informarse y comunicarse. El reto para nuestros asociados es el poder proporcionar a sus clientes todas las posibilidades que ofrece la onmicanalidad para aportar valor a su actividad de compra, tanto física como online. Actualmente las restricciones regulatorias que tienen las tiendas físicas en lo que se refiere a libertad de apertura, horarios, etc. limitan en buena medida parte de este potencial, ya que la tienda física debe ser el escenario donde se puedan desarrollar y materializar muchas de las iniciativas.

No obstante, nuestros asociados apuestan por trabajar con sus clientes en distintos proyectos, utilizando tanto sus plataformas de compra en Internet, como sus canales en redes sociales o desarrollando utilidades en las que la gestión de datos y la inteligencia artificial empiezan a entrar en juego.

Desde el punto de vista de nuestros asociados, para que estas soluciones tecnológicas reporten un valor real en la mejora de la alimentación y la salud es condición indispensable el rigor técnico, basado en el asesoramiento directo y permanente de los profesionales sanitarios especializados.

Las noticias sobre salud, alimentación o supermercados ocupan los primeros puestos entre las más leídas. Los consumidores nunca han tenido tanta información, tanto poder como ahora, ni tanta influencia y capacidad de prescripción. Las redes sociales ejercen una gran influencia en las decisiones de compra de los consumidores más preocupados. Pero no olvidemos que todo poder comporta una gran responsabilidad, y es necesario no dejarse llevar por modas, bulos o falsas noticias, sino acudir a fuentes e informadores solventes y contrastados.

En este contexto, y como muestra de nuestro compromiso, en ACES hemos querido ir un paso más allá, y en 2018 lanzamos nuestros Premios anuales dirigidos a reconocer la labor en materia de comunicación e información sobre Hábitos de Alimentación y Vida Saludables. Con un jurado constituido por profesionales del máximo nivel en los ámbitos de la administración pública, la comunidad científica, la información, el consumo y el mundo empresarial, analizamos el trabajo e iniciativas de numerosos profesionales en el mundo de la salud, de la educación, de las instituciones, del sector agroalimentario y de la comunicación, que con su esfuerzo contribuyen a la difusión de información rigurosa en torno a la alimentación.

El exceso de la información al consumidor sobre la composición de los alimentos es ciertamente un valor muy importante que se ha logrado en Europa. Tenemos unos parámetros normativos uniformes para comparar en el etiquetado la información nutricional de los alimentos, pero en muchos casos la capacidad de decisión del consumidor se ve limitada precisamente por ese exceso de información. Nuestros asociados han lanzado distintas iniciativas para facilitar esa decisión de compra, pero entendemos que serían mucho más útiles para el conjunto de la población soluciones armonizadas respaldadas normativamente. Desde este punto de vista, entendemos que el esquema de semáforos de Nutriscore, con las mejoras y adaptaciones que puedan incorporarse puede ser una buena vía de solución.

Cooperación y colaboración

El diálogo con la sociedad, las instituciones, los comunicadores, la comunidad científica y los operadores económicos de la cadena alimentaria es fundamental. ACES participa en los principales foros de debate y colabora con las entidades más representativas de cada uno de los ámbitos, tratando de facilitar e identificar los principales mensajes y vías de mejora. ACES y las empresas asociadas ofrecemos nuestra colaboración leal, técnica y rigurosa a todos los agentes con los que compartimos este mismo objetivo de mejorar nuestra alimentación y estilo de vida.

Por este motivo nos satisface poder participar en el primer número de este nuevo canal de comunicación, Alimentación Saludable. En un momento en el que la relación entre alimentación y salud nunca había generado tanto interés y tanta información, celebramos la apuesta por proyectos como este. Mucha suerte a todo el equipo.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.