Firmas

Los restaurantes, referentes de calidad para cenas de empresa

La Navidad es la época por excelencia de los festejos, los reencuentros y reuniones familiares. Tradicionalmente, las empresas también aprovechan estos días para reconocer la labor desempeñada por sus empleados a lo largo del año mediante un pequeño obsequio, una cesta de productos navideños o una comida de empresa en la que salir del entorno de la oficina y poder charlar distendidamente y fortalecer las relaciones interpersonales entre los trabajadores de la compañía.

Según uno de los últimos estudios realizados por Infojobs, las compañías medianas son las más generosas, el 46 por ciento de ellas tiene en cuenta este pequeño regalo para sus trabajadores, frente al 31 por ciento de las grandes empresas. Asimismo, si bien las cestas de Navidad siguen siendo el regalo estrella, la mayoría de las compañías recurre actualmente a un evento para celebrar esta época del año y fomentar la cultura corporativa.

Asistencia

Además, por lo general, los trabajadores reconocen el esfuerzo empleado en la organización de estas celebraciones y lo recompensan con una gran asistencia. Una cita anual a la que generalmente se acude con una actitud conciliadora y con ganas de pasarlo bien. En este sentido, de acuerdo con otro estudio de Deloitte, los españoles gastamos una media de 173 euros por persona en cenas y comidas navideñas, tanto con la familia como con los compañeros de trabajo, lo que nos convierte en uno de los países europeos que más gasta en estos acontecimientos. Con estos datos como base, no es de extrañar que conseguir atraer a las empresas para que celebren los eventos navideños de sus trabajadores en sus restaurantes resulta una estrategia ganadora.

¿Qué pueden hacer los restaurantes para conseguir generar interés? Lo primero de todo pasaría por contar con un buen posicionamiento, imagen y visibilidad en Internet, de tal forma que, a la hora de elegir dónde celebrar este evento, el nombre de tu restaurante esté ya en la mente de los responsables, sin necesidad de que tengan que ponerse a buscar. Si no contamos con este factor -ya sea porque nuestro restaurante ha abierto sus puertas recientemente o porque no hemos dado demasiada importancia a esto- es el momento de empezar a hacerlo. Las redes sociales son una buena opción en la que trabajar para ganar notoriedad, especialmente Instagram, que gracias a su alto potencial visual es el lugar perfecto para que los restaurantes muestren sus platos y conquisten a los usuarios por la vista. Cada día es más frecuente encontrar los establecimientos en esta red social e, incluso, hacer las reservas a través de ella.

Por otro lado, también es fundamental preparar tu restaurante con algunas alternativas de menú especial con diferentes precios, con el fin de abarcar tanto grandes como pequeñas empresas con diferentes presupuestos y grupos de diferentes tamaños. En este punto, podemos plantearnos además crear menús personalizados en los que podemos hacer algún guiño a la propia actividad de la empresa. Por ejemplo, si se trata de un estudio de arquitectura, podemos intentar dar forma a alguna de nuestras creaciones para que refleje su día a día y sacarles una sonrisa. Igualmente, los menús especiales permiten a los restaurantes planificarse mejor y ser más eficientes, ya que pueden prever lo que van a necesitar y estar preparados para grupos grandes.

En tercer lugar, los restaurantes deben estar preparados para ofrecer una solución, a la altura de la ocasión, a cada una de las tendencias de alimentación en auge actualmente, así como para cualquier tipo de intolerancia o alergia alimenticia. Ser vegano, vegetariano, flexitariano es una opción cada vez más frecuente, por lo que debemos tener esto en cuenta para que nuestros comensales salgan con el mejor sabor de boca.

Reservas

Asimismo, otro de los puntos a tener en cuenta es la necesidad de adaptar el espacio del que dispones en tu restaurante para ofrecer la mayor comodidad. Si cuentas con diferentes salas, lo ideal sería destinar algunas de ellas a los eventos de Navidad, a modo de reservado, no solo para ofrecer a las empresas la mayor intimidad posible, sino para tratar de molestar en la menor medida a los demás comensales del local con la euforia propia de estas celebraciones. Si no cuentas con estas salas, deberás distribuir estratégicamente las mesas para intentar lograr el mismo efecto. Además, conseguirás ese punto extra si customizas este espacio y ofreces a los comensales algún complemento o accesorio navideño para la ocasión.

El quinto aspecto a tener en cuenta pasa por ofrecer la formación precisa para tu equipo, tanto en sala como en cocina, para dar un servicio de calidad y evitar que haya retrasos innecesarios, por lo que calcular los tiempos de antemano es, más que nunca, recomendable en esta época. Es muy importante contar con profesionales cualificados.

Las actividades de teambuilding podrían ser un valor añadido a tu restaurante. Si tienes la oportunidad y dispones del espacio requerido, ofrece a las empresas la opción de contratar una dinámica de grupo tras la comida o la cena. Es algo que suele gustar mucho a los responsables de organizar este tipo de eventos, ya que ayuda a conocerse los unos a los otros, crear un buen ambiente en la compañía, consolidar las relaciones entre compañeros e incluso propiciar que surjan nuevas y grandes ideas entre ellos.

Servicios

Existen multitud de empresas que acuden a tu restaurante y preparan la actividad in situ según tu petición y los recursos de los que dispones. Ofrecer opciones de transporte privado si el restaurante se encuentra a las afueras de la ciudad, puede ser el elemento clave que te haga ganar un cliente. De este modo, los asistentes podrán despreocuparse de cómo llegar, buscar aparcamiento, si llevar el coche o si no, etc., y podrán tomar una copa en un entorno agradable, festivo y sin necesidad de preocuparse por la vuelta.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.