Especial Turismo 2020

Talento emergente para volar mucho más alto

  • Aerolíneas, hoteleras y agencias buscan, a través de aceleradoras, las mejores ideas para ofrecer a sus clientes nuevas experiencias

Fue una startup, Airbnb, la bomba que revolucionó años atrás el mercado turístico. Bien conocedoras de que el pez chico se puede comer al grande, de que los cambios pueden venir de donde menos se esperan, las grandes compañías del sector turístico buscan aliados entre esas jóvenes empresas impulsadas por emprendedores. Tal es el caso, sin ir más lejos, de International Airlines Group (IAG).

El gigante británico que incluye a Bristish Airways, Iberia, Vueling y Aer Lingus, cuenta con su propia aceleradora de startups. De nombre le han puesto Hangar 51 y con este proyecto se han propuesto conocer mucho mejor cuanto se cuece en el sector. Para lanzar esta iniciativa, la compañía se ha aliado con otra empresa -L Marks- experta en detectar talento innovador en el que invertir. El objetivo compartido en este caso es desarrollar, conjuntamente con estas pequeñas empresas, nuevas experiencias para los clientes cada vez más digitales. Pero tampoco ocultan que estaría bien que esas alianzas les ayudaran a mejorar los procesos aeroportuarios, a la digitalización de los procesos para desarrollar nuevas herramientas y simplificar el negocio, a la toma de decisiones basada en datos para mejorar la satisfacción de los usuarios.

"Este nuevo programa atraerá a las mejores startups del mundo al corazón de nuestro negocio. Queremos que nos digan lo que no sabemos. Si las startups tienen algo que se puede aplicar a nuestra industria para ayudar a nuestros clientes, queremos que nos lo cuenten. Esta iniciativa es una gran oportunidad para que empresas en fase inicial aceleren el desarrollo de sus innovadoras ideas en estrecha colaboración con IAG. Les apoyaremos a través de asesoramiento y financiación para mejorar la experiencia del cliente a través de nuevas y revolucionarias ideas", explicaba el director de Transformación Digital de IAG, Glenn Morgan, en la presentación de la aceleradora.

El gigante británico que incluye a Bristish Airways, Iberia, Vueling y Aer Lingus cuenta con su propia aceleradora de startups, puesto Hangar 51

La iniciativa de IAG ya empieza a dar sus primeros frutos. La low-cost de largo radio Level ya ha anunciado que va a implementar en sus aviones un sistema ideado por la compañía tecnológica Volantio, participante en Hangar 51. En concreto, la plataforma Yana dará a los pasajeros mayor flexibilidad en sus planes de viaje y serán recompensados por elegir volar en horarios menos ocupados. Aquellos pasajeros que acepten modificar la hora de su vuelo para adaptarse a las necesidades de la aerolínea, recibirán a cambio mejoras en la cabina o puntos para próximos vuelos. Su funcionamiento es simple: los clientes que se adhieran a la plataforma recibirán ofertas por correo electrónico días antes de la salida, sobre las que tendrán control total acerca de si desean o no aceptar. Los pasajeros que acepten serán reubicados a vuelos alternativos, abriendo espacio en vuelos de alta demanda para aquellos viajeros con poca flexibilidad.

Recientemente, IE University organizó en Madrid una competición para evaluar distintos proyectos relacionados con el sector turístico. Entre sus finalistas, encontramos por ejemplo a Beonprice, una startup de emprendedores salmantinos que aprovecha la inteligencia artificial para maximizar los ingresos de los hoteles. A ese certamen acudió también la sevillana Chekin, que se propone agilizar el registro legal de los huéspedes en los alojamientos turísticos. Desde Barcelona, ciudad líder en captación de turistas, llegó CloudGuide, que tiene como finalidad fomentar la participación de los visitantes en los monumentos y atracciones más visitadas. Sanctifly, de origen irlandés, está centrada en mejorar el bienestar en los propios aeropuertos en esas largas esperas y conexiones… Por citar un último caso de startup de este certamen de IE University, desde Portugal nos llega Doinn con un servicio de limpieza y lavandería dirigido a los propietarios de apartamentos turísticos. Si algo tienen en común todos estos proyectos de emprendedores es su aspiración de transformar el sector turístico con nuevos servicios, explorando nuevas maneras de viajar… Los más de 3.700 proyectos de todo el mundo que se presentaron a esta convocatoria indican que el sector está en plena ebullición.

Tecnologías que ayudan

Sin embargo, hay voces que piden una mayor participación de empresas españolas para respaldar un área clave en la economía española. Tal es el caso de Wayra, la aceleradora de Telefónica. Su director, Andrés Saborido, reivindicaba en una de las últimas ediciones de la feria Fitur que, "con el tamaño que tiene el mercado turístico, tendría que haber aún más proyectos dedicados a este ámbito". Según manifestaba a la agencia Efe, muchas empresas españolas turísticas estaban contratando los servicios de empresas extranjeras para mejorar sus servicios y dar con nuevas soluciones tecnológicas. "Es necesario que aumenten las entidades privadas que apuesten por "la digitalización del sector turístico, empleando especialmente sistemas basados en el Internet de las Cosas, la tecnología de datos, la realidad virtual y la realidad aumentada, que se aplican muy bien al turismo", pedía Saborido.

Muchas empresas españolas turísticas están contratando los servicios de compañías extranjeras para dar con nuevas soluciones tecnológicas

Aquellos emprendedores que puedan estar gestando algún proyecto relacionado con el turismo, pueden también contactar con Top Seeds Lab. Esta otra aceleradora especializada en el sector surgió en 2012 bajo la dirección de Ignacio Macías. En su consejo se sientan representantes de medio centenar de grandes compañías del turismo español. Ofrece una financiación inicial de 50.000 euros en efectivo y el acceso a un programa de aceleración que incluye desde el clásico asesoramiento en áreas tan diversas como las finanzas, el desarrollo de negocio, el marketing o la analítica.

Entre quienes ya han pasado por esta aceleradora, podemos mencionar Hundred-Rooms, surgida en 2014 en Palma de Mallorca como aglutinador de alquileres vacacionales. O Turismoi, una red de mercados digitales que ofrece tours y actividades para dinamizar el turismo local. También Servantrip, que se ocupa de gestionar los traslados a los aeropuertos de 170 países según las preferencias de cada tipo de cliente.

Bien asesorados

Aparte de la financiación, que es crucial, Top Seeds Lab da acceso a un programa de aceleración que incluye: mentoring vertical, 10 sesiones de dos horas en las que mentores experimentados revisan áreas de trabajo de las startups, como marketing; administración y finanzas; IT, métricas de rendimiento y financiación y desarrollo de negocio.

Al mismo tiempo, también se pone a disposición de estos emprendedores un mentoring corporativo a cargo de miembros del Advisory Board, formado por más de 30 de las mayores compañías de Travel & Tech. Las startups seleccionadas también se benefician de un asesoramiento destinado a obtener financiación pública de entidades como Enisa, Emprendetur, CDTI, etc... Por último, aunque no por ello menos importante, es la introducción a una comunidad inversora y del sector turismo, networking, diversas oportunidades de RRPP y ventajas provistas por los socios de Top Seeds Lab.

Esa cantidad de 50.000 euros, aunque pueda parecer reducida, es suficiente para que el proyecto tome forma. Un estudio reciente de Deloitte y Esade sobre el estado de la innovación en el sector turístico en 2017 apunta que, en el caso de las startups, "la mayoría de los emprendimientos del sector se caracterizan por una baja inversión, que se rentabiliza a muy corto plazo". Según los resultados de la encuesta, el 63% de los proyectos requirieron entre 3.000 y 20.000 euros, y solo el 8%, más de 100.000 euros.

Los principales facilitadores para emprender son el 'mentoring', la formación y la asistencia a congresos

"Este dato facilita que el turismo sea el sector con las startups más rápidas en entrar en el mercado y en monetizar. Sigue llamando la atención el corto espacio de tiempo que media entre el nacimiento de la idea emprendedora en turismo y la entrada en el mercado: el 74% de los encuestados necesitaron menos de un año para empezar a obtener beneficios; y el 12%, entre uno y dos años", leemos en este trabajo de Deloitte y Esade.

Según la encuesta, los principales facilitadores para emprender son el mentoring, la formación y la asistencia a seminarios y congresos, en un 70% de los casos. Le sigue la capacidad de liderazgo y trabajo en equipo (59%); y la de comunicación (42%).

De vuelta al exterior, se cumple ahora un año de la creación de otra aceleradora, esta vez con base en Salzburgo. TACC, como las anteriores, busca proyectos que den una vuelta de tuerca al mercado tradicional del turismo. Todas ellas compiten por atraer el mejor talento, las ideas más revolucionarias, en busca de un segundo Airbnb.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint