Especial Formación

Repsol da un paso más en la evolución de su modelo de aprendizaje

  • 'Workday Learning', una solución digital para mejorar habilidades y competencias
Empleados de Repsol tras una sesión de formación 'online' en su sede corporativa en 2019

Hace poco más de un año, Repsol comenzó un viaje apasionante y enriquecedor que supuso una nueva etapa para la compañía. Lanzó Workday Learning, una solución digital de aprendizaje que integra todos los procesos para hacerlos más ágiles y fáciles, orientándolos a la mejora de la experiencia de los empleados. Gracias a ella, su modelo de aprendizaje y de gestión ha evolucionado, no solo digital, sino también conceptualmente, en la manera en la que se detecta, se diseña, se produce, se imparte y se mide cualquier acción de aprendizaje.

La nueva funcionalidad de formación, integrada en el programa Workday, no sólo cuenta con un motor de búsqueda de cursos y habilidades muy potente, sino que es multidispositivo. Esta solución digital ofrece la posibilidad de puntuar y comentar cada formación realizada. Se ha destacado e impulsado de manera significativa la parte colaborativa de la nueva plataforma, desde donde se pueden compartir los conocimientos, a través de la autocreación de lecciones individuales como un recurso más de aprendizaje y que estos pasen a formar parte de la oferta formativa de la compañía.

En definitiva, con Workday Learning la formación en Repsol se ha transformado en una experiencia sencilla y centrada en el alumno, donde él es el protagonista, en corresponsabilidad con su jefe, de la mejora de sus competencias y habilidades en el momento que lo necesite, desde cualquier dispositivo y con los contenidos que existan o se puedan crear.

Apuesta por el talento

Este ha sido, sin duda, el primer gran paso en la evolución del modelo de aprendizaje de Repsol. No obstante, y a raíz de la situación excepcional en la que nos encontramos, donde se ha producido una clara fusión entre el mundo físico y el digital, a través de las nuevas tecnologías se han adaptado para seguir manteniendo el grado de actividad de aprendizaje y llegar a cualquier lugar.

La apuesta del área de Formación y Aprendizaje de Repsol por hacer uso de tecnologías y herramientas colaborativas ha permitido que se haya dado el paso en la impartición de los distintos programas formativos a través de aulas virtuales o que se hayan adaptado digitalmente muchos de los contenidos existentes para proseguir con el desarrollo y el aprendizaje continuo. Este cambio de mentalidad y adaptación a las nuevas formas de aprender y llegar a los empleados hace que se afiancen y se siga avanzando firmemente en la transformación de la compañía y en la apuesta por el talento de las personas.

En mano de esta área está que los empleados sigan aprendiendo con el apoyo de los líderes que fomentan la formación e inspiran a sus equipos. Por ello, conscientes del papel crucial del liderazgo del equipo directivo en la transformación de la compañía, la efectividad y el compromiso de los equipos, se fomenta su formación en gestión, estrategia y liderazgo, además de inculcar competencias relevantes para el presente y el futuro, como la digitalización y las nuevas formas de trabajo.

Corpóreo de Repsol en la entrada al edificio de Campus Repsol (Madrid)

Un ejemplo es el despliegue en 2019 del Programa Digital for Leaders, que ha dado respuesta a esta necesidad y en el que han participado más de 100 directivos. Además, se favorecen los programas de formación externa en escuelas de negocio o programas internacionales, sobre todo para cuestiones más actuales y estratégicas, que se adecúen a cada perfil y a las necesidades del directivo y de la compañía.

Por otro lado, hay aspectos relevantes como el liderazgo en seguridad, uno de los grandes compromisos de la compañía. Para ello, en 2019 se creó el Programa Safety Leap, en el que han participado todos los directivos y líderes de la compañía. También se favorece que los directivos participen en los foros más importantes de management, y además de las acciones puramente formativas, cuentan con otras herramientas de desarrollo, como son el coaching y el mentoring. En concreto, una tercera parte del colectivo directivo está inmerso de manera anual en acciones relacionadas con el coaching o el mentoring.

Otro ejemplo de esa transformación que ha iniciado Repsol es cómo desde Formación y Aprendizaje se están impulsando las nuevas formas de trabajo en todas las áreas de la compañía y, en concreto, en una tan compleja como el área de Exploración y Producción, por su alta tecnificación y dispersión geográfica. En ella se ha implementado un modelo único de trabajo transversal en todos los activos, sobre todo en la gestión del mantenimiento, denominado One Repsol Way.

Esta necesidad se ha abordado a través de distintas formas de aprendizaje recogidas en el programa SMMP (Standard Maintenance Management Process), donde con una óptima aplicación de las nuevas tecnologías, se ha conseguido formar a 170 participantes de 10 países en 7 ediciones para cubrir todos los husos horarios, multidispositivo, disponible tanto en modo síncrono como asíncrono, en dos idiomas y con un resultado en el grado de satisfacción superior al 80%.

Patio central del Campus Repsol

A la fuerza comercial de Repsol, con un público objetivo superior a las 800 personas, se le está dotando de una formación homogénea y transversal en todas las áreas de negocio, concretamente el Programa Multiskilling.

De esta forma, bajo una visión de cliente único, se trata de anticiparse tanto a las tendencias de mercado como a las de los clientes. En definitiva, Repsol es consciente de que el talento y el aprendizaje de sus empleados son esenciales para poder abordar todos los retos presentes y futuros que suponen la trasformación y la sostenibilidad en el sector energético.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin