Especial Empresas América

El sector financiero exporta innovación y fomenta la inclusión

  • Santander, BBVA y Sabadell invierten 6.000 millones en digitalización
  • Mapfre trabaja en que la menor educación financiera no afecte a la seguridad

Las nuevas tecnologías dan acceso a los clientes a productos y servicios para cubrir sus necesidades en materia financiera.

El sector financiero español se ha convertido en punta de lanza de la exportación de la innovación tecnológica y la digitalización de la banca al continente americano. El Banco Santander, con relevante presencia en Brasil -mercado que le aporta el 26% del beneficio atribuido-, México, Chile, EEUU o Argentina prepara la creación de una gran plataforma online global para comercializar todos sus productos y servicios a cualquier cliente en cualquier parte del mundo.

La entidad que preside Ana Botín demostró el pasado 3 de abril, durante la presentación de su nuevo plan estratégico, su alta apuesta por la digitalización del banco, para lo que invertirá hasta 20.000 millones de euros en los próximos cuatro años. Con una inversión media de 5.000 millones de euros por ejercicio, el grupo financiero entra en el ranking por cuantía destinada a la digitalización de los cuatro mayores bancos norteamericanos. El banco tiene grandes planes a nivel global, pero también para Latinoamérica. Entre las próximas iniciativas digitales que impulsará la entidad, destaca la expansión del servicio de medios de pago (tarjetas y datáfonos) de su filial brasileña Getnet para crear la plataforma global de pagos para comercios Global Merchant Services, empezando por México para luego seguir por el resto de Latinoamérica y Europa. El Santander trabaja con 1,2 millones de comercios en el mundo, con una facturación de 150.000 millones, lo que sitúa a la entidad entre las 10 primeras del mundo por volumen en el negocio de ventas con tarjeta.

Precisamente, Latinoamérica es uno de los mercados en el que el Santander espera un mayor crecimiento de ingresos, sostenible en el tiempo, y una rentabilidad, medida a través del ROTE, que mejorará del 19% actual a entre el 20 y el 22% de cara a 2021. Cabe destacar la importancia para el grupo de todo el continente americano, tanto norte como sur, que le reporta hasta le 48 por ciento del beneficio del grupo, y además, y especialmente Latinoamérica, es uno de los mercados de los que se espera obtener una mayor rentabilidad a medio plazo, mientras que EEUU y los países de Europa están condicionados a la baja en este aspecto por los bajos tipos de interés.

Los países del sur de América se han convertido en una importante referencia de innovación, pero también es escenario de pruebas a los que exportar los resultados al resto del mundo. Chile es ejemplo de ello. El Santander puso en marcha en este país hace dos años las oficinas Work-Café, híbrido entre sucursal bancaria, cafetería y espacio de trabajo, en el que también se realizan eventos.

El banco, tras el éxito del concepto en el país chileno, inauguró el año pasado en Madrid su primer Work-Café y, en la actualidad, ya cuenta con tres en la capital. Otra de las apuestas de la entidad a través de la tecnología se refleja en Openbank, su filial cien por cien digital. El banco cuenta en la actualidad con 1,2 millones de clientes en España y, según el grupo financiero, los objetivos es alcanzar los dos millones a medio plazo gracias a su exportación a otros nueve países. Entre ellos, destaca Argentina, mercado en el que aterrizará Openbank entre finales de 2019 o inicios de 2020.

Al alcance de la mano

La inclusión financiera es uno de los principales retos en Latinoamérica y la expansión de la banca a través de los canales digitales ayuda a fomentarla. Según destaca BBVA en un informe a través de su centro de estudios, las nuevas tecnologías están reconfigurando el sistema financiero en los países del sur del continente americano a pasos agigantados. En 2011, tan solo el 39% de los adultos mayores de 15 años de Latinoamérica tenían una cuenta corriente. Siete años después, en 2018, hasta el 53,5% de la población mayor de 15 años disponía de una cuenta corriente. La cifra aún dista mucho de la de EEUU, donde más del 93% de los ciudadanos cuenta con una.

BBVA está presente en México, Argentina, Colombia, Uruguay y EEUU, en este último a través del negocio de la financiación al consumo. Tan solo México le reporta hasta el 44 por ciento del beneficio del grupo: la filial azteca ganó 2.384 millones de euros el año pasado, frente al resultado de 5.324 millones de euros global.

BBVA se mantiene a la cabeza de la banca móvil a escala internacional. La firma Forrester Research situó en 2018 y por segundo año consecutivo al banco como líder entre las nueve mejores entidades con aplicación de banca móvil del mundo. Este reconocimiento, llegó a penas meses después de que la firma otorgara a BBVA la máxima puntuación en banca móvil en Europa.

El grupo mantiene una fuerte apuesta en América Latina por las fintech (firmas tecnológicas dedicadas al sector financiero) con el objetivo de fomentar la inclusión financiera. El banco se ha centrado en impulsar iniciativas como Open Talent, que busca emprendedores con soluciones disruptivas. El propósito de este proyecto es identificar nuevas empresas de tecnología financiera en sus fases tempranas de desarrollo, con frecuencia en etapa de seed capital (capital semilla). Se trata de fintech que están poniendo el foco por nuevas tecnologías (como APIs, SaaS, automatización y cloud computing) para desarrollar sus productos. El banco destaca que el 46 por ciento de estas nuevas firmas han centrado su labor en incluir a personas y pymes dentro del sistema financiero.

BBVA es el segundo banco del país que más dinero destina a la innovación digital. La entidad invirtió el año pasado hasta 1.133 millones de euros a las nuevas tecnologías, casi 300 millones de euros más que en los ejercicios anteriores.

Por su parte, Banco Sabadell, presente en México desde 2016 a través de la banca de empresas y la compañía de financiación al consumo, lanzó en enero de 2018 un proyecto cien por cien digital para entrar en el negocio de banca de particulares. La propuesta ofrece una cuenta vista, con el saldo siempre disponible y sin cuantía mínima, que remunera con una tasa bruta anual del 4 por ciento, tiene cero comisiones por apertura y permite pagarés con un rendimiento de hasta el 7,35 por ciento anual. En el primer año de vida de la aplicación, ha logrado captar más de 10.000 clientes. El banco mantiene una inversión en México de 34 millones de euros para los próximos años, que se suman a los ya invertidos en su apuesta por una entidad que incorpora las últimas tecnologías para ofrecer la mejor experiencia al cliente.

Barreras de los seguros

En materia de seguros, los países de Latinoamérica también tienen una menor inclusión financiera frente a los de Europa o EEUU, por motivos procedentes tanto del lado de la demanda como de la oferta. Según Mapfre, las barreras para esta inclusión por parte de la demanda son el reducido nivel de renta de los ciudadanos, que en muchas ocasiones varía en función de la temporalidad, y también la menor educación financiera. Del lado de la oferta, los obstáculos son un inadecuado modelo de negocio, que no ajusta el producto con el perfil y necesidades del cliente.

Mapfre tiene presencia en Brasil, Chile, Colombia, Argentina, Honduras, México, Panamá, Perú y República Dominicana. El continente Latinoamericano le reportó el año pasado unas ganancias de 157 millones de euros, el 30 por ciento del beneficio total del grupo, con Brasil a la cabeza.

La transformación digital ha sido de las iniciativas principales del plan estratégico de la aseguradora con el objetivo de responder con agilidad a las nuevas necesidades de los clientes. Mapfre ha puesto en marcha más de 170 proyectos para avanzar en el cambio tecnológico, como la implantación de nuevos tarificadores inteligentes en Brasil y en Turquía, incrementando un 50 por ciento el negocio digital desde 2015. También ha fomentado el autoservicio con productos y servicios gestionables a través de plataformas móviles. La compañía tramitó en 2018 más de 10 millones de transacciones con automatización inteligente. Además, también desarrolla proyectos con Big Data e Inteligencia Artificial para predecir las necesidades de los usuarios.

El sector financiero apuesta por el continente americano para impulsar su crecimiento, a la par que le abre las puertas a las innovadoras herramientas tecnológicas.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint