Especial Empresas América

Las empresas españolas mantienen sus puentes con el continente americano

Foto: Istock.

La crisis del coronavirus ha impactado en las perspectivas de crecimiento al otro lado del Océano Atlántico. Las empresas españolas tendrán que establecer nuevas estrategias de internacionalización, valorar nuevos mercados y pensar en nuevos partners estratégicos. Y tras esta pandemia, las grandes firmas españolas tendrán que realizar una transformación capital de las infraestructuras básicas en muchos países lationoamericanos en la vida ciudadana moderna.

Más de un centenar de compañías encontraron en América la oportunidad de su internacionalización y hoy continúan con sus proyectos en la región, y, de forma especial, Brasil y México, que destacan por su peso económico y el tamaño de sus mercados domésticos, así como Chile, Perú y Colombia, regiones donde las compañías españolas siguen apostando con fuerza.

A pesar de la situación de crisis como consecuencia del COVID-19, el entorno económico será complejo, pero se espera que las empresas españolas sigan invirtiendo en el continente americano, sobre todo en los países que fueron salvación cuando comenzó la crisis económica en España.

Según un informe de KPMG, el porcentaje de empresarios y directivos que va a reducir la actividad internacional se incrementa hasta el 10%. A su vez, descienden del 34% al 25% quienes esperan incrementar su internacionalización. Cultura e historia son indisociables entre ambas regiones. Por ello, es importante contemplar en los planes de continuidad de las firmas españolas tanto factores operativos como regulatorios y financieros para recuperar los niveles económicos, por lo menos, de 2019. Aspectos como la continuidad de los procesos centrales de su negocio en los diferentes escenarios potenciales, el control de la tesorería, el mantenimiento de la cadena de suministro o la gestión de recursos humanos son algunos de los aspectos más relevantes a contemplar.

Ahora, los retos serán abordar la transformación digital, la colaboración empresarial y la definición de nuevos modelos de negocio más ágiles que permitan responder mejor a la cambios en las condiciones del mercado.

Las compañías españolas continuarán comprometidas con el continente americano tanto como lo está y continuarán estando el Gobierno y la sociedad española.

José Manuel Entrecanales, presidente de Acciona, Ángel Simón, presidente de Agbar y vicepresidente ejecutivo de Suez y Josep Oliu, presidente de Banco Sabadell.

Ana Botín, presidenta de Banco Santander, Carlos Torres, presidente de BBVA y Jordi Gual, presidente de Caixabank.

Demetrio Carceller Arce, presidente ejecutivo de Damm, Antonio Llardén, presidente ejecutivo de Enagás y Pablo Colio, consejero delegado de FCC.

Rafael del Pino, presidente ejecutivo de Ferrovial, Raúl Beyruti, presidente y fundador de GINgroup y Pablo Rivas, CEO de Global Alumni.

Juan José Hidalgo, presidente de Globalia, Jacinto Rey, presidente ejecutivo de Grupo Sanjosé e Ignacio S. Galán, presidente de Iberdrola.

Luis Gallego, presidente de Iberia, Pablo Isla, presidente de Inditex y Fernando Abril-Martorell, presidente de Indra.

Antonio Huertas, presidente de Mapfre, Francisco Reynés, presidente ejecutivo de Naturgy y Juan Villar-Mir, presidente de OHL.

José María Pena, CEO de Prosegur Seguridad, Isaías Taboas, presidente de Renfe y Antonio Brufau, presidente de Repsol.

Manuel Manrique, presidente y consejero delegado de Sacyr y José Lladó, presidente de Técnicas Reunidas.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin