Energia

La OPEP prevé una desaceleración del consumo petrolero a largo plazo

Viena/Argel 23 sep (EFE).- El crecimiento de la demanda mundial de petróleo se mantendrá vigoroso hasta mediados de 2020, con una media de 1,6 millones de barriles diarios (mbd) por año, para desacelerarse después y quedar en 0,2 mbd/año entre 2035 y 2040.

Esa visión es la presentada hoy en Argel por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) en su informe "Previsiones Mundiales de Petróleo 2018" (WOO, por sus siglas en inglés).

"Con una población mundial en expansión y la necesidad crucial de reducir la pobreza energética (...) se prevé que la demanda de energía aumente alrededor del 33 % entre 2015 y 2040", destaca en el documento el secretario general de la OPEP, Mohamed Barkindo.

En este contexto, recuerda que en el mundo aún hay "casi mil millones de personas sin acceso a la electricidad y tres mil millones sin acceso a combustibles limpios y tecnologías eficientes para cocinar".

En cuanto al petróleo, los expertos de la organización prevén que, a largo plazo, el crecimiento demográfico y de la economía mundial elevará su consumo hasta los 111,7 millones de barriles diarios (mbd) en 2040, un 15 % más que en 2017 (97,2 mbd).

Los países en desarrollo, especialmente China y la India, son los que verán un mayor incremento, mientras que en Europa la demanda petrolera caerá un 18,8 %, hasta los 11,6 mbd en 2040.

El transporte por carretera, que en 2017 representó el 45 % de la demanda total, con 43,6 mbd, alcanzará los 47,8 mb en 2040, asumiendo que el número de vehículos en circulación en todo el mundo subirá en 1.100 millones unidades, hasta los 2.400 millones.

Ese sector seguirá así siendo de lejos el principal responsable de la demanda de "oro negro", seguido por el de petroquímicos y el de la aviación, indica el documento.

Al hacer estos cálculos, la OPEP tuvo en cuenta que habrá un "significante aumento" de los vehículos eléctricos, que espera totalicen unos 320 millones para 2040.

Recuerda que el desarrollo de nuevas tecnologías y políticas para frenar el efecto invernadero presentan aún muchas incertidumbres que pueden influir en el consumo energético.

"Se espera que las (energías) renovables presenten la mayor tasa de crecimiento promedio anual, aunque parten de una base inicial baja", y que "el petróleo seguirá siendo el combustible con la mayor participación en la canasta energética", señala la OPEP.

Así, pese a los esfuerzos por evitar el cambio climático y que la participación del crudo en la canasta energética se reducirá hasta el 28 % en 2040, desde el 32 % registrado en 2015, vaticina que el petróleo y el gas representarán juntos más del 50 % del consumo energético del planeta en 2040.

Por otro lado, resalta que para responder a la creciente demanda, "se requieren casi 11.000 millones de dólares de inversiones en la industria petrolera hasta el año 2040".

Del lado de la oferta, estima que hasta 2023, sus competidores, sobre todo Estados Unidos, abrirán las espitas y aumentarán sus suministros en 8,6 mbd, hasta los 66,1 mbd.

Pero esa oferta bajará en los años siguientes para situarse en 62,6 mbd en 2040, con "un crecimiento modesto en Kazajistán, Canadá y Brasil que no será suficiente para compensar el declive natural" de la mayoría de los yacimientos en otras partes fuera de la OPEP.

Así las cosas, en la totalidad del período 2017-2040, el suministro de crudo "No-OPEP" disminuirá en 1,1 mbd mientras que los líquidos de gas natural (LGN), los biocombustibles y otros líquidos (incluidas las arenas bituminosas canadienses) crecerán entre 1 a 3 mbd, precisa el informe.

Como resultado de esa evolución, el mundo requerirá más barriles de los quince miembros de la OPEP, cuya participación en el mercado aumentaría así hasta el 36 % en 2040, desde el 34 % de 2017.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado