Energía

Umberto Tamburrino: "Hay gente que comete el error de invertir ciegamente en nueva generación de energía"

  • Tras un año desde el lanzamiento de Sosteneo Infraestructure, su consejero delegado explica que ya está pensando en lanzar el segundo vehículo de inversión.
Umberto Tamburrino, consejero delegado de Sosteneo Infraestructure Partners. David García

Umberto Tamburrino es un ejecutivo con una larga trayectoria en el sector financiero y energético. Primero en Deutsche Bank, Antin infraestructure y Elliott en Australia y Nueva Zelanda. Ahora, tras un año desde el lanzamiento de Sosteneo Infraestructure ya está pensando en lanzar su segundo vehículo de inversión.

Sosteneo Infraestructure Partners, un fondo de infraestructuras ligado a Generali, ha llevado a cabo en apenas un año su proceso de inversión. La última operación, la alianza para el negocio de baterías de Enel en Italia, les ha situado definitivamente en el mapa de las infraestructuras.

¿En qué centra su inversión Sosteneo?

Somos un fondo de capital riesgo centrado en la descarbonización. Invertimos en infraestructuras de capital. No somos generalistas. Somos muy, muy especialistas. Creemos que la gente tiene que ser experta en lo que hace. Y todos los socios tienen una larga experiencia. Yo llevo 27 años en energía, también mi socio Ivor Frischknecht. Todos los miembros del equipo tienen una larga experiencia porque creemos en el valor de la especialización. Para ofrecer valor a tus clientes, tienes que estar especializado. Y por suerte para nosotros, invertimos en una clase de activos, que es Greenfield Energy Transition Investment, que dará mucho que hacer en los próximos años. Sólo para dar una idea, Bloomberg New Energy Finance prevé 4,5 billones por año a nivel mundial para reemplazar y sustituir el viejo combustible fósil. Y estas nuevas inversiones no son sólo en generación. Sino en lo que llamamos habilitadores, que son principalmente la infraestructura necesaria para cambiar el paradigma de grandes plantas despachables, a plantas que, por desgracia, producen sólo cuando el recurso está ahí.

Hay que transformar esa capacidad intermitente en una capacidad despachable. Producir cuando se necesita energía. Aquí es donde el almacenamiento e incluso la infraestructura de la red entran en juego. Creemos que existe una gran oportunidad de invertir en el futuro. Y principalmente es una oportunidad. La gente habla mucho acerca de los activos existentes. Pero si realmente quieres ser una empresa de impacto, sólo hay una receta. Tienes que construir nuevas infraestructuras. De lo contrario, ¿cuál es tu contribución a la descarbonización? Cero. Porque no aportas nada. La esencia de lo que hacemos es dar un impulso a la descarbonización del mundo. Algo que está sucediendo muy rápido.

Estamos viendo una especie de revolución industrial. Hacemos lo que siempre hemos hecho por nuestra experiencia: construir nuevos activos y luego gestionarlos con precisión. Así que nuestra propuesta, nuestras habilidades son una mezcla de experiencia industrial y financiera. Basta con mirarme a mí mismo. Empecé en ENI en la gestión de proyectos. Yo estaba en el otro lado. Así que entiendo lo que se necesita para ser un contratista y entiendo lo que significa porque ahora los dirijo desde el otro lado. Luego hice financiación de proyectos, banca de inversión. Y desde 2007, he estado invirtiendo exclusivamente en activos de transición energética. Primero con Deutsche Bank. Luego con Antin Infrastructure. Y con Elliott en Australia y Nueva Zelanda. Que fue una muy buena escuela para mí. Porque ¿sabes qué? Australia, como muchos otros lugares en el mundo, siendo una isla muy grande, te da muchos de los problemas que otros países enfrentan.

¿Cuáles son esos problemas?

Como he dicho, la red de transmisión fue diseñada para conectar las grandes centrales de carbón con las grandes ciudades. Ahora el paradigma es completamente opuesto. Porque en lugar de tener grandes centrales de carbón centralizadas, tienes un montón de activos de generación repartidos por todas partes. Y la red, la transmisión, no es capaz de hacer frente a la primera generación intermitente. Y la segunda, la generación está lejos de donde se consume la electricidad, lo que llamamos la carga. Así que eso tiene que cambiar y entendimos que la mejor manera de hacerlo no es tener una gran cantidad de nueva generación, que es la red, sino primero construir, A, baterías de almacenamiento, y B, mejoras en la red.

Solo con la mejora de la red y el almacenamiento en baterías se puede tener realmente mucha generación nueva. Pero en ese orden. Porque los errores que mucha gente está cometiendo, sólo invertir ciegamente en la nueva generación, llegarán a un punto en el que ni siquiera el coche eléctrico podrá con ello. Así que ese es el punto. Y eso es lo que aprendimos allí.

El almacenamiento tiene dos grandes beneficios. Sólo para darte algunas pistas. La primera es, como he dicho, transformar una planta intermitente en una planta que realmente entrega energía cuando se necesita, no cuando se produce. Porque, ya sabes, por la noche, no tienes el sol. O, no sé, el viento sopla en medio de la noche pero tal vez necesites la energía por la mañana temprano. Eso es lo primero. Transformarla y hacerla programable, despachable.

Pero el segundo beneficio, aún más importante del almacenamiento, es controlar la frecuencia de la red. Así que cada día, tienes gente en la red que necesita equilibrarla. Si no pueden hacer frente a los picos de demanda entonces llega el apagón. Necesitas mantener la frecuencia y el voltaje bajo control. Ese es el trabajo de estas personas. Y nosotros les ayudamos. De hecho, cuando las baterías están en espera, lo mejor que puede hacer Red Electrica o Terna es llamar a las baterías, que se ponen en marcha instantáneamente. A diferencia del gas que tiene una rampa, la batería es capaz de responder inmediatamente. La regulación de la frecuencia. Esto es lo que aprendimos en Australia, donde, ya sabes, la red estaba tan fragmentada, tan grande, 7.000 kilómetros. Por eso fue una buena escuela. Yo lo llamo la universidad. Hemos ido a la universidad porque vimos que lo que pasó allí sucederá aquí y está sucediendo en países donde la energía más intermitente causará problemas. Por eso invertimos en el Reino Unido, por ejemplo, que es una pequeña Australia porque es una isla que tiene muy poca capacidad de interconexión.

El operador de la red tiene que ser capaz de conseguir algunos instrumentos como baterías para gestionar sus propios problemas. Y por supuesto, también hay otro punto, que es el arbitraje, porque siendo el gas escaso en el Reino Unido porque necesitan depender más de la importación para reducir la dependencia del gas ruso, el GNL es mucho más caro que el gas que llega por tubería. Y ahí es donde la volatilidad del gas está trayendo mucha volatilidad en los precios de la electricidad, que es donde la batería gana dinero. Sin embargo, Sosteneo no hace arbitraje. Lo que hacemos, nuestro modelo de negocio es diferente porque dependemos de terceros como Shell en el Reino Unido, como Enel en Italia, como Scottish and Southern Energy y también en el Reino Unido que nos dan ingresos contratados, lo que significa que nos pagan una cantidad fija.

¿Cómo un PPA?

Como un PPA, exacto, con un pago por capacidad en ese caso como un alquiler de la batería. Así ponemos a su disposición la batería y ellos deciden cuándo cargar y cuándo descargar. Así no estamos expuestos al riesgo del comercio como filosofía.

¿Por qué?

Porque tenemos que ofrecer un rendimiento muy estable a inversores como Generali y otros. Por eso tenemos que atenernos al mandato de ofrecer dividendos estables. Esa es probablemente una distinción muy básica porque nos vemos como un fondo de infraestructura tradicional. Y lo que digo por tradicional es que invertimos en hierro. Invertimos en el activo. Porque ese hierro generará flujos de efectivo estables.

¿Cómo lo consiguen?

Invertimos directamente en el activo. Y gestionamos el activo nosotros mismos. Así que por eso la competencia industrial es muy importante. Y verás que en nuestro equipo hay muchos ingenieros. Hay un montón de gente con conocimientos técnicos porque creemos que es necesario gestionar tanto la construcción como las operaciones de los activos.

¿Van a crear una empresa con todos los activos que gestionan?

Es posible que juntemos todos los activos solares que tenemos en una sola plataforma y todas las baterías en otra plataforma para crear sinergias. Pero principalmente nuestra forma de trabajar es un fondo.

¿Qué operaciones han llevado ya a cabo?

Hemos invertido en siete proyectos en Australia, Reino Unido e Italia. Hemos realizado dos adquisiciones en el Reino Unido. Así que invertimos en una batería, que ya está operativa, y otra en construcción. Terminamos la construcción de la primera y comenzamos la construcción de la segunda.

Invertimos en dos proyectos fotovoltaicos en Italia, junto con un promotor danés llamado European Energy. Invertimos en el primer proyecto de hidrógeno verde junto con Edison en la región de Puglia. Este es un proyecto muy importante porque tiene un ángulo ESG muy fuerte, el acero es uno de los sectores llamados difíciles de abatir. Así que la única manera de reducir las emisiones es utilizando gas en lugar de carbón. Y de hecho, lo que estamos haciendo con Edison es que construimos fotovoltaicas más electrolizadores para proporcionar hidrógeno verde en el nuevo horno que será construido por una empresa propiedad del gobierno italiano. Se llama DRI, hierro de producción directa. El acero se crea quemando el hierro con hidrógeno y gas metano. No basta con lo que producimos. Es sólo el 15% para que podamos ampliarlo. Creemos es que este modelo allanará el camino para una mayor inversión en hidrógeno.

Hay que tener en cuenta una cosa: por el momento, el hidrógeno no es económico porque es muy caro. Por suerte, nos beneficiamos de las subvenciones de las convocatorias del IPCEI, del Repower EU, que conocéis muy bien en España.

Entonces, el IPCEI tiene como 15 proyectos calificados en Europa y nosotros somos uno de ellos. Por lo tanto, nos beneficiaremos de una gran parte del gasto de capital.

Y luego tenemos este gran proyecto emblemático en Italia con Enel. Estamos muy orgullosos porque en realidad no es el precio. Es una combinación de socios de una cartera muy estratégica para Enel. Porque esos 1.700 millones de euros es la columna vertebral del almacenamiento. Y como le expliqué antes, Terna hizo la subasta de capacidad porque sin esos 1700 MW de almacenamiento no se pueden tener los 5, 10, 15 GW de energía solar que la gente espera conectar a la red en los próximos 5 a 10 años.

Hace algunos años Terna estaba planeando tener almacenamiento propio, ¿abandonaron esta opción?

Terna debe poner a disposición del sistema. sus recursos. Así que pueden hacer las cosas por sí mismos, pero su negocio principal no es invertir en activos. El negocio principal es poner a disposición. Nos pagan para estabilizar la red. En este acuerdo, sin embargo, tenemos un beneficio porque además del pago por capacidad, que es fijo, tenemos otro pago fijo, que es proporcionado por Enel.

Entonces Enel está haciendo lo que Shell en el Reino Unido. Así que envían la energía. Deciden cómo ganar dinero porque existen oportunidades de arbitraje. Puede ofertar en el día siguiente. Pueden pujar en el mercado de equilibrio. Ellos deciden cómo hacerlo, pero pagan una cantidad fija a la alianza para estabilizar el retorno de gente como nosotros que está consolidando el EBITDA, por lo tanto son responsables de los resultados. Entonces el único riesgo es el operativo de no tener la batería disponible, pero lo asumen porque necesitan poner la batería a disposición del sistema porque pagan el precio fijo.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud