Energía

Repsol fija su hoja de ruta a 2050: la mitad de crudo y el doble de renovables

  • Prevé instalar hasta 55 GW de renovables y 15 GW de hidrógeno para transformar su negocio
  • La producción de hidrocarburos bajará de los 630.000 barriles al día hasta 300.000 barriles

Repsol se prepara para un gran giro estratégico hasta el año 2050 con la intención de convertirse en una compañía de emisiones netas cero. Para ello, la petrolera ha trabajado con los escenarios previstos por la Agencia Internacional de la Energía para esbozar cómo será la fotografía de sus negocios a mediados de este siglo.

Repsol calcula en este análisis que producirá la mitad de hidrocarburos, contará con más del doble de renovables (40-55 GW) y alcanzará alrededor de 10-15 GW de hidrógeno verde.

En lo que respecta al negocio de exploración y producción, Repsol experimentará una fuerte reducción de su bombeo de hidrocarburos que dejará las cifras, como poco, a la mitad.

La producción de la petrolera se situaría en 350-400 kbepd para el escenario Announced Pledges Scenario; se rebajaría el bombeo a 250-300 kbepd para el Sustainable Development Scenario y sería inferior a 100 kbepd para el Net Zero Emissions, es decir, el más ambicioso con el que trabaja la Agencia Internacional de la Energía.

Esta reducción de la producción de crudo y gas se iniciará a patir de 2030, ya que la estrategia se enfoca ahora mismo en optimizar el portafolio, priorizar los pozos ya productivos y los proyectos de desarrollo de reservas a precios de crudo moderados, con un ciclo de vida corto y menos intensivos en carbono como ha hecho con los yacimientos de Estados Unidos.

El negocio de exploración y producción -que está previsto que pueda salir a bolsa en 2026- se mantiene estable entre 600-630 kbepd hasta 2030 e inicia un declino natural hacia el final de la década por la reducción de demanda. El máximo de producción de la petrolera se quedaría en los 709 kbepd de 2019.

Negocio industrial

En lo que respecta al negocio industrial, la compañía está sujeta a la adaptación a la demanda y regulaciones de carácter local o regional. Las operaciones industriales de Repsol, ubicadas mayoritariamente en España y Portugal, estarán notablemente afectadas por la normativa relativa al transporte, que daría lugar a una caída muy significativa en la demanda de productos derivados del crudo en el periodo 2030-2050.

Según la previsión de Repsol, estos productos petrolíferos serán sustituidos progresivamente por electricidad en el segmento ligero del transporte por carretera (y parcialmente en el pesado), y por combustibles renovables (biocombustibles avanzados, combustibles sintéticos e hidrógeno), en este caso para el transporte más difícil de electrificar (aviación, marítimo y pesado por carretera).

Así, en el escenario denominado 1.5 Tech elaborado por la Comisión Europea, la demanda de combustibles en el transporte en 2050 en la UE se cubriría en un 15% por combustible convencional, un 25% por movilidad eléctrica y un 60% por combustibles renovables (biocombustibles, combustibles sintéticos e hidrógeno, procedentes también en parte de electricidad renovable).

La compañía reciclará el 50% de su producción de poliofinas frente al 20% de 2030

Los combustibles renovables líquidos y gaseosos serán necesarios para la descarbonización en los numerosos usos de la energía en los que la electricidad renovable no sea aplicable o no sea la opción más eficiente. La economía circular jugará un papel clave en la descarbonización y en la transformación de las refinerías, ya que una gran parte de los combustibles renovables se obtendrán a partir de residuos orgánicos (aceite de cocina)

Hasta 2030, la actividad de las refinerías seguirá siendo alta, con una reducción del procesamiento de crudo al final de la década en torno a un 15% respecto a valores de 2019, al tiempo que aumentan los volúmenes de combustibles renovables. La producción de biocombustibles alcanzará 1,3 Mt en 2025 y 2,0 Mt en 2030.

A más largo plazo, se estima una caída de la destilación de crudo de hasta el 80-90% en 2050, que se verá compensada por un aumento de la producción de combustibles renovables (biocombustibles, combustibles sintéticos e hidrógeno), que constituirían en torno al 60-70% del mix de productos energéticos de la compañía en 2050.

En el segmento de química, en 2030, Repsol reciclará el equivalente a un 20%

La petrolera destaca que, actualmente, la posición competitiva de los activos industriales de Repsol (primer cuartil en la UE por margen económico y cuota de mercado) facilita acometer las inversiones para su transformación.

La producción de hidrógeno renovable pasará de 0,55 GWe en 2025 y 1,9 GWe en 2030 para alcanzar los 10-15 GWe en el año 2050 y para renovables fija un desarrollo de 40 a 45 GW en el escenario ADS y de 50 a 55 GW en el Net Zero.

En el segmento de química, en 2030, Repsol reciclará el equivalente a un 20% del total de su producción de poliolefinas. Para 2050 se proyecta que recicle el equivalente a un 50% de su producción de poliolefinas, productos que se utilizarán en aplicaciones de larga vida. El negocio de química presenta un crecimiento en consonancia con el aumento de su demanda estimado en los escenarios de la AIE. Los proyectos de circularidad (residuos como materia prima, reciclado mecánico y químico) serán los principales vectores de inversión.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud