Energía

España incumplirá la mayoría de objetivos en energías verdes prometidos en 2030

  • La termosolar, estancada desde el año 2013, requiere una instalación anual de 500 MW
  • Se está instalando menos de la mitad de potencia eólica requerida por año para cumplir el PNIEC

España incumple su plan de energías verdes. Tras el fiasco total de la subasta de renovables celebrada esta semana, la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, aseguró que el hecho de que no se adjudicase el 98,5% de la potencia "no significa" que "no se vaya a instalar". Sin embargo, el ritmo de construcción de los proyectos nacionales evidencia lo contrario y el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) corre peligro.

En el caso de la energía eólica, se está instalando menos de la mitad de la potencia requerida para alcanzar en 2050 los 50.333 MW que marca el PNIEC. Concretamente, en 2021 se instalaron 1.039 MW eólicos, frente a los 2.281 MW que habría que tener disponibles de media para cumplir con el plan nacional. Según los últimos datos recopilados por Red Eléctrica, hoy el país dispone de 29.566 MW de esta tecnología. Tiene ocho años para conectar a la red 23.767 MW.

La tramitación administrativa es uno de los principales caballos de batalla de la energía de los vientos. La lentitud y la complejidad de los trámites administrativos ralentizan la transición energética del país. Hasta 2.000 proyectos de energía eólica están atascados en la concesión de permisos y 19 GW de nuevos proyectos eólicos terrestres necesitan urgentemente que se aprueben sus Declaración de Impacto Ambiental. Si no consiguen la luz verde antes de enero, tendrán que volver a iniciar el proceso.

A esto se suma el diseño de las subastas que, según advierte la Asociación Empresarial Eólica (AEE), añade presión al sector. Según la patronal eólica los precios actuales no son realistas y trasladan la presión al sector.

Precisamente esto es lo que ocurrió en la última subasta de renovables. Según el sector, el precio tope de 45 euros por MWh en el actual contexto de crisis e inflación, no es rentable para las firmas energéticas. Y es que hay que tener en cuenta que es el precio que cobrarán por lo que produzcan sus plantas durante un periodo de 12 años.

"Para compensar esta subasta perdida, España debe asegurarse de acertar en la próxima. Es fundamental que cambie el defectuoso mecanismo 'secreto' de limitación de precios y deben conceder más permisos para nuevos parques eólicos", reclamó el director general de WindEurope, Giles Dickson, en un comunicado el viernes.

Asimismo, persiste un problema de fondo que atañe a todos los fabricantes de aerogeneradores. Esta industria, clave para el desarrollo de la eólica, se enfrentan al cierre de fábricas, despidos y a la paralización de las inversiones en el Viejo Continente. Concretamente la española Siemens Gamesa, la alemana Nordex y la danesa Vestas, así como la estadounidense General Electric, arrastran pérdidas de 12.300 millones de euros desde 2021. Los números rojos responden principalmente a los problemas en la cadena de suministro y al encarecimiento de las materias primas.

España cuenta actualmente con 2.304 MW de solar

Por su parte, la generación de energía con tecnología termoeléctrica lleva cerca de una década atascada en España. Ejemplo de ello es el fracaso que supuso hace un mes la subasta de 520 MW de solar termoeléctrica, biomasa, fotovoltaica distribuida y otras tecnologías. El cupo para la solar termoeléctrica, de 220 MW, quedó desierto por el precio de corte fijado por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

En este resultado influye también la dificultad para encontrar puntos de acceso. Según explicó la Asociación Española para la Promoción de la Industria Termosolar (Protermosolar) en un comunicado, el riesgo a perder el aval bancario presentado en la subasta por demoras en la obtención del punto de conexión disuadió a muchos de los promotores de estos proyectos de presentarse.

España cuenta actualmente con 2.304 MW de solar termoeléctrica repartidos en 50 centrales, muchas de ellas impulsadas por subvenciones y ayudas. Sin embargo, el objetivo para 2025 es tener 4.803 MW, más del doble. Para el año 2030 marca 7.303 MW, más del triple. Sin embargo, desde el año 2013 no se ha instalado ninguna nueva planta. Atendiendo a las metas del plan nacional, esta década deberían haberse instalado una media de 500 MW anuales hasta 2030.

Teresa Ribera no ha reflejado en las últimas órdenes publicadas

Con el motivo del alcanzar la cantidad estimada en el PNIEC de termoeléctrica, deberían instalarse anualmente un total de 500 MW hasta la fecha fijada. En el 2020, se instaló una potencia total de 616 MW en lo que respecta a la biomasa. Según los hitos del PNIEC, con el objetivo de alcanzar de cara a 2025 los 815 MW y los 1.408 MW de cara a 2030, anualmente se requiere una instalación de 79 MW de media.

El sector de la biomasa está muy preocupado. En los dos últimos años, los precios de los costes asociados a esta tecnología en España han subido de forma extraordinaria, un hecho que, sin embargo, el gabinete de Teresa Ribera no ha reflejado en las últimas órdenes publicadas. En ellas se actualizan los parámetros retributivos de las centrales correspondientes al segundo semestre de 2020 y los dos semestres de 2021.

Como se ha mencionado anteriormente, en la subasta del pasado 25 de octubre apenas se adjudicaron 180 MW, perteneciendo 146 MW al cupo de biomasa, siendo Acciona Energía, Reolum y Hunosa las grandes vencedoras de la convocatoria, y 31 megavatios al cupo de fotovoltaica de pequeñas instalaciones.

Cogeneración

El año 2022 ha sido espacialmente complicado para la cogeneración. El sector fue excluido del mecanismo del tope al gas desde el 15 de junio en el que entró en funcionamiento hasta el pasado 31 de octubre.

Esta medida provocó en su día la parada de dos de cada tres plantas, que vuelven ahora a recuperar su producción muy lentamente. De hecho, el sector prepara demandas contra el Ministerio de Transición Ecológica por cerca de 500 millones de euros en concepto de daños y perjuicios por este motivo.

Asimismo, continúan sin resolverse la las retribuciones correspondientes al primer y segundo semestre de 2022 y el marco que se tendrá que aplicar para el 2023.

El director general de la Asociación Española de Cogeneración (Acogen), Javier Rodríguez, reveló el viernes que se prevé que la actividad cerrará este 2022 con una caída de producción del 30% respecto a los niveles del ejercicio anterior, en un año "frenético" marcado por acontecimientos "en contra de los cogeneradores".

"Necesitamos el nuevo marco regulatorio que permita a los cogeneradores recuperar su producción"

"Necesitamos el nuevo marco regulatorio que permita a los cogeneradores recuperar su producción a partir del 1 de enero de 2023", señaló Hernando. Y afirmó que "en el caso de nuestra actividad, cien por cien regulada, a la crisis energética se ha unido una ineficiente regulación para los cambios convulsos que vivimos y para preservar la cogeneración y con ella la competitividad de sus industrias asociadas".

El plan nacional de energías renovables estima el cierre de 1.964MW de cogeneración, que actualmente cuenta con 5.634 MW. Teniendo en cuenta que para 2030 España debe contar con 3.670 MW de cogeneración, se requiere de media el cierre anual de 203 MW.

En en caso de la energía nuclear, el calendario de cierre es coherente con el PNIEC. La primera clausura del calendario, en noviembre del 2027, es Almaraz I. Almaraz II tiene previsto el cierre en octubre del 2028, Ascó I en octubre del 2030, Cofrentes em noviembre del 2030, Ascó II en septiembre del 2032 y Vandellòs II en febrero del 2035. La última de todas es la clausura de la central de Trillo, prevista para mayo del 2035.

Los plazos son muy claros, pero no podrán cumplirse si las tecnologías renovables no cumplen con los objetivos de capacidad del PNIEC. Y es que es fundamental una ampliación de la capacidad verde para sustentar la pérdida de la potencia nuclear.

Fotovoltaica y nucleares

El caso de la fotovoltaica es , sin embargo, un ejemplo de éxito. El ritmo de instalación actual es un 32% superior al requerido para cumplir el PNIEC. Hasta el momento, en lo que va de año, se han instalado 2.854 MW de nueva potencia, según los datos de REE.

El mayor crecicimiento vendrá de la mano del autoconsumo, no recogido en las cifras del operador del sistema eléctrico. Las previsiones de las patronales apuntan a que duplicará su capacidad nuevamente. De hecho, la revisión del PNIEC por parte del Gobierno, tendrá especial impacto en lo que a la capacidad solar se refiere.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud