Energía

Bruselas propone un tope del gas con salvaguardas para el riesgo de suministro para tranquilizar a Berlín

  • Propone un "techo de seguridad" para el precio de los derivados en el TTF del mes siguiente
Bruselasicon-related

Bruselas pedía consenso a los Veintisiete y éstos a Bruselas una propuesta concreta para limitar el precio de las importaciones de gas al mercado comunitario. Así de tenso finalizaba el último Consejo de ministros de Energía que tuvo lugar en Luxemburgo el pasado octubre. En una suerte de tira y afloja por poner la responsabilidad en el otro. La Comisión ha dado un paso esta semana y ha remitido a los Gobiernos de los Estados miembro una propuesta, unas líneas maestras sobre las que delinear ese límite de precios al gas el mercado comunitario. En ella plantea un techo de precios para el índice de referencia del gas en Europa, fija un mecanismo de seguridad en caso de riesgo de suministro y excluye las operaciones over the counter (OTC).

La Comisión ha propuesto, un "mecanismo de corrección del mercado", que constará de un "techo de seguridad" para el precio de los derivados en el índice de referencia holandés, el TTF (Title Transfer Facility, por sus siglas en inglés), del mes siguiente, que desempeña un papel clave como precio de referencia en el mercado mayorista europeo del gas, según reza el documento al que ha tenido acceso El Economista.

Cierto es que la referencia de precios en el TTF se suelen fijar en base a los futuros del mes siguiente, aunque la elección de tal referencia para la propuesta no es trivial pues evita apuntar a productos del mercado diario, "lo que implicaría un mayor riesgo para la liquidez de los mercados a corto plazo y para la seguridad del suministro", según figura en el documento de Bruselas.

Este techo se activaría si la base del precio en el TTF alcanza un nivel definido previamente o en caso de que el aumento del precio no se corresponda con un aumento similar en el mercado mundial, una referencia en la que entrará en juego también la comparación con los precios del gas natural licuado.

Para evitar las consecuencias negativas de este mecanismo, Bruselas incorpora salvaguardas que garanticen que el mecanismo puede suspenderse en cualquier momento, en caso de que se produjeran "graves perturbaciones en el mercado" que afecten "a la seguridad de suministro" así como a los propios flujos de gas dentro de la UE.

Una cláusula con la que Bruselas trata de tranquilizar y contentar a Alemania, especialmente, aunque también a Países Bajos, que han sido los Estados miembro que han manifestado mayores reticencias y que han bloqueado el acuerdo en las últimas reuniones, precisamente recurriendo a este argumento.

"El límite de precio se desactivaría automáticamente si una revisión mensual muestra que las condiciones para su activación ya no se dan", apunta la propuesta del Ejecutivo comunitario.

Así pues la propuesta se basa en el corredor dinámico de precios que la Comisión planteó el pasado octubre. Y si bien todavía no detalla cifras concretas, si parece que establecerá un precio máximo, es decir, "un techo estático", pero con elementos dinámicos de revisión mensual y un mecanismo de suspensión en cualquier momento en caso de problemas no intencionados de seguridad del suministro o para los mercados financieros. 

Si bien quedan por fijar cuáles serán esos valores de referencia de precios, la propuesta de Bruselas establece que se fijen "por adelantado" de cara a evitar largos procesos de decisión que podrían retrasar sustancialmente su activación y, por tanto, la reducción de precios.

Además, esa evaluación mensual de la aplicación del mecanismo tendrá en cuenta que se continúen cumpliendo los objetivos de reducción de la demanda de gas en la UE, ante el temor de que la bajada de precios aliente el consumo y tenga un efecto contraproducente para el mercado comunitario, también en términos de disponibilidad de gas. Una consecuencia de la que advirtió previamente la propia Comisión.

La medida, que recoge el documento de trabajo para la reunión a nivel de embajadores de los Estados miembros ante la UE, se aplicará de forma temporal y con un plazo máximo de tiempo de un año.

Operaciones OTC

Quedarían excluidas de este mecanismo las operaciones de compra venta fuera del mercado, las denominadas over the counter (OTC), que se ejecutan entre dos partes sin cruzarse en el mercado mayorista y, por tanto, sin supervisión de un intermediario. Estas operaciones directas no podrían ser monitorizadas de manera "efectiva", según dice la Comisión en su documento y podrían articularse como una "válvula de escape" en términos de seguridad de suministro. 

Cabe recordar que este tipo de transacciones representan en torno al 80% del mercado de gas en el caso de España. Por lo que la aplicación de este tope de precios exclusivamente sobre el TTF, por su componente especulativo, dejaría fuera a los contratos más cortos, así como a las operaciones más sencillas. 

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud