Energía

Las inversiones globales en GNL se incrementarán un 50% en dos años

  • Estas alcanzarán los 42.000 millones en 2024 debido a la crisis energética

Con una crisis energética global en ciernes, asegurar los suministros de gas se antoja una tarea complicada de cara al futuro.

Ante esta situación, las inversiones en nueva infraestructura de gas natural licuado (GNL) alcanzarán los 42.000 millones de dólares (41.832 millones de euros) en 2024, lo que supone un 50% más en comparación con el gasto actual, según una investigación de Rystad Energy.

Estas inversiones totalmente nuevas son 20 veces superiores a las realizadas en 2020, cuando solo se invirtieron 2.000 millones de dólares en desarrollos de GNL debido a la pandemia. Sin embargo, se pronostica que las aprobaciones de proyectos después de 2024 caerán a medida que los Gobiernos se alejen de los combustibles fósiles y aceleren las inversiones en infraestructura energética baja en carbono.

Estos nuevos proyectos de GNL estarán impulsados por un aumento a corto plazo en la demanda de gas natural en Europa y Asia debido a la invasión rusa de Ucrania y las consiguientes sanciones y restricciones impuestas a las exportaciones de gas ruso. Así, el gasto en proyectos greenfield de GNL este año y el próximo se mantendrán relativamente estable, con 28.000 millones de dólares (27.893 millones de euros) aprobados en 2021 y 27.000 millones de dólares (26.901 millones de euros) en 2022.

Las inversiones aprobadas de cara a 2023 mostrarán un aumento modesto, acercándose a los 32.000 millones de dólares (31.890 millones de euros), antes de alcanzar un máximo de 42.000 millones en 2024. Tras estos incrementos, las inversiones caerán y retrocederán hasta acercarse a los niveles de 2020 para llegar a los 2.300 millones de dólares (2.292 millones de euros) en 2029.

Incremento de la demanda

Esta situación también provocará que la demanda de gas natural se incremente en el corto plazo. Así, se espera que la demanda mundial de gas aumente un 12,5% hasta 2030, lo que supondrá pasar de los 4 billones de metros cúbicos (Tcm) a cerca de 4,5 Tcm. En lo que a regiones se refiere, la demanda de gas en América se mantendrá estable hasta 2030. Por el contrario, gracias al fuerte crecimiento económico y las políticas a favor del gas de los Gobiernos, la demanda en Asia-Pacífico se disparará, creciendo un 30% desde unos 900.000 millones de metros cúbicos. (Bcm) a cerca de 1,16 Tcm en 2030. América, principalmente Estados Unidos, representará el 30% de la demanda acumulada de gas para 2030, mientras que Asia-Pacífico supondrá el 25%.

Con esta nueva infraestructura, se espera que el suministro total de GNL casi se duplique en los próximos años, pasando de alrededor de 380 millones de toneladas por año (Mtpa) en 2021 a cerca de 636 Mtpa en 2030, con varios proyectos de GNL ya en marcha. Se prevé que la producción de GNL alcance un máximo de 705 Mtpa en 2034.

Los futuros del gas para septiembre ya superan los 330 euros/MWh

La alzas responden principalmente al anuncio de Gazprom de cortar a partir del 31 de agosto y durante tres días del bombeo de gas a Alemania "para llevar a cabo el servicio técnico de la única instalación de bombeo en funcionamiento". El gasoducto lleva semanas funcionando solamente al 20% de su capacidad, lo que supone unos 33 millones de metros cúbicos de gas al día. Las autoridades europeas ya han alertado sobre la llegada de un invierno crítico y la posibilidad de un corte total de suministro ruso.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments