Energía

Carburos Metálicos: "Somos una industria electrointensiva, nuestros costes se han quintuplicado"

  • "Somos los que más hidrógeno gris producimos y seremos los que más produciremos de hidrógeno verde y azul"
  • "Se habla mucho del hidrógeno para la transición energética, pero el oxígeno también es clave"
Miquel Lope, director general de Carburos Met?licos. Lu?s Moreno
Barcelona

Carburos Metálicos celebra este año su 125 aniversario pero sigue al frente de la innovación en gases, con proyectos destacados de hidrógeno, captura de CO2 y oxígeno, entre otros. La compañía es líder en gases industriales y medicinales en España y aprovecha la potencia global de su máximo accionista, el grupo Air Products.

Lejos quedan los orígenes de la compañía en 1897 en Berga haciendo carburo para el alumbrado público. Actualmente, Carburos Metálicos tiene una capacidad diaria de producción de más de 1.200 toneladas de gas licuado (mtpd), 12 plantas de producción, 14 plantas de envasado, 2 laboratorios de gases de alta pureza y un centro de I+D que dan servicio a más de 100.000 clientes. Además, desde 1995, la compañía pertenece al grupo estadounidense Air Products, líder global en gases.

Carburos Metálicos está apostando por el hidrógeno verde ¿Cuál es vuestra contribución a la transición energética?

La transición energética es parte de nuestro ADN. Nuestros gases, desde siempre sirven para mejorar la huella de carbono de nuestros clientes, para mejorar la eficiencia de sus procesos. Por ejemplo, el oxígeno reduce el uso de gas natural y de otros combustibles fósiles que se utilizan en procesos de combustión. Ofrecemos gases que proporcionan una mejora de procesos industriales. Air Products es el mayor productor mundial de hidrógeno, con más de 1.000 kilómetros de tubería instalados en polígonos industriales de todo el mundo, incluido el de la petroquímica de Tarragona, y tiene más experiencia que nadie en el uso del hidrógeno para movilidad. En 1993 instaló la primera hidrogenera en Chicago. Ya hemos hecho más de 13 millones de repostajes en diferentes medios de movilidad: coches, camiones, autobuses, submarinos, trenes, etc., y tenemos más de 50 patentes en hidrógeno para movilidad. Cada año hacemos un millón de repostajes en todo el mundo. Ahora que el hidrógeno se pone de moda, conocemos la cadena de valor entera, desde su producción al transporte (por tubería, comprimido y líquido) y su uso industrial y de movilidad.

La experiencia con este gas viene de lejos, ya que Carburos Metálicos produce hidrógeno desde 1927 en la Zona Franca de Barcelona…

Hasta ahora el 99% del hidrógeno mundial es gris, pero en los últimos años nos hemos movido para impulsar algunos de los principales proyectos mundiales de hidrógeno verde. Por ejemplo, en la ciudad saudí de Neom, Air Products está en la fase de permisos y detalle final de la mayor planta del mundo, con una producción de 650 toneladas diarias de hidrógeno verde a partir de electrólisis de agua del mar y que se alimentará con placas solares y aerogeneradores. Lo transformaremos en amoníaco, que es la manera más aceptada globalmente para mover hidrógeno en grandes cantidades y distancias, para moverlo por Europa. También estamos impulsando proyectos globales de hidrógeno vinculados con la captura de CO2, el denominado hidrógeno azul, como dos proyectos anunciados en Canadá. No solo somos los que más hidrógeno gris producimos, sino que también seremos los que más produciremos de hidrógeno verde y azul.

"Estamos en contacto con todas las nuevas iniciativas de hidrógeno de España para optar al Perte"

¿Y qué hace Carburos Metálicos?

En España nos estamos centrando en dos ámbitos. Siempre les digo a las administraciones públicas que está muy bien promover la producción de hidrógeno verde o azul, pero lo más importante es promover el uso. Por eso desde 2021 hemos organizado la ruta del hidrógeno, que ya ha pasado por ocho comunidades autónomas y que está creando mucho interés. Llevamos una hidrogenera portátil y un autobús de hidrógeno, y los ayuntamientos, conductores de los autobuses municipales, personal de mantenimiento y usuarios los pueden probar unos días. También nos hemos unido al proyecto del Puerto de Valencia para promover el uso del hidrógeno allí, como sustituto del gasoil en usos como el de las grúas que mueven los contenedores, los camiones que los trasladan por las terminales e incluso los barcos mientras están atracados. En el ámbito académico, somos patronos de la cátedra de hidrógeno de la Universidad Pontificia Comillas de Madrid, y en Catalunya somos parte activa del Valle del Hidrógeno.

¿Tenéis contacto con la administración sobre el Perte del hidrógeno?

Sí, aunque todo está yendo muy lento. Hablamos tanto con Transición Energética como con Industria y Transporte, para que tengan en cuenta los puntos de vista de la industria.

¿Y desde Carburos Metálicos estáis liderando una gran alianza con la que optar al posible Perte?

Está siendo difícil unir las diferentes iniciativas que hay en España porque todas quieren tener su personalidad propia, pero estamos en contacto con todas ellas.

"En 2023 abriremos en Tarragona la primera hidrogenera de uso público de España para liderar con el ejemplo"

¿Y qué hace Carburos Metálicos en captura de CO2?

Hace docenas de años que capturamos CO2 de procesos industriales para darle una segunda vida en el sector alimentario principalmente, pero también farmacéutico, hospitalario e industrial. Por ejemplo, se usa para las burbujas de los refrescos, los dispensadores de cerveza, o el aire de las bolsas de ensalada. Uno de los más bonitos por su circularidad es uno en Canarias de hace cinco o seis años, donde capturamos el CO2 de la industria vidriera, lo limpiamos y lo utilizamos para suministro local alimentario para refrescos y cervezas. Y también tenemos en fase de arranque, para obtener la certificación alimentaria del CO2, uno en Garray (Soria), a partir de una planta de biomasa de Enso, para uso alimentario y de otras industrias. Seguramente podremos arrancar comercialmente después de verano. Nos contactaron hace cuatro años porque hay un invernadero al lado y pensaron en utilizar el CO2 para acelerar el crecimiento de las plantas. Al final, ese invernadero, que era de rosas, cerró, pero ahora estamos en contacto con el nuevo proyecto del invernadero, de cannabis medicinal, porque en otros lugares del mundo también usan CO2.

¿Cuál es vuestra política de I+D?

En España tenemos I+D, aunque el de las grandes plantas de producción de hidrógeno o licuación de gas natural se hace en EEUU. En Carburos Metálicos, dentro del grupo Air Products, estamos especializados en CO2 y otros gases para uso alimentario. Tenemos centro de I+D en Bellaterra, dentro del ecosistema de la Universidad Autónoma de Barcelona, para mejorar la vida útil de los alimentos y hacer más eficientes los procesos de la industria alimentaria.

"Con el Covid-19 se quintuplicó la demanda de oxígeno e hicimos 500 instalaciones en menos de dos meses"

¿Y qué planes hay de inversiones?

Respecto a inversiones productivas, la más reciente es la de Garray, que cuenta con contribución financiera del Programa LIFE de la Unión Europea y supone una inversión de nueve millones de euros, y siempre tenemos cartera de diferentes inversiones. Antes hablábamos del oxígeno para mejorar la combustión en procesos industriales, y en la zona de las fritas de Castellón, para la industria de la cerámica, utilizan mucho gas natural y el oxígeno se está utilizando cada vez más para reducir el consumo de gas natural, por lo que hemos instalado una planta de oxígeno bastante grande. Y hemos anunciado en Tarragona la primera hidrogenera de uso público para 2023, no ligada a una administración concreta ni a un contrato con un gran cliente, sino abierta a cualquiera que la desee utilizar.

¿Por qué Tarragona?

Porque allí tenemos la flota propia de camiones más grande de España, que iremos migrando de gasoil a hidrógeno cuando estén disponibles, sobre 2025 calculamos, con la homologación para mercancías peligrosas. Para liderar con el ejemplo.

La imagen habitual de Carburos Metálicos suele ser la de un camión cisterna o una pegatina junto a la toma de oxígeno en los hospitales, pero ¿hay algo que haga la compañía y la gente no suela conocer?

Nos gusta decir que los gases están en todas partes, pero no se ven porque son invisibles. Están en los refrescos, ensaladas, bandejas de comida envasada, tiradores de cerveza, hospitales, en la nata montada; se usan para elaborar los helados, y la mayoría de congelados se congelan con nitrógeno, los globos de las fiestas se hinchan con helio, las ruedas de la F1 se hinchan con nitrógeno, y los cohetes de la NASA vuelan con hidrógeno Air Products desde hace tiempo.

¿Y qué nuevos usos se preparan?

La principal novedad es el uso de oxígeno o hidrógeno en procesos de combustión para reducir el consumo de gas natural y otros combustibles fósiles. Se habla mucho del hidrógeno para la transición energética, pero el oxígeno ya está jugando y va a jugar un papel muy importante en la reducción de la huella de carbono de muchos procesos industriales.

"Esperamos un 2022 casi como 2019 en ingresos, pero todavía no al mismo nivel. Se nos han quintuplicado los costes eléctricos"

¿Qué supuso para Carburos Metálicos el Covid?

En marzo-abril de 2020 tuvimos que afrontar una demanda de oxígeno que se quintuplicó en los hospitales, y se multiplicó hasta por siete en el caso de botellas de oxígeno. Fuimos declarados empresa esencial y estuvimos varias semanas trabajando 24 horas los siete días de la semana para proveer el oxígeno y hacer instalaciones nuevas de oxígeno en lugares nuevos de los hospitales, incluso en el gimnasio o el comedor, y para los hospitales de campaña. Hicimos 500 intervenciones en menos de dos meses. Pusimos en marcha el hospital de Ifema en una semana. El resto de negocio industrial, que supone el 80% del volumen de negocio total, cayó a niveles muy bajos, pero en el negocio hospitalario fue un pico histórico. Nos hizo sentir orgullosos de no romper ninguna cadena de suministro de oxígeno.

Según los datos del registro mercantil, Carburos Metálicos acabó el ejercicio 2021 todavía un poco por debajo en ingresos respecto a 2019, con una facturación de 325,8 millones, frente a los 329,9 de dos años antes, aunque remontando respecto a los 299,8 millones de 2020…

Se ha recuperado la actividad conforme se ha recuperado la industria de España, pero todavía no estamos en niveles prepandemia, como tampoco lo está el PIB nacional. Estamos en más de 30 sectores industriales, por lo que somos la representación perfecta de la industria.

¿Qué previsión hay para 2022?

Estamos empezando a ver recuperación de la industria y el turismo, y éste último está ya cerca de 2019, veremos cómo va el verano. En los últimos dos meses hemos detectado que algunos sectores han frenado por la guerra de Ucrania, pero creo que será temporal y nos deberemos adaptar todos a los nuevos precios de materias primas y energía. Esperamos un 2022 casi como el 2019, pero todavía no al mismo nivel.

¿Cómo os impacta el aumento de costes y cómo repercute en los precios finales?

Nos impacta mucho porque utilizamos mucha electricidad para producir gases, sobre todo oxígeno, nitrógeno y argón. Somos industria electrointensiva y los costes se han multiplicado por cuatro o por cinco. Lo afrontamos de varias maneras: a través de las asociaciones empresariales, para acompañar al Ministerio en cómo limitar los precios; en intentar optimizar al máximo el uso de energía: siempre estamos mirando de hacer nuestras plantas más eficientes, pero ahora todavía más; pensando a largo plazo en cómo hacer más estable la compra de energía para evitar vaivenes, y en el corto plazo intentar que nuestros clientes y colaboradores entiendan que con una multiplicación por cinco del coste de tu principal materia prima tienes que intentar traspasarlo al precio final, encontrando los equilibrios en cada sector según su impacto en la cuenta de resultados, para que su proceso industrial no deje de tener sentido.

---

Lee más en la revista Catalunya

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.