Energía

El nuevo recibo de la luz obliga a las eléctricas a adaptar sus sistemas

El recibo de la luz va a experimentar un cambio importante. Con la reforma de la tarifa eléctrica que el Gobierno está ultimando para su entrada en vigor, previsiblemente, a partir del 1 de abril, los consumidores domésticos pagarán más o menos por la electricidad según la hora del día en que realicen sus consumos. Toda la actualidad del sector de la energía en un solo click

Estos cambios están incluidos en la nueva Circular sobre los peajes de distribución y transporte de la CNMC, que unifica todos los peajes en uno solo para todos los consumidores domésticos y pymes con una potencia contratada inferior a 15 kW. Su aplicación será efectiva cuando el Ministerio que encabeza Teresa Ribera, publique los nuevos cargos que se aplicarán en la factura.

La nueva estructura del recibo introduce la discriminación horaria en todos los peajes y supone una revisión y simplificación de los periodos horarios. Con el nuevo recibo, los clientes domésticos podrán contratar varias potencias y aprovechar más los tres periodos horarios de las tarifas.

La primera franja horaria, denominada hora punta, será la más cara e irá entre las 10 de la mañana y las 14 horas del mediodía y entre las 18 y las 22 horas de la tarde/noche. La segunda, denominada hora llana, tendrá un precio medio y comprenderá desde las 8 a las 10 de la mañana; desde las 14 del mediodía a las 18 horas de la tarde; y desde las 22 a las 24 horas de la noche. El tercer tramo, denominado hora valle, será el más barato, y comprenderá entre las 24 horas de la noche y las 8 de la mañana. Los fines de semana y festivos todas las horas serán valle.

A los clientes con tarifa regulada (PVPC), se les aplicará automáticamente los nuevos periodos de discriminación horaria, mientras que los que estén en el mercado libre deberán estudiar las ofertas con su compañía eléctrica.

Con esta metodología, se va a cumplir con la exigencia comunitaria de diferenciar entre los peajes, destinados a financiar el coste de las redes de transporte y distribución de electricidad; y los cargos, destinados a cubrir costes regulados del sistema eléctrico que no están relacionados con las redes, sino con decisiones de política energética, "lo que dotará al sistema eléctrico de una mayor transparencia en beneficio de los consumidores, que ahora tendrán un detalle exacto del destino de los pagos en su factura", afirman desde la Asociación de Empresas de Energía Eléctrica (ael?c).

La patronal que preside Marina Serrano tiene claro que, gracias al completo despliegue de los contadores inteligentes entre los consumidores, "es posible un mayor control de estos sobre su consumo de energía y la implementación de tarifas que permitan al consumidor ser más activo, ya que el contador inteligente nos permite disponer de una lectura de nuestro consumo de una forma exacta por periodos y horas".

Esta mayor capacidad de medición, unida al nuevo diseño de los peajes y cargos que tendrá tres periodos, explican desde la asociación, "proporciona a los consumidores señales de precios de potencia y energía distintas por franjas horarias, lo que les permite optimizar los términos de potencia contratada y energía consumida en cada periodo tarifario".

Los consumidores eléctricos, añaden desde ael?c, "podrán trasladar su consumo a los periodos de precios más bajos y beneficiarse de ahorros que les inducirán a aprovecharse de las ventajas que ofrecen tecnologías como los vehículos eléctricos o las bombas de calor, desplazando los consumos energéticos basados en combustibles fósiles e impulsando la electrificación y la descarbonización".

Las eléctricas se preparan

Las comercializadoras y distribuidoras llevan meses trabajando en la reprogramación de los contadores y adaptando sus sistemas informáticos para que todo esté listo antes de que se cumpla la fecha límite y poder trasladar la nueva normativa a las facturas de electricidad de sus clientes.

En el caso de Iberdrola, esto supondrá reprogramar los 11 millones de equipos de medida instalados antes de la entrada en vigor de las nuevas tarifas. En la mayoría de casos la programación será remota. También será necesario realizar un cierre de facturación el 31 de marzo, por lo que cada cliente tendrá dos facturas en el mes de abril.

La aplicación de la nueva metodología y los cambios de tarifas exige también cambios profundos en los sistemas de las distribuidoras. En i-DE -distribuidora de Iberdrola-, además de las labores de adecuación de los sistemas, "vamos a desplegar un plan que incluirá formación a nuestros propios empleados y agentes de call center, adaptación de nuestros canales digitales, comunicaciones directas a los clientes e interacción intensa con colectivos que representan a los clientes como asociaciones de consumidores u OMICs".

Por su parte, Endesa, tal y como viene haciendo habitualmente, seguirá asesorando a sus clientes y "estaremos a su disposición para facilitar la implantación de todos estos cambios, que serán de aplicación directa a los clientes en mercado regulado, mientras que para los clientes de mercado libre se crearán productos que recojan el nuevo esquema de peajes y precios, combinándolos con esquemas de productos más sencillos como Única o Happy, para que puedan elegir según sus necesidades".

Además de adaptar todos sus sistemas y procesos internos, desde Repsol trabajan en un plan de comunicación que permita a los más de 870.000 clientes de luz a los que suministran actualmente, conocer todas las novedades con la intención de "simplificar la vida de nuestros clientes, ofreciendo distintas opciones de producto cada vez más personalizados". Sin embargo, no a todos los clientes les afectará por igual. A los de mercado regulado (220.000 de los 870.000), el cambio les afectará directamente, tal y como hemos comentado anteriormente.

Como principal novedad, Repsol está desarrollando un producto especial para sus clientes de mercado libre -residencial y pymes-, que se adecua a la nueva estructura de peajes. Tendrán dos opciones: cambiarse al nuevo producto, teniendo tres precios distintos de energía y dos de potencia según la hora en que consuman; o mantener el que tienen actualmente y seguir pagando el mismo precio en todas las horas del día, reflejándose en su factura los nuevos costes derivados del cambio regulatorio. Con esta nueva estructura, indican desde la energética, "el cliente que se adhiera al nuevo producto podrá ahorrar si reduce su consumo en las horas punta y lo traslada a las horas valle".

El recibo de la luz en España será más barato que en Alemania

La ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, ha vaticinado que la entrada masiva de renovables al sistema, provocará que los precios del mercado energético español en 2022 y 2023, estén por debajo de otros tradicionalmente más baratos, como el alemán o el francés.

Por otro lado, Ribera ha cifrado entre 4 y 10 euros la subida de la factura de la luz para los 10,7 millones de consumidores acogidos a la tarifa regulada (PVPC), como consecuencia de la excepcional situación provocada por la borrasca Filomena y la ola de frío. Asimismo, ha adelantado que el precio de la electricidad bajará, previendo un descenso para el mes de febrero del 37% con respecto a los niveles alcanzados durante la borrasca y del 45% para el segundo trimestre.

Recordemos que el precio de la electricidad en el mercado mayorista español alcanzó máximos históricos el pasado 8 de enero, hasta los 94,99 €/MWh, debido a la elevada demanda por la ola de frío, la subida del precio del gas y del CO2. En la primera quincena de enero, el precio medio se ha situado en 72 €/MWh. Está previsto que la última semana de este mes, el precio ronde los 50 €/MWh de media.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.