Energía

Pugna entre las grandes petroleras por las renovables en España

España se ha convertido en una de las grandes apuestas en materia de renovables por parte de las grandes petroleras, que llevan tiempo reinventándose y enfocando sus negocios hacia el sector de las energías verdes con el objetivo de ampliar su radio de acción y poder liderar el proceso de descarbonización y transición ecológica en el que estamos inmersos. Toda la información del sector en la nueva edición de elEconomista Energía

Repsol ha orientado su estrategia para ser una compañía cero emisiones netas en 2050, un compromiso que se refrendará este noviembre en el nuevo Plan Estratégico 2021-2025. Para lograrlo, ha trazado una hoja de ruta con acciones concretas en cada uno de sus negocios que abarca un amplio abanico de tecnologías relacionadas con la eficiencia energética, la generación renovable, los ecocombustibles, o el desarrollo de tecnologías de captura, uso y almacenamiento de CO2.

Actualmente, la compañía tiene más de 2.300 MW en activos renovables en distintas etapas de desarrollo en España, a los que se suman 2.952 MW de capacidad total instalada. En fotovoltaica destacan el parque Valdesolar en Badajoz -de 264 MW y 200 millones de inversión- y el parque Kappa, en Ciudad Real, de 126 MW y 100 millones de inversión, ambos en construcción. En eólica está el parque eólico Delta, de 335 MW y 300 millones de inversión, ubicado entre Zaragoza y Teruel, que empezó a producir electricidad a principios de octubre.

Con Solify y Solmatch, la petrolera también entra en el autoconsumo y lleva años impulsando el vehículo eléctrico. En reducción de emisiones Repsol cuenta con dos grandes proyectos que anticipan lo que será la refinería del futuro: la construcción de una planta de producción de combustibles sintéticos cero emisiones a partir de hidrógeno renovable en el puerto de Bilbao por 60 millones de euros, y de una planta de generación de gas a partir de residuos urbanos. La compañía también está desarrollando, junto a Enagás, una tecnología propia de fotoelectrocatálisis para producir hidrógeno a partir de energía solar.

Después de varios años en los que la presencia de la francesa Total en España ha sido prácticamente testimonial, regresa al mercado nacional con importantes inversiones en renovables. Hace un mes, la petrolera alcanzaba un acuerdo con Ignis para desarrollar 3,3 GW en proyectos solares en Andalucía y cerca de Madrid, que estarán operativos a finales de 2025. Esta operación sigue a otros dos acuerdos firmados en febrero con Powertis y Solarbay para desarrollar cerca de 2 GW solares. Su presencia en el mercado eléctrico español se ha visto reforzada tras la adquisición de 2,5 millones de contratos en el ámbito residencial y dos centrales de ciclo combinado a EDP.

Estos tres acuerdos elevan a más de 5 GW la cartera de proyectos solares en desarrollo de Total en España para 2025 -de un total de 35 GW en renovables que la compañía pretende alcanzar a nivel mundial-, lo que le permitirá cubrir todo el consumo de electricidad de sus plantas industriales en Europa para ese año. Para ello, el Grupo comprará cerca de 6 TWh al año de electricidad verde producida por estas plantas solares mediante un PPA que, en total, abarcará más de 3 GW de capacidad.

Cepsa también se encuentra inmersa en definir una nueva estrategia que estará lista a principios de 2021 y enfocada a afrontar los desafíos de la transición energética mediante el crecimiento de sus negocios, el desarrollo de otros nuevos y la internacionalización. Actualmente opera un parque eólico en Jerez de la Frontera (Cádiz) de 28,8 MW de potencia. En enero anunciaba, junto a Masdar, la creación de una joint venture al 50% para desarrollar proyectos renovables en España y Portugal con un objetivo inicial de 500-600 MW; y en mayo creaba un área de Trading, Gas y Electricidad y Renovables, dirigida directamente por Philippe Boisseau, CEO de la compañía.

Más proyectos solares

BP está acometiendo su mayor transformación interna para convertirse en la compañía líder en energía integrada. Para 2030, se ha comprometido a multiplicar por diez la inversión en energía baja en carbono, pasando de invertir 500 a 5.000 millones de euros anuales, y haber desarrollado unos 50 GW de capacidad neta de generación renovable a nivel mundial.

En España, BP está construyendo a través de Lightsource 250 MW fotovoltaicos en Zaragoza que entrarán en operación en el primer trimestre de 2021 y ha adquirido recientemente a Forestalia 100 MW en proyectos FV en Teruel. En paralelo, la petrolera británica trabaja con otros desarrolladores para cerrar PPAs y está activa en suministro de energía renovable tanto a otras comercializadoras como a consumidor final, preferentemente del sector industrial; de hechos, la compañía se dispone a suministra a sus propias estaciones de servicio energía renovable de sus plantas de Zaragoza. Otras líneas estratégicas de la compañía en los próximos años son los ecocombustibles, eficiencia energética, hidrógeno de bajas emisiones y captura de carbono.

Galp anunció a finales del pasado año que dedicaría cerca del 40% de su inversión media anual hasta 2022 -entre 1.000 y 1.200 millones- a generar oportunidades relacionadas con la transición energética. Junto a ACS, ha cerrado la transacción para la creación de una joint venture (75,01% Galp y 24,99% ACS) que les permita desarrollar 2,9 GW en proyectos fotovoltaicos en España por valor de 2.200 millones de euros.

Recientemente, la compañía energética ha lanzado EI-Energía Independiente, una nueva empresa para impulsar el autoconsumo fotovoltaico entre empresas y familias. Para ello, ha creado una solución basada en herramientas tecnológicas como Big Data e Inteligencia Artificial, que identifica el potencial de cada tejado, monitoriza su rendimiento y ofrece la mayor rentabilidad de cada instalación.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.