Seguros

Los huracanes hacen de 2017 el año con mayores pérdidas aseguradas por catástrofes naturales

Los daños provocados por los huracanes Harvey, Irma y María marcan un nuevo record histórico en las pérdidas aseguradas soportadas por el sector asegurador en 2017.

Sumados al impacto del terremoto de México y otras catástrofes naturales, la factura ascenderá a 135.000 millones de dólares, la cifra más elevada de la serie histórica.

Las pérdidas totales, que incluyen las que no están amparadas por el seguro o el reaseguro, ascienden a 330.000 millones de dólares, la segunda cifra más alta registrada por catástrofes naturales, señala Munich Re. El año más costoso continúa siendo 2011, cuando el terremoto de Tohoku en Japón provocó pérdidas totales de 354.000 millones de dólares.

Para Torsten Jeworrek, miembro de la Junta de Munich Re y responsable del negocio global de reaseguro, "las catástrofes naturales extremas de este año muestran cuán importante es el seguro en la absorción de pérdidas financieras a raíz de tales desastres".

Jeworrek afirma que "Munich Re está dispuesta a desarrollar más este negocio: tenemos la capacidad y la experiencia necesarias. Para mí, un punto clave es que algunos de los eventos catastróficos, como la serie de tres huracanes extremadamente dañinos, o las graves inundaciones en el sur de Asia después de lluvias monzónicas extremadamente intensas, nos están dando un anticipo de lo que está por venir. Porque a pesar de que los eventos individuales no se pueden rastrear directamente con el cambio climático, nuestros expertos esperan que ese clima extremo ocurra con mayor frecuencia en el futuro", advierte.

Las cifras de pérdidas del año en detalle

La cifra total de pérdidas fue de 330.000 millones para todos los tipos de desastres naturales. Las pérdidas por catástrofes naturales relacionadas con el clima establecen un nuevo récord. Las pérdidas aseguradas fueron casi tres veces superiores al promedio de 49.000 millones de dólares registrado en años anteriores.

Munich Re ha identificado un total de 710 catástrofes naturales relevantes, que también fueron significativamente más elevadas que el promedio de 605 eventos anuales. Aproximadamente 10.000 personas perdieron la vida en desastres naturales en 2017, una cifra ligeramente más alta que la del año pasado, pero, al menos, mucho más baja que el promedio de diez años de 60.000 víctimas mortales.

Las pérdidas estadounidenses dominan las estadísticas

La participación de EEUU en las pérdidas en 2017 fue incluso mayor de lo habitual: 50 por ciento en comparación con el promedio a largo plazo de 32 por ciento. Al considerar a América del Norte en su conjunto, la proporción aumenta al 83 por ciento.

Tony Kuczinski, presidente y CEO de Munich Re en EEUU, señala que "esta temporada de huracanes es un claro ejemplo del papel increíblemente importante que desempeña Munich Re para ayudar a las personas y las comunidades a reconstruirse a raíz de catástrofes naturales".

Kuczinski reconoce que "aprendimos de estos eventos. En primer lugar, la mitigación y la gestión de riesgos mejorada, como códigos de construcción más sólidos en Florida, pueden ayudar a reducir las pérdidas y promover la seguridad. En segundo lugar, sigue habiendo una brecha de aseguramiento considerable, incluso en un mercado altamente desarrollado como EEUU donde, por ejemplo, la gran mayoría de los propietarios de viviendas y pequeñas empresas no adquieren un seguro contra inundaciones. La experiencia en riesgos, fuerza de capital e infraestructura de manejo de reclamaciones de nuestra industria son fundamentales para encontrar soluciones significativas, y Munich Re es un participante activo en la colaboración público-privada que busca ofrecer más opciones de seguro contra inundaciones".

Europa: las heladas después de largos períodos cálidos causan grandes pérdidas

En Europa, las temperaturas inusualmente bajas registradas en abril causaron daños a miles de millones de agricultores europeos. Dependiendo de la región y de la fruta en particular, las cosechas fueron hasta un 50 por ciento más pequeñas de lo habitual.

Otra aparente paradoja es que tales eventos pueden comenzar a ocurrir con mayor frecuencia en el futuro como resultado del cambio climático: las plantas en ciertas regiones comienzan a brotar más temprano en primavera, mientras que la amenaza de las heladas a menudo no disminuye en la misma medida, por lo que el riesgo en realidad aumenta.

Las pérdidas causadas por las últimas heladas ascendieron a 3.300 millones de euros, de los cuales solo 600 millones se aseguraron, dada la baja penetración de seguros en el sector agrícola.

Asia: las fuertes lluvias monzónicas cuestan muchas vidas humanas

Cerca de 2.700 personas perdieron la vida después de un monzón extremadamente severo en el sur de Asia. La temporada anual de monzones duró unas cuatro semanas más de lo normal en 2017. Las regiones más afectadas fueron las tierras bajas de Terai en Nepal, donde vive casi la mitad de los nepaleses, así como ciertas provincias indias a lo largo de los Himalayas.

En algunos distritos, tres cuartas partes del territorio estaban bajo el agua. El hecho de que solo una pequeña fracción de los 3.500 millones de dólares en pérdidas totales estaba asegurada contribuyó a agravar la catástrofe humanitaria.

Hermann Pohlchristoph, miembro de la Junta de Munich Re responsable de Asia-Pacífico, explica que "en la región de Asia-Pacífico, las pérdidas por catástrofes naturales fueron afortunadamente menos severas que en años anteriores: con 33.000 millones de dólares, estaban por debajo del total del año pasado de 96.000 millones y el promedio de diez años de 85.000 millones de dólares. Al mismo tiempo, las cifras muestran cuán alarmantemente escasa es la cobertura de seguros en Asia: solo el 8 por ciento de las pérdidas estaban aseguradas. Y, sin embargo, existen soluciones de seguro apropiadas, que pueden ayudar significativamente a que las personas y las economías recuperen sus finanzas después de un desastre natural".

Por su parte, Ernst Rauch, director de desarrollo de negocios del clima y el sector público expone que "la proporción superior a la media de pérdidas aseguradas este año enmascara la realidad de la poca cobertura que todavía tienen muchas partes del mundo. En muchos países en desarrollo, las pérdidas por catástrofes naturales a menudo permanecen casi sin seguro. E incluso en países altamente desarrollados como EEUU, cuya participación en las pérdidas aseguradas es significativamente mayor, una cobertura de seguro más amplia sería muy beneficiosa para la economía. Aunque en realidad había un leve rayo de luz entre todas las nubes: Irma y María significaron que algunas islas del Caribe fueron golpeadas dos veces seguidas por huracanes severos este año. Sin embargo, solo unos días después, el Fondo de Seguro de Riesgo de Catástrofes del Caribe, un grupo de seguros regionales público-privados, pudo pagar alrededor de 50 millones de dólares en fondos de emergencia. Munich Re apoya el desarrollo de tales soluciones mutuales que pueden hacer mucho para ayudar a eliminar las brechas de cobertura que existen en muchos países de bajos ingresos".

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado