Seguros

La factura del COVID-19 para el reaseguro se triplica

Las cuatro reaseguradoras más grandes de Europa acumularon 3.460 millones de euros adicionales de reclamaciones por coronavirus y reservas entre ellas en el segundo trimestre, lo que eleva el total de la primera mitad del año a 4.900 millones de euros, según S&P Global Market Intelligence.

Es probable que surjan más reclamaciones en medio de la continua incertidumbre sobre la cobertura de la interrupción del negocio, crédito y caución y vida en particular.

La mayor parte de los 1.450 millones de euros de reclamaciones y reservas por coronavirus que Munich Re, Swiss Re y Hannover Re registraron en el primer trimestre provino de la cancelación de eventos. Por su parte, Scor tiene poca exposición a la cancelación de eventos, no registró ninguna reclamación por coronavirus en el primer trimestre. En el segundo trimestre, sin embargo, las reaseguradoras, incluida Scor, comenzaron a acumular reservas para otras líneas de negocio.

Los mayores impactos para el reaseguro

La cancelación de eventos siguió siendo la mayor fuente de siniestros esperados para Munich Re. Pero la mayor parte del cargo por siniestros del primer semestre de Swiss Re, de 2.540 millones de dólares, fue la interrupción del negocio. Totalizó 973 millones de dólares en sus unidades de seguros primarios de soluciones corporativas y de reaseguro de propiedad y accidentes.

Hannover Re afirmó que el 40% de sus reclamaciones por coronavirus de reaseguro no de vida fueron por interrupción del negocio. Con un 25% por crédito y caución, un 20% por cancelación de eventos. Y un 15% por otras clases de siniestros. La factura de 248 millones de euros de Scor provino principalmente de crédito, caución. Así como riesgo político e interrupción del negocio.

Reaseguro de vida

Al no haber registrado siniestros de reaseguro de vida en el primer trimestre, las cuatro compañías combinaron siniestros de vida registrados y reservas de 850 millones de euros en el segundo trimestre.

La mayoría de las reclamaciones por coronavirus registradas hasta la fecha comprende reservas para reclamaciones incurridas pero no reportadas (IBNR), en lugar de reclamaciones pagadas o reservas de casos. La presentación de resultados de Swiss Re mostró que el 72% de su total de 2.540 millones de dólares era IBNR.

Los analistas han dicho que la trayectoria del virus será un factor crítico. Si hubiera otro confinamiento en la escala de los vistos entre marzo y junio, entonces posiblemente podría haber reclamaciones adicionales de las líneas de negocio que ya se han visto afectadas.

Cómo afecta la interrupción del negocio al reaseguro

La interrupción del negocio sigue siendo una gran fuente de incertidumbre debido a las diversas batallas judiciales relacionadas con la cobertura. El director financiero de Swiss Re, John Dacey, ha dicho que la provisión de interrupción comercial del primer semestre podría absorber decisiones judiciales desfavorables «hasta cierto punto». Es posible que deba recalcular las reservas si las sentencias son «radicalmente adversas para la industria».

El director de reaseguros de no vida de Hannover Re, Sven Althoff, dijo a los analistas que, si todos los casos van en contra de la industria de seguros, los 240 millones de euros que ha reservado para la interrupción del negocio «no serían suficientes». También señaló que la disposición no asume cambios retroactivos a la cobertura de interrupción del negocio en los EEUU.

Otro problema es que normalmente hay un retraso antes de que se notifique a las reaseguradoras las muertes y sus causas, lo que podría significar que las reaseguradoras tengan más reclamaciones por mortalidad relacionadas con el coronavirus de lo que creen, recoge Asia Insurance Review.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.