Empresas y finanzas

Ence refuerza su apuesta por la energía renovable con dos nuevas plantas

  • Generarán electricidad renovable con biomasa forestal y agrícola
Planta de energía renovable con biomasa de Ence en Huelva, de 50MW. Imagen: eE.

Ence refuerza su apuesta por la producción de energía renovable con dos nuevas plantas de generación a partir de biomasa forestal y agrícola en Huelva y en Puertollano (Ciudad Real), que previsiblemente entrarán en operación comercial durante el último trimestre de 2019.

Estas dos instalaciones, actualmente en construcción, contarán con una potencia instalada de 50 MW, en el caso de Puertollano, y de 46 MW en el de Huelva, donde la compañía ya cuenta con dos plantas de generación eléctrica con biomasa que suman 91 MW de capacidad y producen más de 500 millones de kWh anuales.

Ence es, de hecho, la primera empresa española en producción de energía renovable con biomasa forestal y agrícola de baja emisión, con una capacidad de generación de 296 MW entre sus plantas independientes de energía y las plantas de sus biofábricas de celulosa.

Esta fuente renovable de energía constituye una alternativa energética firme, segura, que contribuye, por tanto, a la estabilidad del sistema eléctrico y a la mejora del medioambiente, y que cuenta con un gran potencial de desarrollo en España, uno de los países con mayor superficie forestal y agrícola de la UE. La biomasa representa una alternativa energética con grandes ventajas medioambientales, de reducción de emisiones y de contribución a la transición hacia un modelo energético bajo en carbono, en línea con las directrices de Bruselas y con la política energética española.

Biomasa agrícola procedente de podas de olivo.

La generación con biomasa, ejemplo de economía circular

Para la producción de energía renovable, la compañía utiliza como materia prima la biomasa procedente de cortezas y otros subproductos de la madera utilizada para la producción de celulosa; biomasa forestal procedente de las limpiezas y gestión sostenible de los bosques españoles; y biomasa agrícola, tan diversa como abundante (mata de algodón, paja de cereal, podas de olivos y frutales, orujillo, etc.). 

Por su parte, la lignina -un componente de la madera que constituye un excelente biocombustible renovable y natural- se aprovecha para generar energía térmica y eléctrica. 

Por lo tanto, la generación de energía a partir de biomasa de proximidad supone un ejemplo de economía circular y protección del medioambiente a través de la captura de CO2, del cuidado y limpieza de montes (reduciendo hasta un 70% el riesgo de incendio) y de la valorización y gestión de los subproductos de la agricultura, evitando quemas incontroladas de rastrojos o podas y aprovechando subproductos como el orujillo, procedente de una industria tan relevante como la del aceite de oliva en España. 

Además, a diferencia de otras tecnologías renovables, la generación de energía a partir de biomasa es totalmente gestionable: puede operar las 24 horas del día, 365 días del año, al tiempo que proporciona un alto valor socioeconómico, ya que contribuye a la generación de empleo y a la industrialización y el desarrollo del medio rural, evitando así la despoblación de estas zonas.


Decálogo para la Sostenibilidad de la Biomasa

La excelencia en la sostenibilidad es una prioridad estratégica para Ence. En esta línea, la compañía ha desarrollado un Decálogo para la Sostenibilidad de la Biomasa como Combustible, una iniciativa pionera en la empresa española puesta en marcha para garantizar una total sostenibilidad en la utilización de la biomasa y el cuidado del medio ambiente en su aprovechamiento como fuente de energía.

Para su elaboración, Ence se ha apoyado en los criterios establecidos por algunas de las más importantes organizaciones ambientales de Europa.

Diversificación hacia otras fuentes de generación renovable

El Plan Estratégico 2019-2023 de Ence contempla un crecimiento en producción energética renovable a través de la diversificación de fuentes de generación. Así, desde 2018, la compañía cuenta en su mix energético con una planta de energía solar térmica en Puertollano y prevé avanzar hacia otras tecnologías, como la fotovoltaica.

Ence cuenta con una potencia instalada total de 332 MW. Actualmente –y hasta la entrada en funcionamiento de las dos plantas en construcción-, la empresa desarrolla su actividad de producción de energía en diez plantas de generación: dos plantas de cogeneración con biomasa integradas en las biofábricas de celulosa de Pontevedra (Galicia) y Navia (Asturias), en las que tanto el calor como la electricidad son aprovechados para la actividad industrial desarrollada en estas plantas; la citada planta termosolar en Puertollano; y siete plantas de generación independientes con biomasa.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0