Empresas y finanzas

La medicina avanzada llega a España a dos velocidades

  • Existe desigualdad en el acceso a intervenciones preventivas y diagnósticas
Foto: iStock

La Fundación Instituto Roche ha reunido las piezas del puzle autonómico para completar el primer mapa de España con las regiones que más y menos han avanzado en la implantación de la medicina personalizada de precisión. Es decir, la medicina que busca adaptar los tratamientos médicos a las características de cada paciente, integrando datos genómicos y de otras ciencias ómicas como la proteómica o la metabolómica, con los datos clínicos del paciente y su entorno, para permitir así intervenciones médicas preventivas, diagnósticas y terapéuticas más eficaces.

A falta de una estrategia nacional que asigne un presupuesto y objetivos, los modelos organizativos y los resultados obtenidos son dispares y variopintos. Las comunidades autónomas están avanzando por su cuenta y riesgo, de la mano muchas veces de sus propios profesionales sanitarios, invirtiendo cuantiosos recursos en algunos casos en replicar infraestructuras para procesar y almacenar datos a gran escala o impulsar distintos proyectos de investigación, creando sus propios centros de referencia sin atender a las necesidades del conjunto del Sistema Nacional de Salud, ni tampoco a los desarrollos de otras regiones en estas mismas áreas.

El resultado de los distintos desarrollos en marcha es que "estamos a la cola en medicina de precisión y su repercusión clínica es ínfima o paupérrima", señala el doctor Jesús García-Foncillas, jefe del Servicio de Oncología Médica de la Fundación Jiménez Díaz. Este experto echa en falta una mayor organización para aprovechar la excelencia investigadora en esta área de los profesionales en España, porque "al final, cuando no se ordenan los recursos, se gasta más y de una manera ineficiente", advierte. La falta de coordinación de los recursos disponibles se está traduciendo en un desaprovechamiento de economías de escala y una pérdida de oportunidad para transformar el modelo asistencial a través de una medicina de precisión cuyo equipamiento, personal especializado y renovación tecnológica suponen una elevada inversión.

Diferencias regionales

Comunidades como Andalucía, Cataluña, Castilla y León y País Vasco son las que han registrado mayores avances al definir, por ejemplo, centros de referencia o su propia cartera de servicios y pruebas diagnósticas de precisión e incluir proyectos de secuenciación de genomas a gran escala, como en el caso andaluz o catalán. Otras como Baleares, Extremadura, Madrid, Murcia, Navarra o Valencia, están en una fase intermedia respecto al conjunto autonómico, con el foco puesto en la financiación pública de programas de I+D+i de medicina de precisión, mientras que a la cola de este desarrollo se encontrarían Asturias, Aragón, Canarias, Cantabria, Castilla-La Mancha y La Rioja.

El mapa elaborado por la Fundación revela la disfunción de un SNS financiado a través de los impuestos generales pero que presenta ya inequidades también en el acceso a las pruebas diagnósticas basadas en la genética del individuo, como el consejo genético en cáncer hereditario o en enfermedades raras. Cataluña, Castilla y León, Galicia, País Vasco y Baleares han designado sus propios centros de referencia oficiales para el diagnóstico genético y tratamiento de patologías concretas. "No tiene sentido que alteraciones moleculares tan poco frecuentes -en torno al 1%- como la presencia de reordenamientos en ROS1 o en ALK en cáncer de pulmón se hagan en 20 o 30 centros cuando podrían centralizarse en unos pocos bien distribuidos que concentrasen toda la casuística de su área de influencia", señala el doctor García-Foncillas como ejemplo de las ineficiencias que se están produciendo.

Manuel Carrasco, socio de la Consultora Ascendo que ha elaborado el informe para la Fundación del Instituto Roche, incide en la necesidad de poner en marcha una estrategia nacional en España, porque "hay que buscar economías de escala a través de redes de centros y acreditarlos, el problema es que se van duplicando por la propia estructura del SNS", reconoce. La oferta de los análisis y pruebas genéticas está así "muy fragmentada", según el informe.

Son los propios servicios hospitalarios los que manejan y gestionan sus carteras de servicios. La distribución del número de pruebas por año y centro varía de forma ostensible en pruebas que requieren de un equipamiento técnico y humano muy especializado. Un solo hospital ofrece tantos diagnósticos genéticos basados en la tecnología de secuenciación masiva como los otros 39 que ofrecen este servicio empleado en el análisis de genes concretos o secuenciación de exomas clínicos o completos, según una encuesta de la Asociación Española de Genética Humana con datos de 2017.

Pruebas preventivas

Aunque los pacientes tienen las mismas oportunidades de tratamiento, ya que las terapias de medicina personalizada aprobadas en áreas como la oncología o las enfermedades raras lo están a nivel nacional para el conjunto de ciudadanos, sí existen inequidades en el acceso a las intervenciones médicas preventivas y diagnósticas que también definen esta nueva medicina. Solo cuatro regiones -Castilla y León y País Vasco, además de Galicia y Baleares en una fase menos avanzada- han ordenado su cartera de servicios en pruebas de medicina de precisión.

Federico Plaza, vicepresidente de la Fundación Instituto Roche, considera que "hay que unificar criterios desde el punto de vista del diagnóstico genético en patologías como el cáncer o enfermedades raras porque se están generando asimetrías, ya que este tipo de diagnóstico no está integrado en la cartera de servicios y cada hospital está gestionándolo por su cuenta".

Una estrategia en medicina de precisión

Más allá de los avances regionales registrados hasta la fecha, el resultado más evidente es el retraso acumulado por España frente a otros países de nuestro entorno. Para Jesús García-Foncillas resulta obvio por qué se necesita una estrategia nacional de medicina de precisión: "ayuda a mejorar resultados en salud, permite anticipar la innovación, contribuye a la igualdad en el acceso a las terapias y racionaliza los costes", indica.

Hay muchas referencias internacionales. Estados Unidos. Reino Unido, Alemania, Francia, Finlandia y Estonia son ejemplos de planes de medicina personalizada y genómica, según el experto.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum1

Incrédulo
A Favor
En Contra

Si la Sanidad y Educación no estuviesen transferidas a las porosas manos de políticos autonómicos. Esta claro que se gastaría más eficientemente, y la calidad sería más igualitaria.Esto es un ejemplo más del despilfarro autonómico.

¿ quién le pone el cascabel al gato?

Puntuación 4
#1