Empresas y finanzas

Autoconsumo y movilidad sostenible, claves de la eficiencia energética

  • Reducen la huella de carbono, aprovechando una fuente de energía renovable y competitiva como la solar, y consiguen ahorros en la factura energética, al permitir generar y consumir una parte significativa del consumo

La tecnología está cambiándolo todo. También al sector energético, desde la generación de electricidad, hasta su transporte, su distribución y su consumo. Los cambios vienen impulsados por varias tendencias, como son la digitalización del sector eléctrico, tanto de la red como del consumidor, la energía distribuida o el autoconsumo, la electrificación de la economía y la progresiva penetración de fuentes de energía renovables y la explosión del vehículo eléctrico.

El futuro de los vehículos eléctricos parece prometedor. La mejora en los diseños, la eficiencia energética, el incremento de la autonomía derivado de una mayor capacidad de las baterías, el despliegue de puntos de recarga y la reducción de costes, auguran un crecimiento exponencial del vehículo eléctrico en los próximos años, frente al impulsado por tecnologías tradicionales.

Movimiento responsable y competitivo

En este contexto, diferentes agentes del sector ya están contribuyendo a la aceleración de la movilidad sostenible. Es el caso de Iberdrola, que alineado con su estrategia de promover e invertir en la transformación hacia una energía sin emisiones de carbono y más competitiva, lanzó hace meses su Plan Smart Mobility, que contempla el despliegue de 25.000 puntos de recarga de vehículo eléctrico, dirigido a hogares, empresas, así como en zonas urbanas e interurbanas de acceso público. El plan contempla la instalación de estaciones de recarga rápida, súper rápida y ultra rápida -al menos cada 100km- en las principales autovías y corredores de España del país, llegando a todas capitales de provincia. La electricidad suministrada en estos puntos de recarga es 100% verde, al contar con un certificado de garantía de origen renovable que asegura que esta energía proviene de fuentes de generación limpia; y su acceso, digital, a través de aplicaciones en el móvil.

En el ámbito del hogar, Smart Mobility incluye la adquisición del punto de recarga, su instalación, la posibilidad de operarlo en tiempo real y a distancia, a través de una sencilla aplicación disponible en todos los dispositivos IOS y Android (App Smart Mobility Hogar), y el contrato de suministro, que se adapta a cada cliente y a sus hábitos de consumo al añadir la carga de las baterías.

Asimismo, trabaja en el desarrollo de políticas y acciones concretas para 'movilizar' a todos los actores implicados: administración, empresas, fabricantes de coches, servicios de carsharing eléctrico, estaciones de servicio, etc.

Generar y consumir tu propia electricidad

La eficiencia energética y las soluciones smart, sustentadas en el desarrollo de las nuevas tecnologías, están llegando a todos los ámbitos: la movilidad sostenible y la digitalización en el hogar, a través dispositivos domóticos, como termostatos y monitores, que permite controlar el funcionamiento de la calefacción, el aire acondicionado o saber cuánto consume cada electrodoméstico.

También a las soluciones de autoconsumo, que ofrecen la posibilidad de generar y consumir su propia electricidad mediante la instalación de tecnología solar fotovoltaica. El autoconsumo fotovoltaico es ya una realidad y el mercado ya ofrece soluciones. Es el caso del plan Smart Solar de Iberdrola, una solución para viviendas, empresas y el sector agrícola (sistemas de riego), que permite generar y consumir la energía eléctrica fotovoltaica que se genera, optimizando el consumo y mejorando la eficiencia energética de las instalaciones.

Las ventajas de este tipo de soluciones son muchas: reducen la huella de carbono, aprovechando una fuente de energía renovable y competitiva como la solar, y consiguen ahorros en la factura energética, al permitir generar y consumir una parte significativa del consumo.

La lucha contra el cambio climático ha encontrado dos de sus mejores aliados: la innovación, la que ha hecho de las renovables una tecnología competitiva, así como la digitalización y su aplicación a la gestión de las cosas o IoT; y los ciudadanos y sociedad, en general, cada vez más conscientes de la relevancia de luchar contra sus efectos, aquí y ahora.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0