Empresas y finanzas

ACS ultima la compra de una antigua obra de Duro Felguera en Brasil

  • Es el proyecto para construir una central termoeléctrica de 1.280 MW
Foto: Archivo.

Cobra, filial de ACS, está cerca de adquirir la licencia para construir y poner en marcha la central termoeléctrica Rio Grande, en Brasil. Se trata de un proyecto adjudicado en 2014 al grupo brasileño Bolognesi, que en 2015 encargó a su vez los trabajos principales a la ingeniería asturiana Duro Felguera y la norteamericana General Electric. Sin embargo, las dificultades para lograr el cierre financiero han matenido paralizado el proyecto desde entonces.

La inversión estimada para la ejecución de la planta, con una capacidad de 1.280 megavatios (MW), es de unos 780 millones de euros.

La compraventa, para la que ACS cuenta con el asesoramiento financiero de Goldman Sachs, está pendiente de las autorizaciones de la Agencia Nacional de Energía Eléctrica (Aneel), que debería levantar la revocación del contrato a Bolognesi, entre otras cuestiones. Una de las condiciones impuestas por el grupo que preside Florentino Pérez es que la ubicación original del proyecto pueda cambiar. Así, la central termoeléctrica Río Grande estaba diseñada para construirse en el municipio del mismo nombre, en el Estado de Río Grande del Sur. La pretensión de Cobra es trasladarla al Estado de Ceará.

Bolognesi ya intentó en el pasado la venta del contrato. En 2017, llegó a un acuerdo para traspasárselo a la firma estadounidense New Fortress Energy. Llegó a anunciar en un comunicado la adquisición, pero el posterior cambio de accionistas en la compañía norteamericana hizo fracasar la operación. Con posterioridad, la empresa brasileña también mantuvo negociaciones con la petrolera estadounidense ExxonMobil.

Además de la ingeniería, construcción y puesta en marcha de la central termoeléctrica, el proyecto también incluye la ejecución de varios terminales de regasificación de gas natural licuado (GNL).

Cobra quiere así quedarse con un contrato, que en su momento formó parte de la cartera de Duro Felguera. La ingeniería asturiana, sin embargo, tuvo que admitir a finales de 2017, la pérdida de éste y de otro proyecto en Brasil, el de Novo Tempo. Ambos alcanzaban un volumen de trabajo de 735 millones para la compañía que hoy preside Acacio Rodríguez.

ACS tiene una destacada presencia en Brasil en el ámbito de las infraestructuras energéticas. No en vano, se erige en el mayor contratista de líneas de transmisión eléctrica en el país.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0