Empresas y finanzas

Morgan Stanley compra la firma canadiense Solium Capital por 723 millones de euros

El banco estadounidense Morgan Stanley ha llegado a un acuerdo para comprar la firma canadiense Solium Capital por un total de 1.086 millones de dólares canadienses (723 millones de euros), según ha informado en un comunicado.

De esta forma, Morgan Stanley pagará un total de 19,15 dólares canadienses en efectivo por cada una de las acciones de Solium. La entidad ha asegurado que la compra tendrá un "impacto mínimo" en sus cuentas y que la operación se cerrará en el segundo trimestre de 2019, aunque está sujeta a recibir la aprobación de los reguladores y de los accionistas.

El negocio de Solium Capital se centra en la oferta de soluciones digitales a las empresas para gestionar su capital social, todos los trámites con los reguladores y los planes de compensación a los trabajadores, algo que "complementará" la oferta de Morgan Stanley. Entre sus clientes se encuentran las firmas Shopify, Stripe, Levi Strauss, Hootsuite, Dropbox o Bombardier.

En 2016, el banco estadounidense ya llegó a un acuerdo con Solium para que la firma canadiense administrara los planes de remuneración en acciones a empleados de sus clientes.

"La adquisición proporciona a Morgan Stanley un mayor acceso a clientes corporativos y un canal directo con sus empleados, además de ser una gran oportunidad para establecer y desarrollar relaciones con trabajadores jóvenes", ha subrayado el presidente y consejero delegado del banco de Wall Street, James Gorman.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.