Empresas y finanzas

Nueva York establece un salario mínimo para los conductores de Uber y Lyft

Vehículo de Uber en Nueva York entre dos icónicos taxis amarillos. Reuters.

La comisión del taxi y limusinas de Nueva York (TLC) ha llegado a a un acuerdo por el que establecen que los conductores de de los vehículos de Uber o Lyft tendrán un salario mínimo de 17,22 dólares la hora, con la idea de que los profesionales no sean infrapagados y sobreexplotados.

La cuota fijada es el equivalente al salario mínimo de 15 dólares por hora según explica la TLC, aunque ajustando a que la gran mayoría de ellos tienen que pagar impuestos sobre la nómina y no disponen de tiempo libre remunerado.

El acuerdo forma parte de un plan anunciado en agosto en el que el Ayuntamiento de Nueva York sacó adelante un proyecto de ley para limitar durante un año la emisión de nuevas licencias de vehículos con conductor.

El establecimiento de una paga mínima para los conductores es un movimiento pionero en el panorama de transporte de EEUU y reconoce el tiempo que el chófer pasa en el vehículo más allá de transportar a los viajeros, como son los tiempos de espera, mantenimiento o viajes para recoger a los usuarios de las aplicaciones.

Tanto Uber, como Lyft, como todos las empresas y plataformas que ofrecen viajes con conductor, tendrán que asumir el nuevo pago mínimo a los chófers en menos de 30 días. Una medida que según analistas harán que los viajes incrementen su precio en Nueva York.

Esta medida llega en un momento en el que está el debate abierto en la ciudad sobre la convivencia de las nuevas plataformas de transporte con respecto al servicio de taxi. Ya que actualmente se encuentran 130.000 vehículos con conductor de diferentes servicios frente a unos 13.500 taxis amarillos y unos 4.000 verdes, que operan fuera de Manhattan.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.