Empresas y finanzas

Liberados los cuatro directivos españoles de FCC en Egipto tras un motín de 10 horas de 800 trabajadores

Rafael Montes, consejero delegado de FCC. Foto: eE

Un grupo de unos ochocientos trabajadores de una empresa de recogida de basuras dependiente de la española FCC mantuvieron retenidos durante diez horas a cuatro directivos españoles, pero ya han sido liberados. El motivo de conflicto es que los trabajadores exigen el doble de indemnización por el cese de operaciones del grupo español.

Enrique Pérez García, jefe de operaciones de Egypt Environemental Services (EES) y que era uno de los retenidos, explicó que no ha habido violencia contra ellos, pero los trabajadores les impiden abandonar las oficinas sitas en el garaje de la empresa Guiza Environemental Services (GES), hermana de la anterior. Ambas empresas son filiales de FCC (FCC.MC).

El motivo de esta "retención" es que GES liquidaba hoy sus operaciones y se preparaba para entregar a los trabajadores su "finiquito", a razón de un mes de salario por año trabajado, pero los empleados se han amotinado porque exigen el doble.

Los intentos de algunas instituciones oficiales de mediar entre ambas partes han sido hasta el momento baldíos. Hasta el momento, la policía egipcia solo ha intervenido para situarse a la entrada de las oficinas e impedir que los españoles sean agredidos, pero no les han facilitado la salida del lugar, precisó Pérez García.

Los cuatro españoles llevan encerrados en la oficina desde las siete de la mañana hora local (una hora menos en España). Este es el enésimo incidente sufrido por GES, que precisamente decidió clausurar los servicios por los reiterados impagos de la gobernación de Guiza, que habían acumulado una deuda de 70 millones de libras egipcias (unos diez millones de euros).

GES es además la segunda empresa española de recogida de basuras que cierra sus puertas en el llamado "Gran Cairo" por problemas de impago: la otra fue Urbaser, empresa participada mayoritariamente por ACS.

En el caso de Urbaser, también su liquidación degeneró en desagradables incidentes, hace ahora un año, en este caso causados por las mismas autoridades gubernativas, que bloquearon los accesos a los locales de Urbaser el día del cierre para impedir que fueran retiradas sus máquinas. Urbaser cerró sus servicios por problemas similares a los de GES, pues también acumulaba impagos por una suma equivalente a 10 millones de euros.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint