Empresas y finanzas

El capital riesgo logra un récord histórico: mueve 5.445 millones hasta septiembre

  • Crece un 10% respecto a todo 2017 gracias a los fondos internacionales
  • Se prevé que los niveles de inversión se mantengan durante meses
Londres

La industria del capital privado pisa el acelerador y registra el segundo mejor año de su historia en términos de inversión. De enero a septiembre, el sector ha movido 5.445 millones de euros, lo que supone un incremento de casi el 10% en comparación con la cantidad desembolsada en la totalidad de 2017. Los expertos prevén, además, que estos niveles de inversión se mantengan en los próximos meses.

En este contexto, llama la atención el papel de los fondos internacionales, que han aportado el 80% del total de la inversión y han sido los protagonistas de las grandes transacciones (megadeals) como la compra de CVC del 20% que ostentaba Repsol en Gas Natural o la compra de Imagina por Orient Hontai.

En este sentido, el presidente de la patronal del sector (Ascri) y socio director de Altamar Capital, Miguel Zurita, explicó que "los inversores internacionales siguen apostando por España en vez de otros países como consecuencia del nivel de desarrollo y potencial de crecimiento de las empresas españolas".

Esta fue una de las principales conclusiones a las que llegaron los más de 140 expertos congregados en el evento LP's & GP' Spanish Conference, organizada por EY y Ascri en Londres. Esta buena evolución del negocio del capital privado español es consecuencia del estado de la economía española.

En estos términos se expresó Carlos San Basilio, secretario general del Tesoro y Política Financiera, que explicó que "la industria del capital privado es cada vez más importante para España". No obstante, San Basilio resaltó "la importancia de mantener un ritmo de crecimiento sostenible, que se sitúe entre el 2 y el 2,5%".

Financiación de empresas españolas

Pese a la aportación de los fondos internacionales, los reyes del segmento del mid-market (operaciones entre 10 y 100 millones) siguen siendo los fondos nacionales. Para Juan Luis Ramírez, socio fundador de Portobello Capital -una de las mayores gestoras en España em este segmento-, "el capital privado es una forma estupenda de financiar e impulsar el crecimiento de las empresas españolas". Además, Ramírez relató cómo ahora tienen menos dificultades a la hora de encontrar empresarios que quieran vender mayorías, "eso es un reflejo de que son conscientes de que podemos aportar valor a los negocios".

Sobre el aumento de la competencia, Álvaro Mariátegui, socio y consejero delegado de Nazca, explicó que "en los últimos dos años, los múltiplos que se pagan son uno o dos veces superiores, pero las expectativas de crecimiento para las compañías también han crecido". Por su parte, Gonzalo Fernández Albiñana, socio director de Ardían BuyOut Fund, dijo que "las operaciones propietarias cada vez son más escasas, la clave es tener una buena propuesta de aportar valor y conocimiento sectorial". En la parte baja del mid-market, los expertos de Aurica, GED, Diana y Blacktoro coincidieron en que la competencia no es tan grande como en la parte alta del mercado.

En el negocio del venture capital, la vicepresidenta de Ascri y socia de Seaya Ventures, Beatriz González, resaltó también la importancia de los inversores internacionales, que en los últimos cinco años han aportado más de la mitad del volumen total. Esto, a su vez, ha servido de efecto llamada para otros fondos, provocando que el tamaño de las romdas de financiación haya aumentado (68 por encima de 10 millones).

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.