Empresas y finanzas

Los accionistas de El Corte Inglés, a juicio por la herencia de Isidoro Álvarez

  • Los hermanos del expresidente han demandado a sus hijas

La familia de Isidoro Álvarez, el expresidente de El Corte Inglés fallecido en 2014, irá a juicio el próximo 21 de marzo por la herencia de éste. El juzgado de lo mercantil número 7 de Madrid ha decidido agrupar las demandas presentadas por sus hermanos, María Antonia y César Álvarez, contra sus hijas, Marta y Cristina Álvarez, por la reducción de capital llevada a cabo en la sociedad patrimonial Cartera de Valores Iasa, segundo accionista del grupo de distribución.

María Antonia y César Álvarez han demandado a sus sobrinas por la reducción en el capital de la sociedad patrimonial Iasa por importe de 120 millones de euros, aprobada en 2016, además de por un cambio de última hora en el testamento del expresidente.

Fuentes jurídicas próximas a las hermanas Álvarez mantienen que "las operaciones de reducción de capital social de Iasa discutidas se realizaron por los albaceas (contadores partidores), que eran los administradores de la herencia de Isidoro Álvarez", insistiendo en que "esta reducción de capital era necesaria para entregar los legados de la manera establecida en el testamento y cumplir la voluntad del testador".

Las operaciones, según argumentan, se realizaron, por otra parte, con la colaboración expresa de todos los herederos y legatarios, incluidos Cesar y María Antonia Álvarez. El despacho Garrigues asesoró a los albaceas, mientras que Uría asesoró a los hermanos de Isidoro Álvarez y a Dimas Gimeno, su sobrino y expresidente del grupo, y el despacho de Carlos Pazos a las hermanas Marta y Cristina Álvarez. 

Los herederos de Isidoro Álvarez controlan en conjunto el 22,18% de El Corte Inglés a través de la sociedad patrimonial Iasa, en la que Marta y Cristina Álvarez Guil tienen un 69% y Dimas Gimeno, destituido antes del verano, su madre, María Antonia, y su tío César Álvarez el otro 31%. El problema de fondo es que tanto Gimeno como su madre y su tío deben 100 millones de euros a la Comunidad de Madrid por la herencia y no tienen liquidez para afrontar el pago.

Dimas Gimeno debe, en concreto, alrededor de 40 millones a la Agencia Tributaria en concepto del Impuesto de Sucesiones por el 2,8 por ciento de El Corte Inglés que heredó de su tío, Isidoro Álvarez, y que está valorado en 280 millones. María Antonia César Álvarez, que controlan otro 4,2 por ciento del capital de la empresa cada uno, también a través de Iasa, tienen que pagar cerca de 60 millones entre los dos más por el mismo concepto.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin