Empresas y finanzas

Serra niega "sueldos escandalosos" en CatalunyaCaixa

  • Se enfrenta a cuatro años de cárcel por administración desleal de la entidad financiera

Las aguas bajan revueltas en el ámbito judicial para el sector financiero español. Tras la sentencia condenatoria del Tribunal Supremo contra el expresidente de Bankia Rodrigo Rato por el caso de las tarjetas black, ayer empezó el juicio contra el exministro socialista y expresidente de CatalunyaCaixa, Narcís Serra, y contra el que fue director de la entidad bancaria, Adolf Todó, además de otras 39 personas, por su implicación en los sobresueldos que se asignaron a sus máximos directivos en plena crisis económica, cuando la caja catalana ya estaba recibiendo fondos del Frob, que acabó inyectando 12.000 millones de euros en la entidad.

En declaraciones a los medios de comunicación, ante las puertas de la Audiencia Provincial de Barcelona, Serra negó ayer que existieran los "sueldos escandalosos" que la Fiscalía les atribuye y señaló que la acusación se refiere únicamente al salario que se asignó a Todó.

No obstante, admitió que se sentía "tranquilo y preocupado" ante el inicio del juicio, tras seis años de investigación, y defendió que su actuación al frente de CatalunyaCaixa fue "legal y legítima".

En la sesión de ayer todavía no se tomó declaración a los acusados, que empezarán a testificar a partir del próximo jueves 11 de octubre, comenzando por los mismos Serra y Todó, sino que se presentaron las cuestiones previas al juicio. En dicha sesión, las defensas reclamaron que la CUP, que ejerce de acusación particular, juntamente con el Frob, no pueda ejercer la acción civil y reclamar responsabilidades económicas a los acusados. Por esta razón, los abogados pidieron que la fianza se rebaje a 2,5 millones de euros (como solicita el fiscal), en lugar de los 9,5 millones que exige la CUP.

Salarios al alza

La Fiscalía Anticorrupción considera que los sueldos de los acusados "no dejaron de subir" entre 2009 y 2011, a pesar de la difícil situación económica de la entidad.

La Fiscalía alude a "las escandalosas y millonarias indemnizaciones" de los miembros del consejo de administración cuando se fusionaron en 2010 Caixa de Tarragona, Caixa de Manresa y Caixa de Catalunya en la nueva entidad CatalunyaCaixa.

Según el fiscal, Serra percibió elevadas dietas por presidir las comisiones y el consejo de administración de CatalunyaCaixa, que oscilaron entre 24.801 y 135.707 euros al año. Además, se le asignó un sueldo de 175.000 euros anuales. El expresidente de la entidad, Todó y otros 15 exconsejeros se enfrentan a cuatro años de cárcel por dos delitos de administración desleal, mientras que los otros 24 están solo acusados por uno de estos delitos, por lo que la petición es de un año de cárcel.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin