Empresas y finanzas

Argelia y Marruecos libran una 'guerra' por vender gas a Europa

  • Rabat pone en jaque el contrato de Naturgy mientras se planea ampliar Medgaz

Argelia y Marruecos mantienen una soterrada disputada sobre el futuro del gasoducto del Magreb, una de las principales vías de suministro de gas a España en la que juega un papel vital la posible ampliación de la capacidad del gasoducto Medgaz.

En 2021 vencerá el acuerdo que permite el tránsito de este hidrocarburo por Marruecos sin que hasta el momento se haya alcanzado un pacto para renovarlo, lo que podría poner en duda el megacontrato de 35.000 millones de euros que Naturgy tiene comprometido con la argelina Sonatrach para los tubos de Sagane I y II.

Pese a esta situación, la española - con el apoyo del Gobierno - cerró antes del verano un acuerdo para seguir comprando gas a Argelia pero tanto Rabat como Argel quieren incrementar su porción de la tarta.

Dentro de este gran juego, Enagás acaba de desembarcar en Marruecos junto con Elecnor y Fomento para formar un consorcio que desarrollará un proyecto de ingeniería de un gasoducto y una planta de tratamiento de gas para la británica Sound Energy. En concreto, el acuerdo contempla el diseño e ingeniería de un gasoducto de 120 kilómetros de longitud, que conectará el pozo del grupo británico con el gasoducto del Magreb-Europa.

Esta nueva infraestructura está previsto que tenga una capacidad de transporte de 67.000 Nm3/h (metros cúbicos normales por hora) y un diámetro de 20 pulgadas.

Como respuesta, Sonatrach ha comenzado la construcción de un nuevo gasoducto de 200 kilómetros que podría desviar el flujo del gasoducto GME hacia Medgaz y viceversa, lo que da una mayor versatilidad a Sonatrach para poder exportar su gas.

El consejero delegado de Sonatrach, Abdelmoumen Ould Kaddour, ha asegurado que esta inversión no significa necesariamente que el tránsito a través Marruecos vaya a cesar pero el miedo está en el aire. "Uno de nuestros objetivos es seguir produciendo más gas y transportar más gas a Europa y especialmente a España", ha indicado pero lo que está en la cabeza de todos es llegar al corazón de Europa desde el centro de Sahara.

El nuevo gasoducto se conectará en El Aricha, en la frontera entre Argelia y Marruecos, con Beni Saf, el punto de partida de Medgaz. Sonatrach se ha puesto ya a trabajar en la ampliación de capacidad de Medgaz para poder pasar de 8 a 10 bcm al año y con la intención de incrementarla hasta los 16 bcm en 2020 pero los gestores del tubo todavía no han anunciado estas inversiones.

Cepsa y Naturgy, accionistas de Medgaz, ya han analizado la opción de crecimiento aunque hasta el momento han negado esta inversión amparándose en una presunta falta de demanda en nuestro país, un extremo que está cambiando radicalmente y que se incrementará si se desbloquea el Midcat, el gasoducto con Francia, que siempre estuvo en la mente de los padres del Medgaz.

Sonatrach espera que el nuevo enlace se complete en septiembre de 2020, justo antes de que expire el contrato con Marruecos. El máximo responsable de Sonatrach ha asegurado que "Para 2021 veremos qué sucede. Hay marroquíes que participan en el proyecto y lo estamos discutiendo con ellos. Creo que habrá una extensión de este contrato. No creo que haya dificultades, así que podemos seguir trabajando con ellos" dijo.

Naturgy y Sonatrach renovaron en junio el mayor contrato de compra de gas de España, que supone el 30% del abastecimiento de nuestro país. Ambas compañías firmaron un acuerdo que supone la venta de 9 bcm anuales hasta el año 2030 en los dos contratos que hay actualmente en vigor (Sagane 1 y 2), lo que representa el 40% del abastecimiento global que tiene firmado la gasista española. Según estimaciones de mercado, el contrato estaría valorado en 34.560 millones de euros, ya que a precios de mercado 1 bcm se paga a cerca de 320 millones.

Esta firma es un paso importante para seguir reforzando la alianza estratégica histórica con Sonatrach, que es accionista de Naturgy. Además, es, sin duda, un logro significativo en las relaciones con Argelia, ya que a través de esta renovación se asegura estabilidad en el suministro de gas a España", ha señalado Francisco Reynés, presidente de la gasista.

Con la renovación, la relación de Naturgy, como líder en la comercialización en España, y Sonatrach, como primer proveedor de gas, se extiende una vez más y superará así los 40 años en común. Dentro de este acuerdo no figura la ampliación del contrato ligado a Medgaz que se está también negociando en estos momentos por las partes que lo forman y que puede suponer otro contrato de cerca de 30.000 millones si se lleva a cabo.

Naturgy fue uno de los primeros operadores mundiales en apostar por el suministro de gas argelino y, en este momento, es uno de los dos principales clientes de Sonatrach a nivel mundial. A su vez, a partir de los acuerdos alcanzados en junio de 2011, tras un duro arbitraje por los precios la compañía argelina se convirtió en el cuarto accionista de la española con una participación del 4%.

Las negociaciones para la extensión de los contratos han permitido llegar a unos acuerdos ventajosos para las dos partes, explicó la empresa, aunque no facilitó el montante económico del acuerdo.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0