Empresas y finanzas

El catarí Al Thani, tercer accionista de El Corte Inglés, entra en pérdidas

  • La sociedad Primefin declara 'números rojos' de 21 millones en Luxemburgo
El inversor Sheikh Al Thani, propietario de un 10,3% de El Corte Inglés.

El inversor catarí Sheikh Al Thani, tercer accionista de El Corte Inglés con un 10,3% del capital, ha entrado en números rojos. Primefin, la sociedad de inversión domiciliada en Luxemburgo a través de la cual gestiona su patrimonio y que es la propietaria de los títulos del gigante español de la distribución, cerró el ejercicio 2016 con unas pérdidas netas de 21 millones de euros.

Es una cifra que contrasta con el beneficio de 46,03 millones del año anterior, según las cuentas que acaba de publicar en el Registro Mercantil luxemburgués. El deterioro financiero es aún mayor, sin embargo, antes de impuestos. Mientras que el resultado bruto en 2015 fue de 62,4 millones, en 2016 hubo pérdidas de 27,6 millones.

Primefin detalla no obstante en las cuentas que ha obtenido unas ganacias extraordinarias por activos financieros disponibles para la venta a contabilizar en los próximos ejercicios de 79 millones que elevan el resultado final hasta 58,7 millones, lo que, en cualquier caso, representa también una caída de casi el 60% respecto a 2015. Todo a falta todavía de que se publiquen las cifras correspondientes al ejercicio 2017.

Participación en el capital

Thani se hizo con un 10% del capital de El Corte Inglés tras haber concedido hace tres años un préstamo a la compañía de 1.000 millones de euros. El inversor tenía la opción de incrementar ese porcentaje en otro 2,25% adicional en concepto de los intereses del préstamo, pero optó finalmente por renunciar a ello y cobrar el dinero en efectivo.

En teoría, le hubieran correspondido 225 millones de euros, pero según explicaron fuentes del grupo de distribución, el saldo neto de la operación fue menor, de solo 74 millones de euros. Eso es debido a que El Corte Inglés le había concedido de forma paralela un crédito de alrededor de 150 millones que estaba todavía pendiente de pago.

Primefin había recibido un 0,75% de la compañía, como primer pago en 2016; un año después obtuvo un porcentaje idéntico y en julio El Corte Inglés le entregó las acciones equivalentes a otro 0,75%, cumpliendo así el tercer y último plazo de los intereses.

La participación de Al Thani se incrementó, sin embargo, otro 0,3% en agosto por el incumplimiento de los objetivos de ebitda marcados en el plan estratégico firmado con Dimas Gimeno, destituido en junio como presidente. Y ese porcentaje puede elevarse en otro 0,7% adicional.

La salida a bolsa

El pasado 30 de mayo, Al Thani exigió durante la reunión del consejo de administración de El Corte Inglés en la que se aprobaron las cuentas del último ejercicio que, tal y como figura en el contrato por el que hace tres años concedió el préstamo a la compañía, el gigante de los grandes almacenes cree una comisión para preparar su salida a bolsa. El catarí es consciente de que éste no es el mejor momento para llevar a cabo una OPV, pero sí quiere que la operación se empiece a estudiar.

Según los términos del contrato firmado por Al Thani, el inversor puede exigir al tercer año desde la concesión del préstamo en 2015, un plazo que ha vencido justo ahora, que se estudie la operación. Para ello cuenta con el asesoramiento de King and Wood Mallesons y está dispuesto a ejercer sus derechos. No obstante, hasta el quinto año, es decir hasta 2020, no podría forzar la OPV.

El nuevo presidente de El Corte Inglés, Jesús Nuño de la Rosa, está adaptando la gestión de la empresa a la de una cotizada, pero por ahora no piensa en la bolsa. El grupo aprobó ya en junio la creación de nuevos órganos de control para avanzar en gobierno corporativo, constituyendo así una comisión de Nombramientos y Retribuciones, que estará integrada por Marta y Cristina Álvarez Guil, Paloma García Peña, Manuel Pizarro y Shahzad Shahbaz, el representante de Al Thani. Asimismo, se propuso también crear una comisión de Responsabilidad Social Corporativa y la regulación del comité de dirección, entre otras mejoras de buen gobierno.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin