Empresas y finanzas

La SEC cerca a Tesla en un momento clave para la producción del Model 3

  • La firma niega las acusaciones de un exempleado sobre falta de seguridad
Elon Musk, CEO de Tesla. Foto: Archivo
Nueva York

Las malas noticias nunca llegan solas y, en el caso de Tesla, las últimas semanas aventuran un importante punto de inflexión. Mientras la Comisión de Mercados y Valores de Estados Unidos (SEC, por sus siglas en inglés) ya ha citado al fabricante de coches eléctricos sobre los controvertidos tuits de su consejero delegado, Elon Musk, lo que oficializa la investigación de los reguladores, un antiguo empleado de la compañía acudió también a Twitter para publicar fotos y correos electrónicos internos que evidencian algunos problemas en la Gigafactory de la compañía.

Para complicar aún más las cosas, la de Palo Alto, California, parece haber revisado su acuerdo con Panasonic, con la que había acordado comprar el total de paneles solares producidos en la fábrica que ambos gestionaban en Buffalo, Nueva York. La nipona confirmó que Tesla revisó su relación contractual a comienzos de año para retirar la cláusula de exclusividad y desde entonces Panasonic ha vendido paneles solares a otros fabricantes. Un síntoma que también deja notar los problemas del fabricante de coches eléctricos dentro de SolarCity.

El negocio de energía solar de Tesla se ha visto forzado a tomar un segundo plano a medida que la compañía blinda su cadena de producción para su Modelo 3, el vehículo más asequible del fabricante de coches eléctricos, que en julio logró por fin tocar la meta de las 5.000 unidades semanales. Para demostrar que sus objetivos son estables, la empresa invitó recientemente a varios analistas a visitar su planta de producción de Fremont, California, para ver de primera mano los avances alcanzados.

El experto de Evercore ISI, George Galliers, aseguró en un informe a sus clientes distribuido el jueves que "Tesla se encuentra en camino de alcanzar una producción semanal estable de entre 5.000 y 6.000 unidades semanales". "No hemos visto nada que sugiera que el Model 3 no pueda alcanzar las 6.000 unidades o las 7.000 y 8.000 con una inversión mínima", añadió.

A comienzos de mes Tesla dijo que lograría producir hasta 6.000 unidades de su Modelo 3 a finales de agosto, pero la compañía es más comedida a la hora de hablar de otras cifras redondas como los 10.000 vehículos.

Mientras tanto, en Twitter, el exempleado de la compañía Martin Tripp intentó sacar los colores del fabricante al mostrar fotos sobre la situación que vive la Gigafactory en Nevada, donde acusa a los responsables de hacer la vista gorda en determinados procesos de seguridad y de acumular escombros en los parking y camiones aledaños.

Aún así, Tripp cerró su cuenta en la red social durante el jueves mientras que desde Tesla emitieron un comunicado donde aseguraron que las afirmaciones del exempleado son "falsas" y que éste "no tiene conocimiento personal de los problemas de seguridad de los que está hablando".

La realidad es que el fabricante de coches sigue en boca del mercado, los reguladores y de la SEC después de que el martes de la semana pasada Musk tuitease su intención de querer excluir de la bolsa la compañía a 420 dólares por título. El consejero delegado de Tesla dijo tener la financiación "asegurada". Una afirmación que a ojos de los reguladores y algunos accionistas de la firma es engañosa.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin