Empresas y finanzas

El impago de pluses abre un nuevo conflicto en los filtros de seguridad de los aeropuertos

  • USO lleva a Ilunion, Eulen y Trablisa ante el SIMA

Los pluses por calidad y productividad han abierto un nuevo cisma en los filtros de seguridad de la red de aeropuertos de Aena. El caos desatado por la plantilla de Eulen en El Prat el verano pasado se zanjó en septiembre con un alza salarial y la inclusión en el convenio colectivo de una serie de pluses variables, conocidos como bonus malus, que, dos meses después de entrar en vigor las nuevas adjudicaciones de Aena, todavía no se han pagado.

La falta de respuesta por parte de las empresas ganadoras, como Trablisa, Segurisa o Ilunion, sobre cómo y cuándo se abonarán dichos pluses han llevado al sindicato minoritario Alternativa Sindical a convocar una huelga en Barajas para el próximo 26 de agosto y a USO a abrir un conflicto laboral en el SIMA contra las distintas firmar para definir la situación y "garantizar el abono del plus variable a los vigilantes".

La reunión, que se celebrará la semana que viene, es un paso previo antes de llevar los acuerdos ante la Audiencia Nacional e iniciar una movilización. "Las empresas adjudicatarias desconocen los criterios que se van a utilizar para el abono de este plus y la fecha a partir de la cual deben comenzar a abonarlo", denuncia Basilio Febles, secretario de seguridad privada de USO. Y es que, según explica, el bonus se tiene que pagar en función del cumplimiento de una serie de criterios de calidad y productividad como la duración de las colas, la satisfacción del pasajero y el resultado de las inspecciones sorpresa de la agencia de seguridad aérea, AESA.

Desde USO temen que las empresas usen esta indefinición para no pagar el plus variable y así tratar de rentabilizar el contrato ya que, según denuncian, las condiciones económicas no son suficientes para rentabilizar el servicio. Así, apuntan que tampoco se está pagando bien a los auxiliares.. No en vano, la dificultad de ejecutar y rentabilizar estos contratos llevó a las grandes del sector como Eulen y Prosegur a no presentarse a los grandes aeropuertos. En cuanto a la huelga, existen dudas de que se vaya a ejecutar porque no se ha intentado negociar.

El descontento mostrado por USO y Alternativa Sindical no se replica en UGT y CCOO. Fuentes sindicales explican que la Mesa de Fomento creada en 2017 para resolver el conflicto se reunió en julio y ahí se acordó que las adjudicatarias negociarían en septiembre con los comités de cada aeropuerto el pago del variable. "Las firmas acaban de aterrizar y hay que dejar margen a la negociación. No se puede hablar de incumplimiento", dice Diego Giraldez, de UGT. En esta línea, Aena explica que están "cumpliendo con todos los acuerdos" y que el pago a las empresas se seguridad de la parte variable vinculada a la calidad del servicio se realiza a mes vencido poque se tienen que analizar una serie de indicadores. Así, en alguno casos, no ha dado tiempo a abonarlo ya que el contrato entró en vigor en julio.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0