Empresas y finanzas

Los bancos eliminan más de 1.000 cajeros automáticos en sólo un año

  • El recorte, liderado por Sabadell, deja el número de máquinas en 37.780

La banca continúa con el ajuste de su estructura para ahorrar costes operativos y mejorar la eficiencia. El sector no sólo ha recortado su red de sucursales y empleados, también ha reducido el número de cajeros automáticos, unas herramientas que sirven para retirar dinero pero también para que los clientes realicen todo tipo de operaciones básicas.

En concreto, en 2017, las principales entidades han disminuido este tipo de máquinas en más casi 1.150, lo que supone un 3% del total según los datos más recientes. La caída, aún así, es inferior al cierre de oficinas, donde están instalados la mayor parte de los cajeros.

En verano, en la época en la que nos encontramos, estos instrumentos son fundamentales con motivo de las vacaciones, ya que en las zonas rurales, sobre todo, muchos usuarios tienen que sacar dinero o llevar a cabo transacciones en aquellos que son propiedad de bancos de los que no son clientes con la correspondiente comisión, que alcanza hasta los 2 euros.

Eso sí, no todos bancos están quitando cajeros, ya que están aumentando estos dispositivos para suplir la falta de sucursales, trasladar a los clientes al autoservicio para recortar gastos o hacer frente a la guerra abiertas con el nuevo sistema de comisiones.

ING amplía la red

Así, ING, uno de las entidades más afectadas por este sistema, ha ido progresivamente aumentando las máquinas que tiene a disposición de los usuarios, de 213 a 258. En 2015, ejercicio en el que se modificaron las reglas, tenía únicamente 97. Asimismo, ha establecido alianzas con otros grupos para que sus usuarios puedan retirar dinero de otros cajeros de manera gratuita sin que afecte demasiado a su cuenta de resultados, ya que asume el coste que terceras entidades cobran para que sus clientes tenga acceso a este servicio.

También Liberbank, Abanca y Bankinter registran incrementos de máquinas con los que atender a los consumidores, pero éstos son más moderados que el caso de ING.

El banco que más ha reducido el volumen de cajeros es Sabadell. En 2017 su red bajó un 15 por ciento, hasta situarse en niveles inferiores a los 2.000. Tras el grupo se sitúa Bankia, que hizo un recorte de casi el 5 por ciento, como consecuencia de la disminución de oficinas aplicado en el marco de la integración de BMN.

Las principales entidades, que acaparan en torno a un 90 por ciento de la cuota de mercado financiero de nuestro país, con estas variaciones, tienen 37.780 cajeros automáticos, es decir, más de uno por oficinas, aunque hay que tener en cuenta que no todos está ubicados en las sucursales. El sector tiene este tipo de dispositivos en centros comerciales, aeropuertos, estaciones de tren y otra serie de instalaciones donde los usuarios necesitan retirar dinero en efectivo de manera recurrente.

La entidad con la red de cajeros más amplia es CaixaBank, con casi 9.500. De hecho fue la primera que movió ficha en 2015 para modificar el sistema hasta entonces imperante al comenzar a cobrar dos euros aquellos consumidores que no fueran sus clientes.

Santander, una vez adquirido el Popular, tiene desplegados en torno a 7.500 máquinas, de las que unos 2.500 son de la entidad que se adjudicó el año pasado. BBVA dispone de 6.380.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0