Empresas y finanzas

Banco Sabadell regresa a Portugal con la apertura de una sucursal en marzo

  • Prevé que la nueva oficina tenga unos activos de 1.000 millones en 2023

Banco Sabadell prepara su regreso a Portugal para el primer trimestre de 2018, después de que la entidad saliera del país vecino el pasado mes de diciembre tras vender la participación del 4,08% que tenía de Banco Comercial Português (BCP). La nueva oficina, ubicada en el centro de Lisboa, estará enfocada a realizar operaciones corporativas con empresas portuguesas y compañías españolas con presencia en el país vecino.

Santiago Tiana, director de la nueva sucursal, explica a este diario que la oficina no estará a pie de calle, puesto que, aunque esté constituida jurídicamente como una sucursal para hacer las operativas típicas de la banca, la presencia en exterior no les va a aportar ninguna ventaja adicional, puesto que su visibilidad es la de los clientes que ya les conocen. "Nuestro negocio va a estar enfocado en operaciones corporativas, financiación de proyectos o créditos sindicados", asegura Tiana. De hecho, el nuevo local, que tiene una extensión de 500 metros cuadrados, se encuentra en la quinta planta de un edificio situado en la Avenida da Liberdade, cercano a la plaza Marqués de Pombal.

Banco Sabadell inició los procesos para abrir una oficina en el país luso durante el mes de junio, aunque no fue hasta la semana pasada que el Banco de Portugal le dio la autorización correspondiente para operar en el país. "La vuelta se engloba en el objetivo del banco de acompañar a los clientes en países con mucha relación comercial con España", asevera el director de la oficina en Lisboa. Tiana añade que hay muchas compañías portuguesas que son clientes del banco en España y, confían, a partir de marzo, volver con más fuerza al país vecino, aprovechando la presencia local.

Por el momento, la nueva sucursal abrirá con un total de 12 empleados, aunque la entidad prevé ampliar el equipo a unas 20 personas en los próximos cinco años.

Crecimiento

El banco tampoco limita su capacidad de crecimiento en el país luso, aunque de manera moderada. "Nuestra intención es estar cerca de las empresas y ese foco está en dos o tres zonas de Portugal, como Lisboa norte, Lisboa sur y Oporto. Así que no descartamos abrir alguna sucursal más donde haya más concentración de clientes", asegura Santiago Tiana. Aunque, por el momento, la entidad se muestra convencida de que desde Lisboa cubre todo el país.

Por objetivos, la previsión de Tiana para la entidad es alcanzar unos activos de 1.000 millones de euros en los primeros cinco años. Conscientes de que la oficina arrojará pérdidas en el primer año, esperan que para 2019 el resultado neto sea positivo. Respecto al número de clientes esperado, el director de la oficina lusa recuerda que en la cartera de BCP tenían en torno a mil grandes clientes, y esperan recuperar en un año entre unos 600 y 700.

Experiencia en el país vecino

Banco Sabadell inició por primera vez su aventura en Portugal en el año 1992 con una oficina en Lisboa y, dos años después, abrió una segunda en la ciudad de Oporto. La entidad cerró las dos oficinas en el año 2000, cuando alcanzó un acuerdo con BCP con participaciones cruzadas y presencia en los respectivos consejos de administración que se deshizo a finales del año pasado, apenas un mes después de la entrada del fondo chino Fosun.

Este vehículo de inversión se convirtió en noviembre de 2016 en el mayor accionista del banco luso, con el 16,7%, y con la voluntad de alcanzar el 30% del capital. Sabadell vendió el pasado 13 de diciembre el 4,08% que tenía en la entidad portuguesa en una colocación privada por 44,3 millones de euros, con una minusvalía de 8,3 millones.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin