Empresas y finanzas

Renfe Mercancías abandona tráficos menos rentables para salir de pérdidas

  • Se reestructura para reducir sus costes y elevar su productividad

Renfe Mercancías reestructura su cartera de clientes y elimina servicios para tratar de frenar sus pérdidas, que suman 165,5 millones en tres años. Durante el ejercicio 2016 la compañía ferroviaria ha acelerado el abandono de tráficos menos rentables y la reducción de su actividad para acotar sus elevados gastos (ya han caído un 4,3%), lo que se ha traducido en una reducción del 14% de las toneladas netas transportadas durante el primer semestre de 2016. En términos de toneladas netas por kilómetro, la caída ha sido del 9%.

Las cifras publicadas por la Comisión Nacional de la Competencia (CNMC) en un informe sobre el transporte ferroviario de mercancías muestra que Renfe está cediendo terreno ante las compañías privadas que operan en España. Frente a las caídas de la compañía estatal, las firmas privadas han registrado un alza de la actividad en los primeros seis meses del año aunque mucho más suave que en ejercicio anteriores (ver gráfico), lo que ha llevado a la actividad global del sector a caer un 9,5% por primera vez en varios ejercicios.

En este punto, la CNMC señala a una serie de cuellos de botella (falta de conectividad, redes) y al bajo precio del combustible como las causantes de que el transporte ferroviario de mercancías haya encontrado un techo de cristal para su crecimiento.

La menor actividad se ha traducido en un descenso de la facturación de Renfe Mercancías, que, junto a Transitia Rail, es la única empresa que pierde dinero del sector. En concreto, los ingresos de la compañía estatal han caído un 3,9% en 2015, a los 249 millones de euros, y para este ejercicio se prevé más descensos. Por su parte, las empresas alternativas, entre las que se encuentra Acciona Rail Service o Ferrovial Railway, han mejorado sus ingresos y subieron un 13,4%, a los 98 millones, en 2015.

La plantilla, en la mirilla

Más allá de los clientes que pagan por debajo de coste y los tráficos deficitarios, Renfe Mercancía tiene un serio problema con la productividad y sus gastos operativos. El coste medio por tonelada neta transportada de la firma que preside Juan Alfaro es de 12,2 euros, frente a los 8,6 euros por tonelada neta de las empresas privadas o alternativas. Por su parte, los ingresos medios por tonelada neta transportada de Renfe alcanzan los 11,2 euros frente a los 9,7 euros de media de las demás empresas. Las cifras recogidas por la CNMC muestran que el operador estatal no es capaz de cubrir sus costes con la actividad que genera y que es la menos competitiva.

Esta situación se mantiene, aunque la firma ha logrado recortar un 2,4% su coste medio respecto a 2014. Una cifra que está muy lejos del ajuste del 18,6% de las empresas entrantes en términos de toneladas. Por su parte, los ingresos medios se redujeron en una mayor proporción que los costes, lo cual implica que el desembarco de las empresas privadas está generando una guerra de precios que Renfe puede perder.

Según apunta la CNMC, la principal partida de gastos de Renfe Mercancías es el personal, más del doble del siguiente de los costes relativos y se sitúa más de 15 puntos porcentuales por encima de la media de las empresas entrantes. Y eso a pesar del plan de reestructuración y de haber recortado ya su plantilla un 10%. En este punto, el organismo señala que las tasas a Adif y costes energéticos y de locomotoras son similares.

En cuanto a la productividad, Renfe traslada unas 147 millones de toneladas netas menos por cada tren que mueve que las empresas privadas y los kilómetros recorridos por cada maquinista alcanza los 20.332 frente a los 37.004 kilómetros de cada maquinista de las empresas privadas. "La escasa productividad de Renfe Mercancías hace que pese a totalizar en 2015 el 82% (1945 frente a 44) de los trenes de mercancías circulados, haya transportado solo el 74% de las toneladas y el 64% de las toneladas por kilómetro", señala la CNMC.

La complicada situación de Renfe Mercancías preocupa al ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, que ya ha asegurado que tiene planes para impulsar la empresa en un entorno competitivo. Así, quiere potenciar la firma apostando por los servicios de larga distancia y la conectividad con los puertos.

En este sentido, fuentes del sector estiman que Renfe Mercancías debe dedicarse a la larga distancia (rutas transversales dentro de España e internacionales) y a los trenes cliente. Estos último son aquellos que son contratados por una firma.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin