Empresas y finanzas

El fondo canadiense Brookfield entra en la batalla para comprar Itínere

  • Se suma a Globalvia en el interés por la concesionaria

Brookfield ha entrado en la lucha para comprar la concesionaria de autopistas española Itínere. El fondo de infraestructuras canadiense se suma así al interés de Globalvia por una compañía que ha incrementado su valor por la subida de los tráficos en sus autopistas y la mejora de las expectativas.

Tanto Broofkield como Globalvia se han dirigido a los principales accionistas de Itínere para expresar su intención de adquirir la compañía, aunque, por el momento, aún no hay ninguna oferta en firma sobre la mesa, según fuentes conocedoras del proceso.

El primer inversor de Itínere es el fondo estadounidense Corsair Capital, al que el año pasado Citi Infrastructure traspasó la gestión de su cartera, entre las que sobresalía el 54% de la concesionaria española. Corsair controla este paquete a través de la sociedad Arecibo Servicios y Gestiones, en la que también participa la entidad vasca Kutxabank. La gallega Abanca ostenta el 23,8% del capital, Sacyr el 15,45% y Liberbank, el 5,8%.

La constructora no esconde su intención de desprenderse de la participación. No en vano, hace dos años, Sacyr, Abanca -entonces Novagalicia-, y Liberbank contrataron los servicios de JP Morgan para deshacerse del 45% que ostentan en conjunto. Los negativos datos de tráfico de entonces rebajaron el interés de los inversores. Con el repunte de los últimos meses, el valor que otorgan a Itínere, descontada la deuda (de 3.037 millones de euros), está en el entorno de los 1.000 millones.

Como muestra, Sacyr tiene valorada en libros su participación del 15,45% de Itínere en 241 millones, lo que otorga un precio total a la compañía de 1.560 millones.

En esta ocasión, sin embargo, estos accionistas no han contratado ningún asesor, aunque la operación está supeditada a su aceptación. Para Globalvia supondría duplicar su tamaño por volumen de negocio, mientras que Brookfield daría un paso más en su crecimiento en el mercado español. En todo caso, la formulación de una oferta dependerá de las pretensiones del primer accionista (Corsair). Hace unos meses Abertis también se interesó por esta operación, pero, de acuerdo con fuentes oficiales de la compañía catalana, se ha descartado.

Pendiente de la AP-1

Itínere gestiona seis autopistas del norte de España, que suman unos 609,1 kilómetros de longitud, entre las que figuran la AP-1 Burgos-Armiñón, la AP-66 León-Campomanes, la de Audasa, entre Ferrol y Tuy, la AG-55 (A Coruña y Carballo), la AG-57 (Puxeiros-Baiona) y la AP-15 Tudela-Irurzun. La compañía está pendiente del nuevo Gobierno y lo que pueda deparar respecto a la renovación de las concesiones. La AP-1 es la primera que vence, en 2018.

Impulsada por el crecimiento de los tráficos, Itínere facturó un 4,2% más en 2015, hasta 280 millones, y el beneficio bruto de explotación (ebitda) subió un 5,6%, hasta 220 millones, pero registró pérdidas de 60,3 millones por los costes financieros.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0