Empresas y finanzas

Iberdrola tiende el mayor cable submarino del mundo en Escocia

  • Invierte 1.200 millones de euros para mover 2.200 MW a Inglaterra y Gales
Punto de entrada del cable submarino. Imagen: John James

Iberdrola y National Grid están realizando una inversión de 1.200 millones para tender el que será el cable eléctrico submarino más largo del mundo con un total de 770 kilómetros. La intención de esta nueva infraestructura será poder aprovechar la producción de renovables de Escocia para acercarla a los principales centros de consumo en Inglaterra y Gales, pero a la vez servirá también para suministrarles a ellos cuando la producción de energía verde se reduzca.

Western Link -el nombre que recibe esta interconexión- tendrá una capacidad para transportar 2.200 MW, lo que supone abastecer la demanda eléctrica de más de cuatro millones de hogares cada año mediante el tendido de dos cables de 600 kv de tensión cada uno. Para realizar esta operación, Iberdrola ha aglutinado a un consorcio de los principales contratistas mundiales, entre los que figuran Prysmian, que se ha encargado de fabricar los cables en su planta de Nápoles, y Siemens que asume la construcción de las plantas convertidoras.

El calendario previsto para esta obra incluye un periodo de pruebas en agosto del año que viene y su entrada en operación para otoño. Entretanto, un viejo conocido en España, el barco Giulio Verne -se encargó del tendido del cable submarino a Baleares- está realizando la instalación entre las localidades de Hunterstone y Deeside.

Junto a este gigante, opera también el barco Go Pegasus, que se encarga de excavar un agujero de entre un metro y dos en el lecho marino para situar este tendido y evitar que la gran cantidad de pescadores que transitan esta zona pudiera llevarse por delante esta instalación.

En la construcción también están involucradas otras empresas como DeepOcean, Builder Sisk, Assodivers y Land & Marine.

La instalación del cable tiene un coste diario de 270.000 euros lo que supone instalar cuatro o cinco kilómetros al día. Cada metro de cable tiene un peso de 50 kilos. Para poder acomodar un cable de estas características en el fondo marino se necesitan seis campañas de instalación puesto que el barco que lo realiza sólo puede acometer 120 kilómetros por cada tirada.

La instalación además requiere de dos convertidoras de alta capacidad. De hecho, ha requerido la puesta en marcha de los mayores transformadores instalados jamás en el país.

La interconexión entre Escocia e Inglaterra es en estos momentos de 4.400 MW y la puesta en marcha del nuevo tendido permitirá incrementarla en un 50% hasta los 6.600 MW,

Para los estudios del tendido marino fueron necesarios 20 barcos distintos que realizaron barridos durante mas de 700 días para recorrer un total de 3.000 kilómetros de posibles rutas.

Reino Unido se ha fijado como objetivo alcanzar un 30% de renovables en 2030 para lo que cuenta con la capacidad de generación de Escocia. En estos momentos, según explicaron los técnicos de Iberdrola, el 75% de la generación es con renovables y para 2030 se plantean alcanzar el 100%.

En 2013 el gas aportaba el 10,3% de la generación en Escocia, el carbón el 20,6 por ciento, el fuel el 1,1%, la nuclear el 34,9% y las renovables el 32%. Hunterston cuenta con una nuclear operada por EDF que pidió una ampliación de vida por siete años para su grupo B y podrá operar sus 950 MW hasta 2023.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin