Empresas y finanzas

La actividad de la industria británica se desploma por la amenaza del Brexit

  • Los pedidos se congelan, caen las exportaciones y peligran los empleos

Basta comparar el comportamiento de la actividad en las factorías de Reino Unido con las del resto de Europa para ver que no hace falta que el país salga de la Unión Europea para que su economía sufra: la mera amenaza de que los británicos digan "sí" en la votación del próximo 23 de junio ya está frenando las cadenas de producción en Gran Bretaña.

Esa es la lectura que puede hacerse de los índices PMI para cada uno de los estados del bloque de 28. Como es normal en una zona de libre comercio, las curvas de Reino Unido y la del resto de miembros de la Unión solían moverse en la misma dirección y tendían a ser paralelas. La británica, además, se situaba por encima de la europea.

Ese comportamiento histórico ha cambiado en los últimos meses, conforme se hace más probable la posibilidad de que el país abandone la UE, y los datos de abril no sólo sitúan la actividad europea por delante de la británica, sino que además ésta ha rebasado la barrera de los 50 puntos.

Traducido, eso quiere decir que mientras la economía continental se expandía el pasado mes, en Londres el indicador apuntaba en sentido contrario: 49,3 puntos, su nivel más bajo desde febrero de 2013.

"La pronunciada debilidad del sector manufacturero británico desde el comienzo del año contrasta desfavorablemente con el sentimiento en el continente, lo que sugiere que el referéndum está afectando de forma creciente a la confianza empresarial en Reino Unido", afirma Guillaume Menuet, de Citigroup.

David Noble, del Chartered Institute of Procurement and Supply, es más taxativo al afirmar que "en toda la cadena de suministro está creciendo una atmósfera de intranquilidad, se congelan los nuevos pedidos, se reducen las exportaciones y peligran los empleos".

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin